México.-No cabe duda que el mundo vive ahora una realidad completamente distinta en muchos sentidos, la manera de vivir, de pasar el tiempo, de estudiar y de divertirse ya no es ni un poco parecida a la de hace unos veinte años, y ni qué decir de los negocios.

En estos tiempos las redes sociales juegan un papel muy importante dentro del mundo del “business” y para muestra basta un botón. El mundo de YouTube ha crecido increíblemente dando frutos a los generadores de contenido de todo el mundo, marcas, servicios y productos se pelean una mención dentro de los canales más famosos del mundo.

Lo mismo ocurre en Instagram, que se ha convertido en la red social más lucrativa en donde el etiquetar a una marca importante puede traer muchos beneficios para los y las influencers que no se cansan de postear su día a día para inspirar a sus seguidores.

Uno de los giros de negocio que más le ha rendido frutos en estas dos plataformas es el mundo del beauty. Los tutoriales y reseñas de las influencers mostrando y probando las colecciones de maquillaje que surgen a cada momento acumulan cientos de miles de vistas y likes, además de darle millones de dólares y encumbrar las carreras de sus creadores.

Personalidades como Jeffree Star, Nikkietutorials, James Charles y varios más han visto sus vidas cambiar por completo gracias a el maquillaje, pero ninguno como nuestra consentida Kylie Jenner quien ha sido nombrada por Forbes como la billonaria más joven del mundo.

Así es, el dia de hoy Forbes lanzó su lista anual de Los Millonarios del Mundo, en donde enlista el trabajo de los más adinerados del planeta. El año pasado con tan solo 21 años de edad, Kylie Jenner fue elegida como la “self-made billionaire of the world” lo que quiere decir “la billonaria que se hizo a sí misma más famosa del mundo”, desbancando a Mark Zuckerberg quien tenía 23 años cuando hizo su primer billón.

Para este año, la historia se repite y en esta ocasión la socialité se coloca nuevamente encabezando esta lista como la billonaria más joven con 22 años de edad. No obstante, el año pasado después de nombrarla con este título por primera vez, varios cuestionaron el hecho de que Forbes la nombró como millonaria “self-made” ya que su familia el clan Kardashian Jenner es una de las más famosas y ricas del planeta.

En respuesta Forbes aseguró “Así es, self-made, porque a pesar de la fama de su familia, ella no heredó su negocio si no que lo construyó desde cero”.

Comenzando su carrera en el mundo del maquillaje en el año 2014, convirtiendo rápidamente a sus seguidores de redes sociales en una clientela potencial y dedicada quienes en cuestión de minutos agotaron las ventas de la primer gran tirada de 15,000 lip kits.

Hay que recordar que lo que le dio a Kylie Cosmetics el impulso para llegar a la cima no fue el lanzamiento de los productos que se agotaban en segundos o las campañas que inundaban las redes sociales, (aunque esto ayudó mucho).

El movimiento que le dio ese empuje a su empresa fue cuando vendió el 51% de su negocio al gigante de la belleza Coty Inc. por $600 millones de dólares. El trato se cerró en enero, elevó el valor de su marca a casi 1.2 billones de dólares.