México.- El Juez, Miguel Arroyo Herrera, falló a favor del Grupo Comexhidro y en contra de tres comunidades totonacas de la Sierra Norte de Puebla. A los pobladores de municipios San Felipe Tepatlán y Ahuacatlán les negó un amparo para detener la operación de la hidroeléctrica Puebla 1.

Los pobladores que reclaman irregularidades en la consulta y advierten sobre daños ambientales que el proyecto causará en la zona.

Las comunidades presentaron ante el Juez un peritaje oficial, elaborado por la Procuraduría General de la República (PGR), donde se establece que la hidroeléctrica provocará una disminución de agua en la región, generación de gases de efecto invernadero, aparición de fauna nociva, contaminación de acuíferos y remoción de vegetación forestal.

En su lugar, el juez del juzgado Primero de Distrito en Materia de Amparo Civil tomó en cuenta los peritajes ofrecidos por la propia empresa, donde se asegura que no habrá impactos negativos en la población.

Las comunidades han reclamado que no existe en un interés público real detrás de la aprobación del proyecto.

La propia comisión Reguladora de Energía establece en el permiso de la hidroeléctrica que la energía generada será exclusivamente para el autoabastecimiento de la empresa beneficiaria Deselec 1-Comexhidro, entre los que se encuentran Nueva Wal-Mart de México, Waldo´s Mart de México, Operadora Vip´s y Suburbia.

El Proyecto Hidroeléctrico Puebla 1 pertenece a la compañía mexicana Grupo Comexhidro. La empresa opera en los estados de Jalisco, Nuevo León, Querétaro, Guerrero y Michoacán. Las operaciones de Comexhidro se especializan en la operación de plantas hidroeléctricas, un parque eólico y la construcción de un gasoducto.