AFP.- El primer supermercado iraní en Latinoamérica fue inaugurado en la capital venezolana en una nueva fase de la estrecha alianza entre Caracas y Teherán, la cual se ha intensificado en los últimos meses en abierto desafío a las sanciones de Estados Unidos.

En las instalaciones de un mercado estatal del este de la capital, que llegó a manos del gobierno tras la expropiación en 2010 de una cadena de hipermercados franco-colombiana, se estrenó el mercado Megasis.

Los habitantes del estado Miranda, vecino a Caracas, se vieron obligados a atenerse a los números de su cédula de identidad para poder salir a comprar alimentos y otros bienes, medida impuesta por el gobierno de Nicolás Maduro ante la pandemia.

Al frente de Megasis está el empresario iraní Issa Rezaei, que maneja una cadena de 700 supermercados en Irán, quien indicó que está asociado con empresarios venezolanos en el proyecto.

El embajador iraní en Caracas, Hojjatollah Soltani, expresó que Teherán “tiene pleno derecho de aprovechar el libre comercio, el libre tránsito, tener una relación ganar-ganar”.

EU acusa a Irán de apoyar el terrorismo y desestabilizar la región de Oriente Medio, además de respaldar a Maduro para ocupar el poder de manera ilegítima.

Tras arribar al gobierno en 1999 el fallecido presidente Hugo Chávez, Venezuela e Irán iniciaron varios proyectos de cooperación en el área comercial, agrícola, industrial y energética.

Para abastecer el supermercado, Irán mandó en junio a Venezuela el buque Golsan, cargado con alimentos, casi un mes después del arribo de tres tanqueros iraníes que transportaron 1.5 millones de barriles de combustible y aditivos que ayudaron a solventar parte de la escasez de gasolina que enfrentaban desde marzo.

Las autoridades locales sostienen que la falta de combustible es consecuencia de las sanciones que impuso EU a la industria petrolera venezolana desde 2019 para presionar a Maduro a dejar la presidencia.