México.- Javier Lozano Alarcón desistió de ser vocero especial para la defensa del estado de derecho de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Después de que el organismo patronal aclaró que el único vocero institucional es su presidente, Gustavo de Hoyos Walther, el expanista renunció y en su cuenta de Twitter señaló que “pues voluntariamente, ya les dije que no. Next”.

Por separado, en entrevista radiofónica Lozano acusó al empresario oriundo de Mexicali de recibir presiones y no saber cómo manejar la situación.

“Gustavo de Hoyos no había revisado bien los estatutos y recibió mucha presión interna. No supo manejar la situación, se dejó presionar, emitió los comunicados, fue errático y yo no me presto para eso”, aclaró el que fue secretario de Trabajo en el sexenio de Felipe Calderón.

De Hoyos, el único vocero

En la víspera, la Coparmex emitió un comunicado en el que aclaró que el único titular de la vocería de la Coparmex es De Hoyos Walther, mientras que, en los ámbitos locales y regionales, dicha responsabilidad recae en los presidentes de los centros empresariales, delegaciones y representaciones.

El organismo también señaló que cientos de socios, a través de un servicio voluntario, apoyan las tareas de la Coparmex, especialmente en áreas de gran especialidad técnica como la fiscal, energética, laboral, ambiental, estado de derecho y otras.

Lo mismo ocurre con miles de empresarios y profesionales que colaboran en las 84 ciudades en las que Coparmex tiene representación y que se ubican en todo el país (Centros Empresariales, Delegaciones y Representaciones).

Sobre Lozano Alarcón, lo consideró como “un profesionista destacado en el ámbito jurídico, que al igual que miles de socios, aportará sus conocimientos en conferencias, seminarios y foros, en el ámbito de la pluralidad, apertura y tolerancia propias de la membresía de la Coparmex”.