Ciudad de México.-En Detroit se han vivido unas horas escalofriantes en el seno de la familia Beauchamp. Su hija de 20 años ha sido a punto de ser embalsamada viva después de que un equipo de paramédico certificara su muerte.

Timesha Beauchap nació con una parálisis cerebral y la necesidad de mucha medicación y constante vigilancia. El pasado domingo su familia se dio cuenta de que no daba señales de vida y llamaron a los servicios de emergencia.

Cuando los paramédicos llegaron al domicilio estuvieron 30 minutos intentando reanimar a la joven, pero finalmente certificaron su muerte. El siguiente paso lo dio el forense del condado de Oakland, que dijo que el cuerpo podía ser entregado a la familia sin realizarle una autopsia.

Tras dos horas y medio, el "cadáver" llegó a la funeraria. Cuando los trabajadores de la empresa 'James H. Cole' abrieron la bolsa para proceder a su embalsamación se dieron cuenta de que Timesha tenía los ojos abiertos y estaba viva.

La familia ha contratado a Geoffrey Fieger como abogado que ha declarado a WXYZ-TV: "Estaban a punto de embalsamarla, lo que es más aterrador, si no hubiera tenido los ojos abiertos... La funeraria abrió el cierre de la bolsa para cadáveres, y literalmente lo que pasó es que encontraron a Timesha viva, con los ojos abiertos".

La joven ahora se encuentra en un hospital de la ciudad y necesita ayuda de un ventilador para respirar aunque su corazón late sin ayuda. De momento su pronóstico es reservado. Por su parte el Departamento de Bomberos de Southfield está llevando a cabo una investigación interna exhaustiva.