Oaxaca, México.- Gonzalo, es un mal perdedor, hace dos años atacó con una botella de vidrio a un árbitro porque su equipo iba perdiendo y lo atribuía a una pésima marcación, ayer fue detenido por la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI).

Los hechos ocurrieron en las canchas de Tlalixtac de Cabrera, en Oaxaca. El Gozo es un futbolista amateur. Andaba despreocupado  sin saber que el árbitro ofendido pronto cobraría justicia. Así que los agentes lo sorprendieron sobre la carretera Zimatlán-Zaachila, en la entrada a la comunidad de Trinidad, Zaachila.

A Gonzalo se le ejecutó una orden de aprehensión librada por el juez tercero penal como probable responsable del delito de lesiones cometido en agravio de la persona que la Fiscalía General del Estado ha dado a conocer con las iniciales CHC.

De acuerdo con los agentes, a las 09:40 horas de ayer ubicaron a Gonzalo, se identificaron como agentes estatales de investigaciones y le informaron sobre la orden judicial en su contra, para luego llevarlo a la Fiscalía y certificarlo médicamente antes de ser puesto a disposición del juez.

En el expediente penal 339/2016, se cita que el 25 de julio de 2015, el agraviado acudió a un partido de futbol ya que es árbitro.

Ese día, le tocó silbar un encuentro en la cancha número 2, en la población de Tlalixtac de Cabrera.

Desde que pitó el inicio, el partido se tornó muy disputado, había entradas fuertes entre los rivales, gritos, insultos, de todo.

Los insultos eran también para el árbitro, pues a algunos jugadores no les agradaba la marcación, sobre todo a los del equipo que iban perdiendo y buscaban culpables.

Entre estos jugadores molestos estaba Gonzalo, quien se acercó a la víctima por la parte de atrás y lo empezó a insultar, le sacó la lengua y le dijo hasta de qué se iba a morir.

El agraviado no le hizo caso, creyendo que solo estaba bromeando, pero de pronto sintió un fuerte golpe en la cabeza, brotándole enseguida un hilillo de sangre.

A su lado estaba Gonzalo con una botella de vidrio como preguntándole si quería más.

Tras el fuerte golpe en la cabeza, los jugadores del equipo que iba ganando corrieron a auxiliar al hombre del silbato.

Decidió, una vez atendido médicamente, denunciar al agresor, por lo que una vez integrada la indagatoria, se logró la captura tras el mandato judicial.


Con información de http://imparcialoaxaca.mx