México.- Las denuncias por supuestos actos de corrupción y fraude hechas por beneficiarios del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, uno de los principales proyectos de bienestar social impulsados por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, podrían opacar los resultados de dicha estrategia, advirtió el diario El País.

“Jóvenes Construyendo el Futuro” es un programa que busca promover la capacitación laboral entre los jóvenes de 18 a 29 años de edad mediante el pago de una beca mensual de tres mil 500 pesos. En el primer año de su implementación ha acumulado poco más de 900 mil beneficiarios, distribuidos en 157 mil centros de trabajo con una cobertura en 96 por ciento de los municipios del país.

A pesar del amplio alcance de este programa, las quejas presentadas por parte de los beneficiarios respecto a la falta de una capacitación integral y útil, irregularidades en las empresas vinculadas a este programa, el retraso en el pago del estimulo económico y la intención de algunas organizaciones para retener una parte del dinero otorgado a los becarios han puesto en duda los resultados obtenidos.

Casi ocho meses después de que arrancara “Jóvenes Construyendo el Futuro”, este programa acumula alrededor de cinco mil quejas presentadas por beneficiarios ante la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS); entre estas destacan el caso de dos jóvenes que denunciaron que la capacitación en sus centros de trabajo no cumplían con lo que las organizaciones les había ofrecido en un principio, e incluso en algunos casos obligan a los becarios a pagar un costo extra por asistir a cursos.

Otra de las inconformidades más comunes entre los jóvenes inscritos a este programa tienen que ver con el atraso en el pago del estímulo económico, pues en algunos casos hay becarios que llevan hasta tres meses en espera de poder cobrar su beca, sin que las autoridades les proporcionen una solución.

Por su parte, el subsecretario de empleo y productividad laboral y responsable del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, Horacio Duarte Olivares, reveló a El País que la STPS está al tanto de la existencia de centros de trabajo que han intentado obtener un beneficio económico a costa de los becarios.

“A veces se les quiere cobrar por permanecer en el centro de trabajo. Hay quejas de que la capacitación no es la que acordaron. Son los incidentes más recurrentes. Hay alguna de discriminación, o de violencia entre los mismos jóvenes”, indicó el funcionario.

A la fecha, la Secretaría de Trabajo y Previsión Social ha dado de baja a 300 empresas en las que e han detectado este tipo de irregularidades, además de que fueron presentadas denuncias contra tres empresas de Tabasco, Veracruz y Sinaloa, las cuales realizaban cobros a los jóvenes bajo la amenaza de que si no pagaban serían suspendidos

Derivado de estas irregularidades, autoridades federales han implementado un plan de verificación que contempla realizar más de dos mil visitas a centros de trabajo para corroborar que no estés incurriendo en alguna irregularidad; sin embargo, dicha cifra representa apenas una mínima parte del total de 157 mil centros del trabajo incritos en el programa.

Especialistas consultados por El País consideran que la efectividad del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” podrá ser comprobada una vez que los beneficiarios concluyan los 12 meses que contempla su capacitación y busquen integrarse al mercado laboral.