México, Notimex.-El humo expelido tras la erupción del monte Asama en Japón superó los mil 800 metros de altura y expulsó grandes rocas hasta 200 metros desde el cráter, mientras que la ceniza volcánica llegó a algunas zonas de la prefectura de Gunma.

La Dirección de Meteorología envió a expertos para estudiar hasta dónde llegó la ceniza, luego que el nivel de alerta subió a tres, ante la posibilidad de que se produzca una nueva erupción que afecte a zonas próximas a áreas residenciales.

Las autoridades instaron a los ciudadanos a permanecer alejados del monte Asama, que se encuentra entre las prefecturas de Nagano y Gunma, en la zona central del país, después de que se registró la erupción la noche del miércoles.