México.- Ivonne es una joven enfermera que hace unos meses fue contratada por la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) número 72, ubicada en Tlalnepantla Estado de México; allí ha visto fallecer y recuperarse a muchos pacientes del coronavirus, pero le preocupa que las personas culpen a los médicos y enfermeras de las muertes de sus familiares.

"A mí me preocupa que las personas piensen que nosotros estamos matando a los pacientes, cuando ni siquiera imaginan todo lo que sufrimos dentro, y todo lo que hacemos para tratar de salvarles la vida".

"A veces tienes que andar de piso en piso buscando material y medicamento para tu paciente porque todo el material hospitalario se termina dentro del nosocomio, desde pañales y medicamento. Me parece algo ilógico que hiciéramos todo esto para finalmente dejar morir a nuestros pacientes, si fuera así, no protestaríamos por la falta de insumos y material del que carece el hospital", expresó.

Ivonne trabaja ocho horas arriesgando su vida y la de los demás, durante este tiempo no tiene derecho de tomar agua, acudir al baño, ni comer, hasta que concluye su jornada laboral, para luego retomar nuevamente su vida aparentemente, "normal".

Uno de los meses más pesados que ha vivido, fue la segunda quincena de mayo, donde le tocó ver morir a más de 15 personas por día, por los festejos del 10 de mayo donde la población no respetó las medidas sanitarias y festejaron con sus amigos y familiares.

Dice que las personas que fallecen tienen enfermedades degenerativas que en ocasiones ni ellos saben que las padecen. Cuando se topan con esta enfermedad mueren por la falta de atención de sus enfermedades, ya que en su vida nunca se preocuparon por una alimentación adecuada y cuando fallecen, sus familiares culpan a médicos y enfermeras.

Ivonne confiesa que tiene miedo de contagiarse de coronavirus y perder la vida como les ha ocurrido a sus pacientes. Refiere que convivir con enfermos, personas que fallecen y, sobre todo, lidiar con la desesperación, incertidumbre y el enojo de los familiares, le afecta emocionalmente.

"Quisiéramos que la gente comprendiera que esto no ha terminado y que hay pasos muy sencillos que ayudarían a disminuir todo esto, porque  no es algo imaginario, ni inventado, o que estemos queriendo descontrolar, sería muy sencillo que desde sus casas ayudaran a todo el personal de salud siguiendo las medidas higiénicas y sanitarias".

La enfermera pidió también a "las autoridades que nos apoyen con el material y los insumos suficientes para hacer frente al coronavirus y no nos contagiemos".

Comenta que hasta el momento solo el personal del área crítica de covid recibe un bono económico que se ocupa más que nada para comprar material y continuar trabajando para salvar vidas.

Pese a todos los inconvenientes, Ivonne considera que vale la pena arriesgarse por los demás porque en ocasiones hay personas agradecidas con los médicos y enfermeras.

Esta pieza periodística fue posible gracias al apoyo de Google News Initiative Journalism.  Journalism Emergency Relief Fund. https://newsinitiative.withgoogle.com/journalism-emergency-relief-fund