Madrid.- La justicia española dio luz verde para la extradición a México de Alonso Ancira, presidente de Altos Hornos de México, quien fue detenido en mayo del año pasado en la isla de Palma de Mallorca, donde vivía en una mansión de lujo y mientras huía de la justicia mexicana.

Una fuente de la judicatura, que pidió el anonimato, confirmó a La Jornada que la resolución de la Sala de la Audiencia Nacional que asumió el caso de Ancira decidió rechazar el recurso de la defensa del empresario mexicano y que, por lo tanto, se abre la vía a su extradición, que todavía tendrá que pasar por varios trámites judiciales y burocráticos, entre ellos el de la posibilidad de presentar un nuevo recurso de amparo.

La decisión de la Sala supone un golpe judicial para los intereses del empresario mexicano y una victoria para la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, que fijó como una prioridad la depuración de responsabilidad en el caudal de corrupción que supuestamente había en la gestión de intereses públicos durante anteriores mandatos.

Ancira huyó de México tras la orden de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público de congelar las cuentas bancarias de la compañía metalúrgica por un caso grave de corrupción de 2014, en el que intervino el ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya.

Ancira logró la libertad bajo fianza después de pagar un millón de euros, que el empresario –uno de los hombres más ricos de México– cubrió de inmediato.

Desde entonces sólo ha estado sometido a las medidas cautelares de comparecer ante una comisaría cada cierto tiempo, la retirada del pasaporte y la prohibición expresa de salir del país.

No se descarta que en los próximos días se dicte una orden para que Ancira sea encarcelado hasta que se formalice su extradición, como ha ocurrido en otros casos similares.


Con información de La Jornada