México. Notimex.- El ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, negó este lunes haber orientado las investigaciones de los fiscales de la fuerza de tarea en la Operación Lava Jato, que llevó a prisión al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, tras la difusión la víspera de mensajes con el procurador Deltan Dallagnol.

Moro, quien fue el juez que condenó a Lula, habría mantenido durante dos años una colaboración prohibida con el procurador Dallagnol, encargado de la Operación Lava Jato, para llevar a prisión al expresidente Lula, reveló el domingo el portal Intercept Brasil.

La Constitución brasileña prohíbe que en el sistema acusatorio penal haya injerencia entre las figuras del acusador y del juez para garantizar el debido proceso, pero según las revelaciones Moro orientó el trabajo del Ministerio Público y actuó como auxiliar de la acusación, indicó el Portal Vermelho.

El ministro, quien participó este lunes en la ciudad amazónica de Manaus en una reunión de autoridades de justicia, rechazó los señalamientos de que guió las investigaciones del Ministerio Público Federal para obtener la condena de algunos de los acusados en la operación anticorrupción.

"No hay ninguna orientación ahí en los mensajes", dijo Moro, y agregó: "lo que hay ahí es una invasión criminal a los celulares de procuradores, lo que para mí es un hecho bastante grave. Invasión y divulgación (de las conversaciones)", informó la Agencia Brasil.

"En cuanto al contenido, en lo que respecta a mi persona, no ví nada de malo", agregó Moro, quien era juez federal en Curitiba y fue responsable de juzgar al expresidente Lula.

"No puedo decir que (los mensajes) sean auténticos, porque son cosas que acontecieron, si es que acontecieron, hace años. Ya no tengo esos mensajes, pues no los guardo. No tengo registro de eso", agregó Moro, quien sostuvo que "es algo normal" que los jueces "conversen con procuradores, con abogados, con policías".