#Suave Patria

Javier Duarte se deslinda del financiamiento electoral de Odebrecht

Sin embargo, fuentes de la empresa señalan que fueron 500 mil dólares los que habría recibido el exgobernador de Veracruz.

Por Redacción, 2019-07-20 10:28

México.- Javier Duarte negó haber pactado con Odebrecht para que la compañía inyectara dinero para su campaña rumbo a la gubernatura de Veracruz. en 2010

Fue Alberto «N», ex director Superintendente de la empresa brasileña en México, quien aseguró a la Fiscalía General de la República que el objetivo de ese financiamiento era obtener un buen posicionamiento en el futuro Gobierno.

De acuerdo con el exdirectivo, fueron 500 mil dólares los que habría recibido Duarte de Ochoa, actualmente preso en el Reclusorio Norte, en la Ciudad de México.

De acuerdo con Duarte de Ochoa, el ex ejecutivo de Odebrecht está mintiendo, puesto que jamás se llevó a cabo dicho proyecto y su Gobierno no adjudicó contratos a la compañía brasileña, ni a la constructora local.

En entrevista con Reforma, diario que reveló la declaración de Alberto «N», el ex mandatario veracruzano señaló que si alguien recibió los 500 mil dólares no fue él.

De acuerdo con lo publicado por el mencionado rotativo, el ex directivo de Odebrecht señaló que tras apoyarle a Duarte, en 2013 al fin vio los frutos.

Detalló que el gobierno de Duarte adjudicó de manera directa un proyecto a una la empresa veracruzana Constructora Ruso, presuntamente subcontratada por Odebrecht.

Según Duarte, el proyecto sí se lo presentó la constructora brasileña y consistía en dotar de una red de agua potable a la ciudad de Xalapa. No obstante, escuchó la propuesta y decidió no llevarla a cabo.

Al insistir en que es falsa la acusación de Alberto «N», Duarte de Ochoa afirmó que a los brasileños los conoció por Emilio Lozoya.

Dijo que se trataba del proyecto Etileno XXI el cual ya se desarrollaba en Veracruz cuando él llegó al Gobierno.

«Viene desde Fidel Herrera», su antecesor, aseguró el exgobernador. Sin embargo, insistió en que los conoce porque ya invertían en Veracruz.

#Suave Patria

AMLO celebra a Borges recordando al «innombrable»

El presidente señaló que el escritor argentino fue uno «esos pocos intelectuales de derecha pero independientes de verdad y no fingía».

Por Redacción, 2019-08-24 12:18

México. Notimex.- El presidente Andrés Manuel López Obrador recordó al escritor argentino Jorge Luis Borges en el 120 aniversario de su natalicio, que se celebra el 24 de agosto.

En su cuenta de Twitter, @lopezobrador_, rememoró que Borges fue uno «esos pocos intelectuales de derecha pero independientes de verdad y no fingía».

Indicó que del autor de «El Aleph» retoma lo del «innombrable» que se lo aplicaba al presidente argentino Juan Domingo Perón. «Aparte de ello, era un genio de las ideas y de las letras».

Para evocar al cuentista y novelista, nominado en numerosas ocasiones al Premio Nobel de Literatura, el mandatario mexicano compartió la página de la Estrategia Nacional de Lectura, que hoy está dedicada a este autor argentino, quien es considerado uno de los más destacados intelectuales del siglo XX.

#Suave Patria

Hijo de Calderón toma revancha y se burla de AMLO | FOTOS

La serie de mofas se da luego de que López Obrador comparara a Calderón con el «Comandante Borolas»

Por Redacción, 2019-08-24 11:59

México.- El hijo de Felipe Calderón, Luis Felipe Calderón Zavala, le mandó un “mensajito” al presidente Andrés Manuel López Obrador después de que llamara a su padre “Comandante Borolas“.

Y es que a través de su cuenta de Instagram, Luis Felipe subió algunas historias que hacían alusión al comentario de AMLO de que el exmandatario le declaró la guerra al narcotráfico vestido de militar “que hasta le quedaba grande, parecía “Comandante Borolas“.

En su primer mensaje, el hijo de Calderón ironizó y escribió Touché acompañado de una captura de pantalla en la que su padre asegura que en su sexenio no había tantos homicidios.

Instagram
Instagram

Otro mensaje de Luis Felipe fue en el que se mofó del actual presidente:

Instagram Luisfe
Instagram Luisfe

A través de una imagen tomada de una revista escribió: “Ni el saco le queda tampoco pero bueno…”

#Suave Patria

Frausto intenta acabar con confort de creadores con cultura comunitaria

La funcionaria federal señala que en México la cultura ha sido vista como un privilegio para unos cuantos entendidos.

Por Redacción, 2019-08-24 10:31

México. Notimex.- En una casa acondicionada para oficinas, dentro del complejo cultural Los Pinos, la secretaria de Cultura recibe por primera vez a Notimex. Sin embargo, no es este el espacio que se escoge para entablar una plática sobre los nuevos creadores que impulsa desde su administración. Es el exterior el que nos acoge, los pasillos, los que ahora recorren cientos de personas para conocer la ex residencia de los mandatarios del país.

Alejandra Frausto sonríe. Voltea a ver las filas de niños y trabajadoras domésticas que atraviesan los pasillos de Los Pinos.

―Nos dejan comentarios en las libretas, donde dicen que nunca habían escuchado un concierto de música clásica o que no habían visto un Siqueiros ―dice la funcionaria, quien expresa estar al tanto de lo que sucede en su dependencia. Es de imaginarse que todo llega a sus oídos, así como las críticas y el alejamiento con la comunidad cultural

—¿Ha habido un distanciamiento con los creadores?

—¡No! Yo tengo un encuentro semanal con creadores de distintas disciplinas. A veces la comunicación no es presencial, porque uno no puede estar en todas partes. Entonces, se gestan algunas ideas cuando tienes la posibilidad de platicar con ellos. Yo lo hago normalmente una vez a la semana con alguno de los sectores de creadores, no solamente en la Ciudad de México sino en otros sitios del país. Eso enriquece y me encanta escuchar lo que están pensando, lo que están creando. Hay una enorme posibilidad de proyectos culturales que se están gestando, algunos de los cuales ya están en ejecución.

La funcionaria no deja de sonreír. A cada pregunta responde con la política que ha impulsado desde la Secretaría que encabeza, pero hace énfasis en toda la labor comunitaria que ha implementado, la que ha sido objeto de críticas ya que ha ocupado un porcentaje mayoritario de su presupuesto.

Alejandra Frausto
Alejandra Frausto

—La cultura ha sido vista como un privilegio para unos cuantos entendidos ―dice Alejandra Frausto―, quienes podían entender tal vez “La quinta” de Mahler o alguna obra contemporánea. En realidad, el arte es una puerta por la cual se puede transformar a una sociedad. El acceso a la cultura en todas sus manifestaciones no debe de estar restringido, tiene que estar garantizado para la mayor parte del público.

En febrero de este año la secretaria presentó el proyecto “Cultura comunitaria” en Tlaxcala. El programa, dice en su página de Internet, reconoce e impulsa a las culturas locales. En aquel momento se dijo que se destinarían 400 millones de pesos para solventar este arranque. “Estamos como nunca en todo el país”, refuta la funcionaria:

—Esto es algo que no sucedía antes ―subraya―. Hemos recorrido todos los estados, pero hemos estado a nivel municipal. Terminaremos este año con 720 municipios ya mapeados y con proyectos de cultura comunitarios. ¿Cómo elegimos esos municipios? Por Alerta de Género, temas de violencia, de exclusión, en donde la oferta cultural no era basta por aquellas fisuras sociales que más preocupan, en donde la cultura era lo último que llegaba.

San Pablo del Monte fue la comunidad tlaxcalteca que Alejandra Frausto escogió para presentar el programa. Ahí mismo, cuatro años atrás, cuando se encontraba al frente de la Dirección de Culturas Populares mostró el primer semillero creativo; es decir, el proyecto ya se estaba gestando desde administraciones pasadas.

―Justamente esta dirección que se encarga del patrimonio vivo y de extraordinario bagaje cultural que tenemos como nación llegó a un lugar prioritario ―expresa la funcionaria.

Sin embargo, en la época del “licenciado” Rafael Tovar y de Teresa “era un programa piloto que se hacía en zonas de violencia y ahora es uno de los programas centrales. ¿Por qué? Porque es necesario, nos ha demostrado la experiencia que hay que recorrer aquellos lugares en donde menos posibilidades hay”.

Atender esta visión de cultura le ha tomado las críticas de creadores que habían sido intocables en administraciones pasadas.

—Se cree que solamente las expresiones tradicionales ahora tienen lugar en la Secretaría de Cultura ―dice la funcionaria―. Por el contrario, yo creo que es un fortalecimiento de ambas: atender a una no deja fuera a otros. No se asusten, al contrario. Sean parte de esta gran posibilidad. La invitación es para ver una forma más contemporánea de la cultura, a tener posibilidades de reconocernos. Nosotros somos un país diverso per se. Tenemos esa gran oportunidad de gozar, no de poner distancia.

“Cultura comunitaria” está dividido en cinco secciones: “Misiones por la diversidad cultural”, “Semilleros creativos”, “Comunidades creativas y transformación social”, “ Territorios de paz” y “Red Nacional de Cultura Comunitaria”, la cual, esta última, es la única que sigue aceptando postulaciones para ser parte de este equipo, que albergaría a más de 4 mil artistas y creadores. Las demás cerraron convocatoria y tiene a creadores de distintas partes del país en sus listados.

—La invitación está siempre abierta para los creadores de México ―recalca Alejandra Frausto― para tener la oportunidad de viajar por el país como parte de este gran movimiento cultural que estamos manifestando a partir de la Secretaría. La cultura la hacen los creadores, la hacen los pueblos, en las comunidades culturales, no la hace el Estado. Nosotros qué debemos garantizar: tender puentes, estos circuitos en donde tengamos la oportunidad de reconocer. Por eso, en cuanto al apoyo del Sistema Nacional de Creadores, se sigue con esta posibilidad, pero con un cambio serio en la inclusión de aquellos que nunca habían tenido cauce, porque hay talento artístico en todo el país.

Al referirse a los creadores, Alejandra Frausto ya no sólo habla de la cúpula existente, sino incorpora a todas aquellas personas que han estado sumándose al proyecto político-cultural:

―Bajo esos principios de inclusión es en donde se está haciendo este cambio profundo. Que muchos de los creadores ya hayan manifestado interés es porque tienen la invitación abierta.

La delgada línea que dividía a la “alta cultura” de las expresiones populares y de la industria cultural ahora está tensa. Todos los sectores que forjan la cultura de un país están mezclados en esta administración.

―La posibilidad de incluir no le quita el espacio a nadie, genera un lugar de diálogo y un espacio de reconocimiento como una sociedad cultural compleja ―dice Alejandra Frausto—. Estas fronteras que se empeñaban en hacer más evidentes creo que no deberían de existir. Creo que esta posibilidad de ida y vuelta en el teatro, el cine o la música son elementos vivos que están siendo también apoyado por la Secretaría de Cultura para que crezcan y para que tengan posibilidades de entrar en contacto con otro universo de diversidad cultural, que pareciera que no se tendría que tocar.

Frausto sabe su camino, al menos lo dibuja en la entrevista. Este momento para ella “es una gran oportunidad de pensarnos como país”; pero, sobre todo, es una oportunidad para concretar proyectos que ha trabajado desde administraciones pasadas:

―Antes se pensaba que una comunidad no tenía derecho a conocer lo que se llamaba alta cultura —dice―. Entonces, ¿en dónde están las manifestaciones artísticas de excelencia? Éstas están presentes en el Instituto Nacional de Bellas Artes, en el Fonca, en la programación artística de los festivales, que son fundamentales para darle redistribución a la riqueza cultural.

Pero la invitación no sólo está abierta a creadores de comunidades, sino a todos los grupos de artistas y gestores culturales que tienen una trayectoria, porque aunque hay muchos que trabajan aislados de estos temas, dice, el proceso creativo se puede enriquecer al tener contacto con estas comunidades:

―No podemos, como cultura, estar al margen de la realidad del país, no podemos mantenernos solamente en una zona de confort.