Puebla.- Judith Abigail, de 28 años, desapareció desde el pasado 8 de agosto cuando acudió a la Liga de Cazadores en San Baltazar Torija, Puebla. Ocho días después encontraron su cadáver “gracias” a que zopilotes lo merodeaban.

El viernes alrededor de las 3 de la tarde un vendedor de elotes se percató que zopilotes merodeaban una barranca a un costado de la carretera a Santa Cruz Alpuyeca, por lo que llamó a los servicios de emergencia.

A su arribo hallaron el cadáver de Abigail en una barranca a un costado de la carretera a Santa Cruz Alpuyeca, paralela al Camino al Relleno Sanitario y a 5 minutos de distancia del penal de San Miguel.

El hallazgo generó una fuerte movilización policíaca por lo que acordonaron la zona para preservar indicios.

De acuerdo con el informe policíaco, inicialmente no se distinguía si se trataba del cuerpo de un hombre o una mujer debido al avanzado estado de descomposición.

Fuentes extraoficiales indicaron que se trataba de Abigail a quien vieron por última vez con su amigo Jorge Eduardo “Lalo” con quien acudió a la Liga de Cazadores en San Baltazar Torija.

A pesar de que la ropa coincide con las que la joven portaba, será hasta que las pruebas de genética determinen si se trata de Abigail, pues inicialmente fue registrada como desconocida.

Cabe señalar que la familia de la víctima sospechan por lo menos de dos hombres. La investigación estará a cargo de la Fiscalía General del Estado se ha mantenido alejada del tema.

La última conexión en WhatsApp de la joven fue a las 11:59 horas del ocho de agosto, desde entonces la ubicación de Abigail.

judith abigail

Ficha de desaparición de Judith Abigail

Eso hasta que a las 2:30 de la mañana del 9 de agosto, se prendió el foco rojo. Pues personas cercanas a “Lalo”dijeron a su familia que ambos jóvenes habían sufrido un accidente en la carretera a Valsequillo.

Al parecer hombres armados a bordo de una camioneta les cerraron el paso y los hicieron volcar.

Además, contaron que se habrían llevado secuestrada a Judith Abigail; aunque de acuerdo la investigación de los padres.

La realidad es que en la camioneta sólo viajaba Lalo, visiblemente alcoholizado. Hasta la redacción de esta nota se desconoce la ubicación del principal implicado.

-Con información de medios