#Trendy

Katie Bouman, la mujer que hizo posible la imagen del agujero negro

La joven de 29 años, estudiante de ciencias computacionales en el MIT, desarrolló el algoritmo que permitió la famosa imagen.

Por Redacción, 2019-04-12 20:03

México.- Los agujeros negros son zonas del espacio-tiempo en donde la fuerza gravitacional es tan intensa que ninguna partícula escapa a su atracción, llevando hacia su vórtice incluso las partículas más elementales, o los fotones de los cuales está hecha la luz. De ahí su nombre, pues del lugar donde se encuentra no queda más que oscuridad y vacío.

Por estas características, entre otras, hasta ayer había sido imposible para el ser humano obtener una imagen fidedigna de dicho fenómeno. Sin embargo, gracias a un esfuerzo de varias agencias y observatorios espaciales reunidos en el proyecto Event Horizon Telescope (EHT), ayer fue posible dar a conocer esta imagen, que ahora se ha vuelto ya histórica.

Dicho brevemente, el proyecto Event Horizon Telescope consistió en coordinar las acciones de ocho telescopios radiales en distintos puntos del planeta (la mayoría en el continente americano, más uno en España, otro en Hawái y uno más en el polo sur) para obtener un telescopio virtual del tamaño de nuestro planeta y, por ende, mucho más potente y eficaz. Por medio de una técnica conocida como interferometría, fue posible combinar las señales de radio obtenidas en dichas instalaciones para obtener una imagen mucho más fiable y exacta del objetivo en cuestión, en este caso, el agujero negro supermasivo detectado en la constelación de Sagitario A, a 25 mil 640 años luz de distancia de la Tierra.

En este punto quizá valdría la pena aclarar que la información obtenida en los observatorios adscritos al EHT no son imágenes visuales como las que observamos a través de un telescopio, sino señales de radio que emiten los distintos cuerpos y fenómenos que se encuentran en el universo y que es posible detectar gracias a antenas diseñadas para tal efecto. Dichas antenas obtienen entonces no una imagen como tal, sino información que después es necesario reconstruir para obtener una imagen apta para nuestra percepción.

Dicho esto, el proyecto del EHT puede parecer más comprensible. Sumando las señales obtenidas no por uno o dos telescopios radiales sino por ocho, suena lógico que al momento de reconstruir la información recibida se consiga una imagen mucho más nítida de aquello que se observa. Esto, al menos en la teoría.

¿Pero cómo reinterpretar y reconstruir en nuestros días la información de ese tipo? De hecho, en cierta forma y aunque a una escala muy distinta, eso sucede todos los días frente a nuestros ojos, y de hecho, ha venido sucediendo desde haca ya varias décadas. Las imágenes que vemos en la televisión o, en nuestra época, en las pantallas de nuestros teléfonos y nuestras computadoras existen bajo esa forma sólo una vez que han pasado por distintas máquinas que han codificado y decodificado su información varias veces hasta hacerlas legibles para nosotros. Piezas de información que ahora nos parecen tan cotidianas como una fotografía en Facebook, un mensaje de voz o el capítulo de nuestra serie predilecta nos llegan luego de ser transformados varias veces en piezas elementales de información capaces de trasladarse de un punto a otro del planeta y adquirir su forma original ahí donde son solicitadas.

La clave de dicha reconstrucción está en los algoritmos, la base de los sistemas computacionales que toman dicho nombre por el hecho simple de que computan datos. Cuando el ser humano fue capaz de reducir ciertas formas de su información a dos alternativas elementales –sí o no, 0 o 1, prendido o apagado–, esto dio a las computadoras la posibilidad de tratar procesos cuya principal característica es la repetición. Si una operación es repetitiva y sus opciones de acción son el 0 o el 1, entonces es posible expresarla en forma de un algoritmo que a su vez puede ser interpretado por una máquina. Los lenguajes de programación no son otra cosa más que la expresión en un vocabulario y una sintaxis específicos de las instrucciones que una máquina debe seguir.

En el caso del proyecto EHT y la información recabada por los observatorios participantes, el tratamiento que condujo a su interpretación requirió de un algoritmo. Y éste fue obra de una joven científica de 29 años cuyo nombre, justamente, también ha dado la vuelta al mundo, junto con la imagen que con su ingenio fue posible obtener: Katie Bouman.

Como estudiante de ciencias computacionales en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), Bouman estuvo al frente de la pieza del proyecto que desarrolló el algoritmo que permitió la reconstrucción de la imagen del agujero negro a partir de las ondas de radio obtenidas por el EHT. Hace unos años, en un artículo de 2016, la joven decía sobre las dificultades de este proyecto que obtener una imagen de dicho fenómeno era un poco, por la distancia a la cual se encuentra, como querer fotografiar una uva sobre la superficie de la Luna. En cuanto al modelo matemático utilizado, esto se dijo entonces:

[…] Se podría pensar en el modelo como una lámina de goma recubierta de conos espaciados regularmente, cuyas alturas varían, pero cuyas bases tienen todas el mismo diámetro.

Ajustar el modelo a los datos interferométricos es cuestión de ajustar las alturas de los conos, que podrían ser cero para tramos largos, correspondientes a una lámina plana. Traducir el modelo en una imagen visual es como cubrirlo con una envoltura de plástico: El plástico se tensará entre los picos cercanos, pero se inclinará hacia abajo por los lados de los conos adyacentes a las regiones planas. La altitud de la envoltura de plástico corresponde a la luminosidad de la imagen. Debido a que esa altitud varía continuamente, el modelo conserva la continuidad natural de la imagen.

Como dato adicional cabría comentar una de las imágenes más peculiares de Bouman que han circulado en las últimas horas, en la que se le observa feliz junto a unos objetos metálicos que no son otra cosa más que discos duros, pilas y pilas de discos duros que contuvieron nada más que la información obtenida por los telescopios del EHT, misma que era tanta (5 pentabytes, casi 2 mil discos duros de 1 terabyte de capacidad cada uno) que en vez de transmitirla por Internet fue mucho más práctico transportarla físicamente. Ese fue el volumen de información tratado por el algoritmo de Bouman.

#Trendy

Cría de elefante muere en zoo de Tailandia; lo obligaban a bailar

El gobierno de Tailandia no imputó ninguna responsabilidad al zoológico y asegura que puede comprar otro animal.

Por Redacción, 2019-05-23 19:13

México.- Dumbo, una cría de elefante de tres años de edad, murió en el zoológico de Phuket, Tailandia después de fracturarse las dos patas traseras.

El pequeño animal, junto con otros dos elefantes, era obligado a bailar y actuar para los turistas del zoo y presentaba un alto nivel de desnutrición.

Fue al intentar salir de un lodazal cuando Dumbo se rompió las dos piernas traseras, esto producto de la fragilidad de sus huesos.

Sin embargo, no fue sino hasta tres días después que el personal llevó al pequeño elefante al Hospital de Elefantes de Krabi, donde lamentablemente murió.

La noticia fue dada a conocer por la ONG Moving Animal, quien comenzó a circular fotos y vídeos en los que se puede ver el aspecto enfrermo y extremadamente delgado de Dumbo.

Su cuerpo esquelético sugiere claramente que el animal no recibía el cuidado adecuado, que sufría de malnutrición y que era explotado constantemente», explica Moving Animals.

Don Pichai, el director del zoológico, asegura que el animal NO estaba en malas condiciones y alegó sentirse profundamente tristes por la muerte del paquidermo.

Nadie quiere perder algo que quiere y es valioso. El animal valía más de 30 mil euros», explicó Pichai.

#Trendy

Abejas, lo que estaban esperando: un McDonald’s para ustedes

El McDonald’s más pequeño del mundo está diseñado para albergar a miles de abejas.

Por Redacción, 2019-05-23 18:10

México.- McDonald’s es tan grande que probablemente podemos encontrar una sucursal en cualquier lugar al que vayamos, pero un restaurante para abejas es algo que nunca habíamos visto.

El McDonald’s más pequeño del mundo está diseñado para albergar a miles de abejas, una comunidad que está muriendo a un ritmo alarmante en todo el planeta.

Llamado «McHive», fue diseñado por el galardonado escenógrafo Nicklas Nilisson, quien hizo una versión reducida de cada uno de los aspectos que caracterizan una sucursal de McDonald’s. Su estructura en miniatura es totalmente práctica porque en su interior existe una colmenaen funcionamiento.

Como se puede ver en el video de la agencia de publicidad escandinava NORD DDB, este pequeño McDonald’s cuenta con pequeñas sombrillas que pertenecen a las mesas de la terraza, un Drive-Thru, ventanas cubiertas de carteles que anuncian sus hamburguesas y los emblemáticos arcos dorados.

El proyecto fue desarrollado para recaudar fondos para la fundación Ronald McDonald House Charities, una organización sin fines de lucro afiliada a McDonald’s que busca apoyar a niños y jóvenes.

No es la primera vez que McDonald’s crea un espacio para estos insectos, ya que en Suecia, algunos restaurantes de esta cadena de hamburguesas instalaron colmenas en sus techos para crear un medio ambiente más sostenible.

#Trendy

Nike plagia patrones de tradicionales cuna; para producción de tenis

Los activistas no han quedado satisfechos con disculpa pública de la empresa y exigirán compensación.

Por Redacción, 2019-05-23 17:22

México.- El abogado del Congreso Cuna, Aresio Valiente, reclama una indemnización por los daños causados a la comunidad. Los cunas se oponen, expresamente, a comercializar sus patrones tradicionales, especialmente porque dicho consorcio textilero había empezado la producción sin consulta previa.

Aparte de detener la producción de la zapatilla, que debía salir al mercado en junio de 2019, la compañía estadounidense se disculpó oficialmente. «Pedimos disculpas por la presentación inexacta del patrón de Nike Air Force 1 Puerto Rico 2019. Por lo tanto, esta zapatilla ya no estará disponible», dice la declaración de Nike.

La lucha continúa

Los activistas cuna, sin embargo, no quedaron satisfechos con la disculpa oficial. «Nuestra imagen ya ha sido dañada por el uso de nuestra «mola». «Exigiremos compensación», dijo Valiente a la BBC. La protesta contra el uso de los símbolos de esta etnia, que vive principalmente en la costa del Caribe panameño, comenzó en las redes sociales. La frenada a la producción es considerada por los activistas como un primer gran éxito.

Ahora, el Congreso General Cuna de Panamá buscará una indemnización por el uso no autorizado de la mola, símbolo de esta etnia indígena, a cuyas cuatro comarcas le pertenecen la marca «mola”, legalmente registrada.

La asesoría legal del Congreso Cuna «va a proceder con acciones», y ya un equipo jurídico en Estados Unidos «está gestionándolas» con miras a establecer «un acuerdo con Nike. Eso es lo que estamos esperando», añadió el portavoz del Congreso General Cuna, Damián Hernández

En un comunicado, el Congreso General Cuna expresó su «rechazo y molestia ante este acto de piratería contra el conocimiento tradicional del pueblo indígena cuna». El Congreso además, expresó un agradecimiento especial por la solidaridad y apoyo que ha recibido a través de las redes sociales «para detener el plagio de la marca estadounidense Nike».