El encargado del programa Hábitat de la Organización de las Naciones Unidas, Víctor Zamudio, criticó y consideró una irresponsabilidad que el gobierno municipal de Acapulco no cuente con material suficiente para atender un desastre natural, como el ocurrido por el huracán Paulina en 1997.

El reproche se dio durante la reunión con personal operativo y responsable de las zonas, durante un taller que se realizó para la integración del Plan de Recuperación de Plan de Contingencias que está realizando la ONU, ahí Zamudio preguntó en la conferencia si Acapulco contaba con el material de servicio suficiente para poder atender un desastre natural, el personal de Protección Civil y de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Acapulco (Capama) respondieron que no, que sólo tenían el material básico.

El personal de Protección Civil mencionó que ellos hacen todo lo posible por alejar a la población de las viviendas de alto riesgo, pero que existen personas que se niegan a abandonar sus casas, a pesar de que se encuentran en peligro porque están en las orillas de algún rio o de algún canal.

Además, el director de Protección Civil, Efrén Valdez Ramírez, señaló que la zona Diamante de Acapulco es un foco rojo para Protección Civil municipal, porque cada vez que llueve hay serios problemas de inundación que afectan a la mayoría de los habitantes de la zona. También puntualizó que la ciudad está en riesgo de desastres por las lluvias y los sismos.