El presidente del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 que fueron aplazados al año entrante, Toshiro Muto, puso en duda la celebración de las justas veraniegas por la creciente propagación del Covid-19 en Japón.

A Muto se le preguntó en teleconferencia si creía que Japón podría tener controlado el nuevo brote de coronavirus para julio del 2021, cuando en teoría debían de celebrarse las Magnas Justas.

"No creo que nadie pueda decir si será posible tener (la pandemia) bajo control en julio próximo o no. Ciertamente no estamos en condiciones de dar una respuesta clara", sostuvo mediante un intérprete.

Apenas hace dos semanas el Primer Ministro japonés, Shinzo Abe, y el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, anunciaron que pospondrían los Juegos. Tres días después anunciaron que se mudarían al 2021.

Abe, apenas días después, declaró el estado de emergencia en Japón por la propagación del Covid-19, que aparentemente no estaba en un estado tan crítico como en otras naciones.

"Hemos tomado la decisión de posponer los Juegos un año", agregó Muto. "Esto significa que todo lo que podemos hacer es trabajar duro para prepararnos para los juegos. Esperamos sinceramente que el próximo año la humanidad logre superar el coronavirus".

Se le preguntó a Muto si hay planes alternativos para 2021.

"En lugar de pensar en planes alternativos, deberíamos poner todo nuestro esfuerzo", dijo. "La humanidad debería reunir toda su tecnología y sabiduría para trabajar duro y poder desarrollar tratamientos, medicamentos y vacunas".

Japón ha registrado 5 mil infectados y 100 fallecidos. Además cuenta con el promedio de edad mayor en su población, comparada con el resto del mundo.