Ciudad de México.-La República Islámica iraní quiere rendir cuentas con el Presidente estadounidense por el asesinato del general Qasem Soleimani. Donald Trump ordenó el bombardeo con dron que acabó, el tres de enero pasado, con el jefe del ala de operaciones exteriores de la Guardia Revolucionaria y con un alto mando de las milicias chiítas iraquíes a las afueras del aeropuerto de Bagdad. Teherán asegura que ha emitido una notificación roja a la Interpol para lograr su arresto.

El fiscal teheraní, Alqasimehr, ha anunciado su decisión este lunes, durante un encuentro con medios locales. "La Judicatura ha emitido una orden de arresto contra un total de 36 individuos involucrados en el asesinato del lugarteniente general Soleimani, incluidos funcionarios políticos y militares de los Estados Unidos y de otros Gobiernos, y la Policía internacional ha sido notificada al respecto", ha dicho, según la agencia iraní Mehr.

Según el fiscal, "el presidente Donald Trump está en lo alto de la lista, y se buscará su fiscalización incluso después de que su presidencia se haya acabado". Alqasimehr ha indicado que los cargos presentados son de "asesinato" y "acto terrorista".

Aparte, este mes la Judicatura había anunciado que Mahmud Mousavi-Maj, acusado de facilitar información sobre el paradero de Soleimani, sería ejecutado en breve. Con todo, Mousavi-Maj llevaba encarcelado desde un año antes del asesinato del General.

Según la web de Interpol, una notificación roja es un requerimiento para que las fuerzas de seguridad de todo el mundo localicen y arresten provisionalmente a una persona, a solicitud de uno de los países afiliados.

La institución matiza que una notificación roja, que debe pasar por un proceso de aprobación por parte del cuerpo antes de hacerse efectiva, "no es una orden de arresto". Actualmente hay unas 62.000 notificaciones rojas vigentes, de las cuales unas 7.000 son de conocimiento público.