El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, recibió la exigencia de sancionar de urgencia la ley que otorga a pensionados y jubilados de la administración pública nacional el beneficio de la llamada “cesta ticket” (bono de alimentación).

“Esta ley ya fue aprobada por la Asamblea Nacional (Congreso unicameral), pero el jefe de Estado pareciera no estar en la mejor disposición de firmarla”, precisó el presidente de la Unión Nacional de Ex Trabajadores del Estado (UNETE), Carlos Blanco.

Blanco, en conversación con Notimex, recordó que Maduro prometió en febrero pasado que aprobaría ese beneficio para los pensionados y jubilados de la administración pública, anuncio que fue recibido con beneplácito por el gremio.

“Sin embargo a raíz de la reciente aprobación de una ley en esa misma dirección por parte de la Asamblea Nacional, el jefe de Estado reconsideró su oferta y ha advertido que no firmará ninguna ley que le envíe ese órgano legislativo, de mayoría opositora”, dijo el diputado.

Consideró que este beneficio es una necesidad sentida de los pensionados y jubilados del país, por lo que nunca debe politizarse y sí conservarse al margen de las diferencias ideológicas que mantiene Maduro con la directiva de la unicameral Asamblea Nacional.

“Nosotros no tenemos por qué resultar perjudicados en ese pugilato político que mantiene el Poder Ejecutivo con el Poder Legislativo, pues el hambre y la inflación no son de derecha ni de izquierda, sino producto de la realidad económica que estamos viviendo”, exclamó.

Afirmó que miles se sintieron muy defraudados con el discurso presidencial del 1 de mayo, pues Maduro, en su alocución, solo les aprobó 30 por ciento de aumento salarial e hizo mutis con respeto al bono de alimentación que previamente había ofrecido.

“Más de tres millones de pensionados estamos esperando ese beneficio, dado los elevados costos de los alimentos y las medicinas. El salario mínimo de 15 mil bolívares, recientemente aprobado, está ‘años luz' de la canasta básica que ya sobrepasa los 150 mil bolívares”, reafirmó.

Resaltó que esta misma semana organizarán una gran marcha hasta el Palacio de Miraflores, para exigirle a Maduro que firme la ley que le envió la Asamblea Nacional para su estudio y aprobación, “ya que con los pensionados y jubilados no se juega”.

“Si se niega a firmar la ley, los pensionados y jubilados de Venezuela lo declararemos enemigo de la clase trabajadora, pues no existe razón alguna para que este beneficio se les escamotee a quienes dieron lo mejor de sí en pro del engrandecimiento del país”, concluyó.

Notimex