Ciudad de México.-La noche del 28 de agosto, Karla y Cristoper fueron a una fiesta organizada de manera clandestina por el bar de Azcapotzalco llamado “El Barquito”. Sin embargo, a días de eso, hasta la fecha se desconoce el paradero de ambos jóvenes de 20 años.

Según indica La Jornada, la noche en que “El Barquito” organizó una fiesta violando las normas sanitarias impuestas por la alcaldía Azcapotzalco, se desató una balacera , la cual dejó algunas personas heridas.

Dicha balacera habría ocurrido ya en la madrugada del 29 de agosto. Según los testigos, personas armadas realizaron detonaciones al interior del establecimiento, lo que ocasionó que los asistentes corrieran en todas direcciones. Desde ese momento nada se sabe de Karla y Cristoper, quienes no se conocen entre sí.

De acuerdo con familiares de los jóvenes, hay un video en el que se ven dos cuerpos que corresponderían con las características de Karla y Cristoper.

El video se complementa con llamadas, las cuales indican que estos fueron llevados en una camioneta blanca, a la que se le pierde el rastro… y es que las cámaras del C5 ubicadas en las afueras del bar, no lograron captar lo sucedido, debido a su mala colocación.

Cuestionado sobre estos hechos, el vocero de la Fiscalía General de Justicia de la CDMX, Ulises Lara, señaló que las investigaciones indican que algunos de los jóvenes heridos en la fiesta clandestina fueron recogidos en motonetas. Sin embargo, no indicó si entre esas personas estarían Karla y Christopher.

Según las autoridades, hay varias líneas de investigación sobre este caso, “pero a fin de no afectar la indagatoria, en este momento no es prudente revelar mayores datos”.

Al respecto también habló la jefa del gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, limitándose a señalar que, mientras la Secretaría de Seguridad y la Fiscalía ya dan seguimiento al caso, su administración está investigando lo relacionado a la actuación de la alcaldía Azcapotzalco ante la operación de establecimientos mercantiles en horarios no permitidos, debido a la medidas de prevención sanitaria.

Ahí toparon con pared, ya que –de acuerdo con Proceso– las autoridades de Azcapotzalco no tienen registro de algún bar con el nombre de “El Barquito”. Por su parte, La Jornada señala que los policías que acudieron al lugar el día de los hechos, señalaron que “el bar no tenia dueño y no sabían quién empezó la fiesta”.