Ciudad de México.- Tras el nombramiento de la periodista Isabel Arvide como cónsul de Estambul, y ante las críticas de algunos medios de comunicación, esta mañana el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, defendió  la decisión de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

En su tradicional mañanera, el mandatario dijo estar de acuerdo en que se necesita experiencia en estos puestos, pero defendió que, Isabel está preparada, porque “ha escrito libros, todos somos polémicos, tiene preparación, ha escrito bastante, hay cónsules que no tienen textos escritos, pero ella sí.”

Dijo que este nombramiento significa hacerle un reconocimiento, ya que es una persona que se ha dedicado por más de 40 años al periodismo.

Asimismo, aseguró que “no aparece en la lista de los periodistas que recibían dinero, no vive con lujos, vive al día, no es de los periodistas que tienen departamento en el extranjero, que tienen yates”.

Aseguró que no se trata de un cargo que legalmente deba desempeñar un diplomático de carrera, ya que especificó “hay dos representaciones, las que corresponde a los diplomáticos de carrera que tienen que ser aprobados por el Senado y hay otras representaciones que pueden ser nombrados por el ejecutivo”.

Pidió no confundir, ya que “yo lo que defiendo es el derecho que tenemos de proponer a quién puede representar a México en el extranjero”.

De manera irónica dijo que “yo pensaba que les iba a gustar, pero como no pertenece a la élite, porque no pertenece a los conservadores”.

Aclaró que “la nombró Marcelo Ebrard a propuesta mía. No va a ganar más, va a ganar exactamente lo mismo”.

López Obrador, reconoció su amistad con la periodista y aclaró que no es como antes, como con Felipe Calderón o Peña Nieto, donde los medios nada más se dedicaban a obedecer y callar.

Por lo que aclaró que este no es un nombramiento de interés ni de complicidades, “ella no escribió sobre mí, ahora están muy exquisitos y se padece de amnesia”.