México.-Una de las mayores preocupaciones de los jóvenes que salen de la enseñanza media es la aprobación en la universidad para estudiar una carrera profesional. Una formación a nivel superior garantiza más seguridad y oportunidades a los trabajadores, es por eso que es tan valorada.

Sin embargo, existe una gran competencia en el acceso a la enseñanza superior, y generalmente, los jóvenes de escasos recursos son los más afectados.

No poseen la misma estructura de enseñanza de aquellos que pagan por la enseñanza particular, y como la mayoría de las veces no tienen condiciones financieras para hacer un curso preparatorio, necesitan encontrar una manera de estudiar por cuenta propia o conciliar la rutina de trabajo y estudio constantes.

Desafortunadamente, muchos de ellos abandonan los estudios, dedicándose sólo al trabajo.

Por fortuna, siempre podemos encontrar historias alentadoras, incluso en entornos difíciles, y una de estas historias inspiradoras es la de Gabriel Nobre.

El joven de Brasil es un apasionado por la medicina y quería hacer de ella su profesión. El interés por la profesión surgió hace algunos años, cuando él acompañaba a su padre al médico, que trataba su hidrocefalia. Sin embargo, él no tenía condiciones financieras para pagar un curso, teniendo que comenzar temprano a superar todos los desafíos que lo separaban de su objetivo.

En 2016, se enfrentó a una rutina muy agotadora. Terminaba la enseñanza media por la mañana, concluía un curso técnico durante la tarde y durante la noche, asistía a un curso para entrar a la universidad. Ese año, a pesar del esfuerzo, no logró alcanzar la nota esperada, pero no desistió.

Después encontró un curso más especializado, pero era de paga y su precio estaba más allá de sus posibilidades. El dueño del curso le ofreció una beca al joven, a cambio de realizar la limpieza de los salones donde las clases eran impartidas.

El joven no pensó en nada más allá de su objetivo y aceptó sin pensarlo dos veces.

Su rutina cambió de nuevo, ahora que estaba preparándose en el curso, trabajando y estudiando. Fue un período realmente difícil, pero el joven Gabriel aguantó todo con una sonrisa en la cara, poniendo su sueño siempre por encima de todo.

Su humildad y dedicación fueron recompensadas: quedó en cuarto lugar en el examen de admisión para Medicina de la Universidad de Sao Paulo, una de las más disputadas del país, desbancando a muchas personas que tenían mejores condiciones que él.

La conquista de Gabriel es una gran lección, pues muestra que incluso contra todas las posibilidades, es posible vencer y conquistar nuestros objetivos.

Él es un ejemplo para miles de jóvenes que viven en la misma situación, mostrando que es posible superar todos los obstáculos y que las oportunidades son para todos. Te invitamos a compartir la increíble historia de este joven para que más personas se inspiren y jamas dejen de luchar por cumplir sus sueños.