Ciudad de México.- Luego de que se diera a conocer un reportaje en el que se aseguraba que la titular de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, era copropietaria de seis propiedades valuadas en 60 millones de pesos, fue la misma funcionaria quien salió a desmentir la información reportada por Latinus.

Mientras tanto, su esposo, el analista político e investigador John Ackerman, anunció este domingo que demandará a Carlos Loret de Mola, pues acusó que el periodista obtuvo la información de manera ilegal, además de que "divulgó públicamente datos sensibles e información confidencial".

Un reportaje de la plataforma de noticias Latinus consignó que la secretaria y su pareja incrementaron su patrimonio inmobiliario en nueve años y que la funcionaria recibió un predio "gratis" por parte de la CDMX, durante la administración de Marcelo Ebrard, actual titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, el cual hoy costaría más de 6 millones de pesos.

De acuerdo con el reportaje, la propiedad de 253 metros cuadrados fue cedida por la Dirección General de Regularización en 2007 y actualmente tiene 300 metros de construcción.

"El Gobierno del Distrito Federal no recibió ni un peso a cambio de la cesión y hasta le perdonó el pago de derechos por la inscripción de la propiedad", dice la investigación.

El terreno está en predios comunales que fueron invadidos de manera irregular a partir de 1971. Trece años después de que fuera inscrito como propio por el GDF, fue cedido a Sandoval, con el aval de Alfredo Hernández Raygoza, quien era titular de Regularización Territorial y hoy trabaja en el gobierno de Claudia Sheinbaum.

Al respecto, la SFP expuso que en la declaración patrimonial de la funcionaria se reporta la regularización, el 27 de agosto de 2007, y que el inmueble corresponde a la casa donde la secretaria creció con su familia.

"Esta colonia es emblemática por sus luchas por el derecho a la vivienda y el terreno fue escriturado a su nombre por ser la mayor de los tres hermanos después del lamentable fallecimiento de su señor padre. Se pagaron todas las contribuciones y la regularización no fue un acto personalizado sino de aplicación general en beneficio de los habitantes de esta emblemática colonia", detalló el comunicado de la SFP.

Las otras cinco propiedades expresadas en la declaración patrimonial de Sandoval fueron adquiridas entre 2004 y 2013, cuando ella y su pareja tenían sueldos como investigadores de la UNAM. Tuvieron un costo de 9.2 millones de pesos y hoy están valuadas en más de 50 millones, pero no se reporta su valor actual publicamente, según el reportaje de Latinus.

El trabajo periodístico señala que cuando ella recibió el predio mencionado, la pareja ya tenía una casa que adquirió en 4 millones de pesos y que hoy estaría valuada en 20 mdp. Esto, cuando ella acaba de ingresar a la UNAM como investigadora y, según los tabuladores, su sueldo era de cerca de 28,000 pesos.

En 2009, la pareja adquirió en copropiedad un departamento de 126 metros cuadrados por el que pagó 1 millón 60,000 pesos, el cual era del hermano de la funcionaria Pablo Amílcar, quien es 'superdelegado' en Guerrero y lo había comprado en 645,000 pesos. Actualmente cuesta 5 millones, según las valuaciones de Latinus.

Ese mismo año, Sandoval y Ackerman adquirieron otro departamento de 66 metros cuadrados por 570,000 pesos. Luego, en 2010, adquirieron otro departamento por el que pagaron poco más de 1 millón de pesos, contrato que fue avalado por Jorge Antonio Sánchez Cordero, hermano de la actual secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. Actualmente valdría 6.5 mdp.

Por último, en 2013, aún con sueldos de investigadores, compraron su sexta propiedad, en Tepoztlán, Morelos. La casa de 2,000 metros cuadrados, con alberca, les costó 2 millones de pesos y actualmente rondaría los 22 mdp, según Latinus.

Sandoval acusa a "sicarios mediáticos"

La SFP señaló que los valores actuales reportados son falsos y producto de especulaciones. Explicó que los servidores públicos están obligados a informar el valor de adquisición de sus inmuebles, "sin la necesidad de declarar un especulativo valor comercial".

En un boletín, la dependencia denunció que debido a que la secretaria es integrante del gabinete de seguridad, la difusión de su domicilio y otros datos personales de ella y su cónyuge "constituye una grave violación a su privacidad que además pone en riesgo su integridad física y el desarrollo de sus responsabilidades públicas".

Además, reprobó la "utilización facciosa" de información pública, la cual planteó tiene "el fin de intentar dañar la reputación de Sandoval Ballesteros, que siempre ha demostrado ser totalmente recta y honesta en su actuar público y privado".

La funcionaria señaló que el reportaje fue hecho por "sicarios mediáticos" que buscan manchar su nombre y a su familia.