#Trendy

“La canción del alba”, el alfabeto líquido del amor | POESIA

La poeta Leticia Luna ha escrito un poemario ingenioso que guarda simetría con los mejores engranajes de la tradición lírica.

Por Carlos Adán, 2018-11-15 17:00

“La canción del alba” es uno de esos poemarios que nos regresan de manera súbita a uno de los grandes temas de la poesía: el amor ideal, ese al que cantaron con tanta sutiliza y gran pasión los poetas del Siglo de oro español; en plena era de los laconismos del amor líquido, impuestos por las condiciones del mercado y la posmodernidad, encontrar un libro ingenioso y bien escrito, que guarde simetría con los mejores engranajes de la tradición lírica, es motivo de celebración y disfrute.

La poeta Leticia Luna es una estudiosa de la poesía femenina en el continente, es autora del libro “Cinco siglos de poesía femenina en México”, y coautora de la “Trilogía poética de las mujeres en Hispanoamérica”, todo este vasto conocimiento, es un agregado valioso que está presente y sustenta los poemas de “La canción del alba”; por eso sabemos, al leer estos poemas, que estamos frente a los textos de una autora que sabe muy bien qué es y lo que significa la escritura poética, de ahí que sea capaz de construir versos de alta consistencia estética como el siguiente: “Cabía en mi mano el día/ y el Amor era apenas/ gravitación de infante”. O este otro: “Aurora en el silencio/ si pronuncias mi nombre/ podrías volverte sangre/ más allá del poema”.

“La canción del alba”, de la poeta Leticia Luna es una breve selección de textos escritos sin falsas poses, ni pretensionismos de pirotecnia de circo, recurso muy presente en algunas poetas recientes. Son poemas sencillos que rinden homenaje a la tradición, ahondan y celebran el amor y la sensualidad. Están compuestos en una variante libre de esa forma métrica casi olvidada que es la Silva: versos compuestos de heptasílabos y endecasílabos, en este caso sin rima. La Silva, como muchos saben, es la más moderna de las antiguas figuras de construcción, pues representa la transición hacia el verso libre moderno.

Un fino musgo brota

de las paredes tibias

nos toca suave, hiere

es el Amor que a gatas

camina silencioso y nos descubre

abrazados, imperceptiblemente.

“La canción del alba” es un grupo de poemas que nos muestra claramente que el amor, en cualquiera de sus extensiones, es un continuum sin época, estilos, ni corrientes, es la razón vital de la existencia, es eso -como dice uno de los poemas de este libro- que las almas famélicas escuchan como una ópera divina en el teatro del mundo. “Furor que nos desgrana con ebriedad de espiga”.

libro leti luna poeta “La canción del alba”, el alfabeto líquido del amor | POESIA

Leticia Luna es una voz aparte en el concierto ruidoso de la poesía mexicana; dueña de una expresión sosegada y cadenciosa, sus poemas son un despliegue inusitado de lujo verbal por la amplitud de sus referentes metafóricos y el diálogo permanente con la tradición lírica del continente, sus libros: “Hora lunar”, “El amante y la espiga”, “Los días heridos”, entre otros, son un testimonio permanente de que el “amor, mientras menos pensamos en él, más natural nos parece”, esa demencia que los dioses añoran.

“La canción del alba” fue editada este año por la editorial Parentalia, de Miguel Ángel de la Calleja, un editor dedicado y entusiasta. Las ilustraciones que adornan esta plaquette, como les gusta decir a algunos, son del pintor Gerardo Torres. Quien esté interesado en adquirir esta obra puede ponerse en contacto con Parentalia Ediciones en el siguiente link: http://parentalia-ediciones.tumblr.com/.

Dos poemas

I

 

En la ciudad de viejos terremotos
(barrios apuñalados por la Historia)
muy cerca en una arista
avanza la hojarasca:
un edredón gastado
y al fondo un piano en llamas
vibrato entre relámpagos
la flor de lis al filo del ocaso
Mi ciudad es una estación violácea
Por los vientos que desprenden su cáliz
¡Jacarandas de abril, surgen de nuevo!

 

II
Fuimos un largo sí y un breve no
la materia de luz incandescente
un hombre de ceniza
y una mujer de barro
un cardumen de imágenes
el árbol de un árbol dentro de otro árbol
la posibilidad de dos historias
cifrándose en palabras al oído
anidando el lenguaje
que nombra lo invisible:
verbo recuperado en la memoria
#Ciencia y tecnología

Químicos en sartenes hacen que los hombres tengan miembros pequeños

Una investigación de la Universidad de Padua encontró que los hombres expuestos a los compuestos perfluoroalquílicos tienen penes más cortos y delgados

Por Redacción, 2018-12-09 12:50

México.-Los hombres podrían tener un pene de hasta un centímetro menos en comparación con la media si sus padres estuvieron expuestos a altos niveles de un químico comúnmente usado en sartenes antiadherentes.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Padua, en Italia, arrojó que los químicos, llamados PFC (compuestos perfluoroalquílicos), pueden interferir con las hormonas masculinas y hacer que los órganos sexuales sean “significativamente” más cortos y delgados.

Los investigadores llegaron a esas conclusiones tras un estudio en el que midieron los penes de 383 hombres con una edad promedio de 18 años. Encontraron que los hombres jóvenes que crecieron en un área contaminada con PFC tienen penes un 12.5 por ciento más cortos y un 6.3 por ciento más delgados que los hombres sanos.
Padua, ubicada cerca de Venecia, se encuentra en una de las cuatro áreas del mundo con altos niveles de contaminación por PFC, material que solía usarse en el recubrimiento de teflón hasta que se eliminó en 2013.
Los PFC, que también se encuentran en la ropa impermeable y en los empaques a prueba de grasa para los alimentos, entran en el torrente sanguíneo y reducen los niveles de testosterona.
Como resultado, los hombres crecen con penes más pequeños, espermatozoides menos saludables y móviles y una distancia más corta entre el escroto y el ano, un signo de menor fertilidad.
“Ya que el primer informe sobre la contaminación del agua por PFC se remonta a 1977, la magnitud del problema es alarmante”, dijeron los investigadores, dirigidos por la Dra. Andrea Di Nisio. Sus resultados completos fueron publicados en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.
#Ciencia y tecnología

Nave china explora cara oculta de la Luna

La nave tiene que realizar estudios sobre recursos minerales, el cultivo de tomates y otras plantas, entre otros.

Por Redacción, 2018-12-09 12:42

México.-China lanzó una nave de exploración que tiene previsto posarse sobre la cara oculta de la Luna, una primicia mundial con miras a reforzar las ambiciones espaciales de Pekín.

El vehículo, bautizado Chang’e-4 —nombre en honor a la diosa de la luna en la mitología china—, partió en un cohete Larga Marcha 3B desde el centro de lanzamiento de Xichang (suroeste de China), según la agencia oficial Xinhua.

Es el inicio de un largo periplo para la nave china que debería alunizar cerca de Año Nuevo, con el fin de recorrer esta parte todavía inexplorada de la Luna y realizar investigaciones científicas.

A diferencia de la cara visible desde la Tierra, ninguna sonda ni ningún módulo de exploración ha llegado nunca a la superficie que está del otro lado.

Esta cara es montañosa y accidentada, salpicada de cráteres, mientras que el lado más visible cuenta con varias superficies planas para posarse.

Fue en 1959 que los soviéticos tomaron las primeras imágenes de la cara oculta de la Luna.

“Desde hace 10 o 20 años, China ha recorrido sistemáticamente los pasos que Estados Unidos y la Unión Soviética dieron en la exploración espacial en los años 1960 y 1970”, explicó Jonathan McDowell, astrónomo en el centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian. Esta es “una de las primeras veces que los chinos emprenden algo que nadie más ha hecho todavía”.

China se prepara desde hace años para esta operación particularmente difícil desde el punto de vista tecnológico.

Uno de los mayores desafíos es lograr comunicarse con el robot lunar. La fase oscura de la Luna, orientada en el sentido opuesto a la Tierra, donde no hay “línea de visión” directa para transmitir señales, y ahora espera dar este paso técnico.

Con este fin, China lanzó en mayo pasado un satélite que bautizó Queqiao, posicionado en órbita lunar para transmitir órdenes y datos intercambiados entre la Tierra y el módulo.

Noche lunar
Durante la noche lunar, que dura 14 días terrestres, las temperaturas bajan a -173 grados Celsius y durante el día lunar, también equivalente a 14 días terrestres, pueden alcanzar los 127 grados Celsius.

Un desafío aún mayor es que el Chang’e-4 fue enviado a una región del polo sur de la Luna, la Cuenca Aitken, cuyo terreno es particularmente complejo y empinado, según los medios estatales chinos.

La nave tiene que realizar estudios sobre recursos minerales, el cultivo de tomates y otras plantas, entre otros.

Esta es la segunda vez que China envía un vehículo para explorar la superficie lunar después del Yutu (Conejo de Jade) en 2013, que permaneció activo durante 31 meses.

Pekín tiene previsto lanzar el próximo año un Chang’e-5 para tomar muestras y traerlas a la Tierra.

China invierte miles de millones en su programa espacial, comandado por el ejército. Ha colocado satélites en órbita para desarrollos internos (observación de la Tierra, telecomunicaciones o el sistema de geolocalización Beidou) o para otros países y también espera enviar un robot a Marte y humanos a la Luna.

En noviembre, China presentó una réplica de su primera gran estación espacial Tiangong (Palacio celeste) que planea lanzar a partir de 2022 y suceder a la Estación Espacial Internacional (ISS).

La estación china debería convertirse entonces en la única estación que vuele en el espacio tras la retirada programada en 2024 de la ISS, que asocia a Estados Unidos, Rusia, Europa, Japón y Canadá. Será, sin embargo, mucho más pequeña.

#Trendy

Origen e historia de Papá Noel y ¿por qué llega en Navidad?

Un hombre imprescindible en estas fechas decembrinas es Santa Claus, también conocido como San Nicolás o Papá Noel. ¿Cuál es el origen de este personaje?.

Por Redacción, 2018-12-09 12:28

México.-Ha llegado diciembre y, con él, vienen las fiestas navideñas. Y un personaje imprescindible en estos días es el hombre de rojo: Santa Claus, también conocido en otras regiones como Papá Noel o San Nicolás.

Pero, ¿cuál es la historia y el origen de este bondadoso hombre?, ¿por qué viste de rojo y blanco?, ¿cuál es la razón de que llegue en Navidad para repartir regalos a los niños de todo el mundo? Revisemos la historia y el significado de Santa, de sus renos y de toda la mitología en torno a ellos.

Antecedentes

Los antecedentes de Santa Claus se hallan en el folclor europeo: En Inglaterra existía el Father Christmas, que vestía de verde y era un hombre afable que disfrutaba de la buena comida y la bebida. En Francia se habla de Père Noël —o Papá Noel, que significa “Padre Navidad”—.
En los países germánicos y nórdicos el dios Wodan encabeza la cacería de Yule, la festividad invernal equivalente a la Navidad. Por otro lado, está San Nicolás de Bari, un obispo que vivió en los siglos III y IV de la era cristiana y era famoso por su generosidad con los necesitados.
Su fama de benefactor era tal que los niños dejaban sus zapatos fuera de casa para que el obispo depositara algunas monedas ahí. Se le representa vistiendo el color rojo de los obispos y una mitra.
El último antecedente es Sinterklaas, una figura del folclor holandés en la que, se presume, está basada en San Nicolás. De hecho, se cree que el nombre de Santa Claus es una transliteración al inglés de Sinterklaas.
En algún momento del siglo XVIII, estas tradiciones se fundieron y dieron origen a Santa Claus. Su nombre aparece registrado por primera vez en una gaceta neoyorquina del año 1773. La era moderna En 1809, el escritor estadunidense Washington Irving menciona a Santa Claus en su Historia de Nueva York. Y en 1823, el periódico Sentinel publicó el poema “A Visit from St. Nicholas”, posteriormente atribuido a Clement Clarke Moore, que terminó de popularizar a Santa.
Muchos de los atributos actuales de Santa provienen del poema de Clement Clarke Moore: el trineo jalado por ocho renos con nombres propios, la entrada por la chimenea, la sonora risa y el costal repleto de juguetes.
No obstante, el poema lo describía como un duende regordete. Fue Thomas Nast, un caricaturista estadunidense del siglo XIX, quien terminó de definir la imagen actual de Santa Claus, con una serie de ilustraciones que aparecieron en la revista Harper’s Weekly.
El último antecedente es Sinterklaas, una figura del folclor holandés en la que, se presume, está basada en San Nicolás. De hecho, se cree que el nombre de Santa Claus es una transliteración al inglés de Sinterklaas. En algún momento del siglo XVIII, estas tradiciones se fundieron y dieron origen a Santa Claus.
Su nombre aparece registrado por primera vez en una gaceta neoyorquina del año 1773. La era moderna En 1809, el escritor estadunidense Washington Irving menciona a Santa Claus en su Historia de Nueva York. Y en 1823, el periódico Sentinel publicó el poema “A Visit from St. Nicholas”, posteriormente atribuido a Clement Clarke Moore, que terminó de popularizar a Santa.
Muchos de los atributos actuales de Santa provienen del poema de Clement Clarke Moore: el trineo jalado por ocho renos con nombres propios, la entrada por la chimenea, la sonora risa y el costal repleto de juguetes. No obstante, el poema lo describía como un duende regordete.
Fue Thomas Nast, un caricaturista estadunidense del siglo XIX, quien terminó de definir la imagen actual de Santa Claus, con una serie de ilustraciones que aparecieron en la revista Harper’s Weekly.
El Santa Claus de Coca-Cola En 1931, Coca-Cola comisionó al ilustrador Haddon Sundblom la creación de una imagen de Santa Claus para su publicidad. Sundblom se basó en el poema “A Visit from St. Nicholas” para sus ilustraciones, las cuales definieron la imagen de Santa que tenemos hoy en día. A raíz de este hecho Sundblom, muchos creen que el traje de Santa es blanco y rojo porque éstos son los colores de Coca-Cola. Pero la verdad es que desde mucho antes tanto San Nicolás como Sinterklaas se distinguían por usar esos dos colores en su vestimenta.
A lo largo del siglo XX, la presencia de Santa Claus fue cada vez más constante: películas, canciones, publicidad, la televisión y libros para niños lo convirtieron en el emblema navideño por excelencia y —es justo decirlo— en una poderosa herramienta mercadotécnica de la época.
Rodolfo el reno Finalmente, otro personaje estrechamente relacionado con Santa Claus es Rodolfo, el reno de la nariz roja que, con su luz, iluminó la noche y salvó la Navidad.
Este tierno reno es una creación de Robert L. May y apareció en 1939 en un librito publicado por la tienda departamental Montgomery Ward, y fue inmortalizado por la famosa canción interpretada por Gene Autrey, que salió al mercado en la Navidad de 1949 y se colocó en el número uno de las listas de popularidad.