Irán, Europa Press.-El presidente de Irán, Hasán Rohani, ha anunciado que el país seguirá en estado de emergencia sanitaria hasta el próximo mes de enero, como mínimo, dada la dificultad a la hora de contener la pandemia --que ha dejado ya más de 325.000 contagios en el país--, en parte por la relajación de las medidas de protección ordenada por las autoridades para reactivar la economía.

"Llevamos seis meses en esta situación y tenemos que prepararnos para otros seis meses más, como mínimo", ha declarado Rohani, antes de justificar una vez más la reapertura del país.

"Tenemos que encontrar un término medio entre la normalidad y el apego a las medidas de restricción", ha explicado el mandatario iraní en un discurso retransmitido por la cadena de televisión IRIB.

La necesidad de reabrir el país ha provocado que Irán no haya bajado en meses de los 2.000 casos diarios. Este domingo, la portavoz del Ministerio de Sanidad, Sima Sadat Lari, ha informado de 2.020 nuevos casos y 163 fallecidos en las últimas horas, hasta los 18.427 decesos y 326.712 contagios totales.

Además, hay 4.022 pacientes en estado crítico y 26 provincias del país, Teherán incluida, están en alerta roja, según su balance difundido por la agencia oficial de noticias IRNA.

El objetivo inmediato, en palabras del viceministro de Sanidad, Iraj Harirchi, es reducir los decesos diarios "hasta los dobles dígitos", según ISNA. Para ello, ha recordado que la Policía iraní está ahora capacitada para imponer multas a quienes se nieguen a cumplir con las ordenanzas de seguridad.