México.- El director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, aseguró que sólo quieren “joder” quienes aseguran que el precio del Tren Maya se va a duplicar, pues estará costando 7 mil 500 millones de pesos y ya se convirtió en un tema político.

“Voy a decirlo en palabras mexicanas— sólo quieren joder, o sea son ganas de… es un problema político. ¿El IMCO por qué no se acercó a preguntar cuáles son los parámetros de diseño, cómo se pone a adivinar, cómo se pone a inventar parámetros que no existen? Si esto fuese así, miren ahorita estamos, yo tengo referencias siempre. Estamos referenciando qué está haciéndose de trenes en el mundo, cuánto está costando el metro cuadrado. Estamos en el parámetro”, dijo Jiménez Pons.

Al participar en una reunión con los diputados de la Comisión de la Frontera Sur en el Palacio Legislativo de San Lázaro, Jiménez Pons dijo que son los adversarios de la Cuarta Transformación como Julia Carabias o Gabriel Quadri, quienes aseguran que se va a devastar la selva, señalamientos que negó.

“Estas cosas tienen un carácter político, tienen un carácter de cuestionamiento ¿quién dice que se va a devastar la selva? Obviamente los que son nuestros adversarios. Se lanza Julia Carabias, se lanza Quadri a decir “es que va a devastar” No es cierto”, dijo el funcionario Federal.

Jiménez Pons criticó al Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. (IMCO), que no se acercó a Fonatur para saber cuáles son los parámetros del diseño del Tren Maya y acusó que solamente se ponen a adivinar.

Detalló que hay un tren en Uruguay muy parecido al Tren Maya, un poco más lento, pero salió más barato, por abajo de los 60 millones, “nosotros estamos en 100 millones máximo, yo creo que ha de salir en 80 millones promedio, estamos tratando de que se ajuste a eso”.

Detalló que la parte de Kalakmul que es más difícil, “probablemente se nos dispare, pero es un tramo de ciento y tantos kilómetros. Entonces sí tenemos parámetros para decir lo que va a costar, los costos paramétricos".

“Hay un solo lugar que vamos a tener que pasar por arriba, que es Playa del Carmen, por la ciudad; y otro tramo por una penetración que posiblemente hagamos, si es que se decide estar ahí, pero es un tramito de dos kilómetros y otro de ocho kilómetros. ¿Por qué dicen que todo se va a ir 10 veces? Es una exageración”, agregó.

Pidió a los críticos del Tren Maya hacer cuentas y también cuestionó a quienes aseguran que están construyendo algo distinto al modelo planteado. “Sería absurdo plantear que haríamos uno en Cancún, no tiene nada que ver, ni es el mercado, no se está considerando".

“Es un tipo de turismo mucho más responsable ambientalmente y socialmente, y ese turismo… puede distribuirse mucho mejor, aumentar el gasto turístico en toda la zona. Ya el modelo de playa ahí está ya, hay que consolidarlo, ese está bien, pero el modelo nuevo de desarrollo son distintos escenarios, no puede ser el mismo modelo”.