#Ciencia y tecnología

La expresión de los genes puede determinar la hora de la muerte

Cuando una persona muere, muchos de sus genes cambian de expresión y lo hacen de manera diferente para cada tejido.

Por Redacción, 2018-02-13 11:38

México, Agencia Sinc.-Un equipo internacional de científicos liderado por Roderic Guigó, del Centro de Regulación Genómica (CRG) en Barcelona, afirma que existen cambios en la expresión de los genes de diferentes tejidos que se desencadenan al morir y que podrían utilizarse para predecir el momento de la muerte de un individuo.

En un artículo publicado esta semana en la revista Nature Communications, los investigadores sugieren que, tras analizar algunos tejidos (como el pulmón o la piel), se podría determinar con una precisión considerable el intervalo post mortem, es decir, el tiempo transcurrido tras la muerte. Esto podría tener aplicaciones en análisis forense.

Todo empezó con el proyecto GTEx, que aspira a crear una base de datos de referencia y un banco de tejidos para que los científicos puedan estudiar qué variantes genómicas afectan a la actividad de los genes entre tejidos y en la susceptibilidad por tener una enfermedad.

GTEx se diseñó para recoger muestras de tantos tejidos como fuera posible y de un gran número de individuos para comprender los efectos causales de los genes y las variantes.

“Teniendo en cuenta que las muestras provienen de donantes fallecidos, era importante averiguar si existen cambios en la expresión génica relacionados con la muerte o con el tiempo transcurrido tras esta. De este modo se podrían mejorar las predicciones sobre la variación entre tejidos y en la enfermedad,” explica Roderic Guigó, coordinador del programa de Bioinformática y Genómica en el CRG.

Para comprender los cambios específicos de cada tejido tras la muerte de una persona, Guigó y sus colaboradores analizaron los datos de secuenciación del ARN de más de 7.000 muestras de 36 tejidos diferentes, correspondientes a 540 individuos del proyecto GTEx.

Los científicos demostraron que el tiempo transcurrido tras la muerte tiene un efecto en la expresión de los genes y que este efecto varía de un tejido a otro. Los autores desarrollaron un modelo para la predicción del intervalo post mortem basado en dichos cambios en la expresión de cada tejido mediante técnicas de secuenciación de última generación.

“Observamos que muchos genes cambian su expresión en un intervalo relativamente corto después de la muerte y de forma específica para cada tejido. Esta información nos ayuda a comprender mejor la variación y nos permite identificar los eventos de transcripción que se desencadenan tras la muerte en un organismo,” añade Pedro G. Ferreira, del Instituto de Patología Molecular e Inmunología de la Universidad de Porto en Portugal.

Los investigadores estudiaron el efecto de diferentes variables en un análisis biológico. Ahora, su modelo podría optimizarse para que pueda ser útil en el ámbito forense junto a un protocolo para su posible implementación en patología forense.

#Ciencia y tecnología

Científicos planean buscar ADN del monstruo del lago Ness

“Este ADN puede ser capturado, secuenciado y luego usado para identificar a esa criatura al comparar la secuencia obtenida con grandes bases de datos de secuencias genéticas conocidas de cientos de miles de organismos diferentes”, dijo el portavoz del equipo.

Por Redacción, 2018-05-24 11:19

Londres, (Reuters) – Un equipo global de científicos planea escudriñar las heladas profundidades del lago Ness el próximo mes usando ADN ambiental, en un experimento que podría determinar si el fabuloso monstruo de Escocia realmente existe o si existió.

El uso de muestras de ADN ambiental ya está bien establecido como herramienta de monitorización de vida marítima como ballenas y tiburones. Cuando una criatura se mueve en su medioambiente, deja pequeños fragmentos de ADN de piel, escamas, plumas, pelajes, heces y orina.

“Este ADN puede ser capturado, secuenciado y luego usado para identificar a esa criatura al comparar la secuencia obtenida con grandes bases de datos de secuencias genéticas conocidas de cientos de miles de organismos diferentes”, dijo el portavoz del equipo, el profesor Neil Gemmell, de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda.

El primer registro escrito sobre un monstruo se remonta al monje irlandés San Columba, que se dice que envió a una “bestia acuática” a las profundidades del río Ness en el siglo 6.

La fotografía más famosa de “Nessie”, conocida como “la fotografía del cirujano”, fue tomada en 1934 y mostraba la cabeza y un largo cuello emergiendo del agua. Sesenta años más tarde se supo que había sido un fraude en que se usó un modelo de monstruo marino adherido a un submarino de juguete.

Desde entonces se han realizado varios intentos infructuosos para rastrear al monstruo, como en 2003, cuando la BBC financió una amplia búsqueda científica que usó herramientas como el sonar y satélites para escudriñar todo el lago.

El intento más reciente fue hace dos años, cuando un dron marino de alta tecnología encontró un monstruo, pero no el que buscaba. El hallazgo resultó ser una réplica usada en la película de 1970 “The Private Life of Sherlock Holmes”, que se hundió hace casi 50 años.

El equipo de Gemmell, que está formado por científicos de Reino Unido, Dinamarca, Estados Unidos, Australia y Francia, remarca que la expedición es más que una cacería de monstruos.

“Aunque la posibilidad de ver evidencias del monstruo del lago Ness es el gancho de este proyecto, existe una cantidad extraordinaria de nuevos conocimientos que obtendremos a partir del trabajo sobre organismos que habitan en el lago Ness”, afirmó Gemmell en el sitio web de su universidad.

El científico cree que documentarán nuevas especies, particularmente bacterias, y que proveerán importantes datos sobre la magnitud de varias nuevas especies invasivas vistas recientemente en el lago, como el salmón rosa del Pacífico.

#Ciencia y tecnología

Así eran los baños en la época grecorromana

Han sido descubiertos en el interior del presunto baño vasijas de cerámica, estatuillas de terracota y utensilios de bronce, en una provincia del delta Nilo.

Por Redacción, 2018-05-23 13:05

México.-Un equipo de arqueólogos del Consejo Supremo de Antigüedades egipcio ha descubierto en la provincia de Al Garbiya, en el delta del Nilo, partes de un edificio de ladrillo que se cree que es un baño de la época grecorromana, informó hoy este organismo en un comunicado.

La construcción que ha sido desenterrada hasta el momento tiene 16 metros de largo, 3.5 metros de ancho y 1.8 metros de alto, y fue encontrada durante los trabajos de excavación en el sitio arqueológico de San al Hagar, en esa provincia ubicada al norte de El Cairo, se indica en la nota.

El director del Departamento de Antigüedades de la época antigua, Ayman Ashmawy, explicó en el comunicado que probablemente la construcción corresponde a un baño del periodo grecorromano (332 a.C.-395 d.C.) y que la misión seguirá excavando para intentar sacar más partes a la luz.

Asimismo, han sido descubiertos en el interior del presunto baño vasijas de cerámica, estatuillas de terracota y utensilios de bronce, agregó el comunicado.

descubrimiento Así eran los baños en la época grecorromana

El jefe de la misión arqueológica, Said al Asal, destacó que el descubrimiento más destacado es una moneda de oro de rey Ptolomeo III (246-222 a.C.), fabricada durante el reinado de Ptolomeo IV (222-205 a.C.) para honrar a su predecesor y progenitor.

La dominación griega de los Ptolomeos se inició en Egipto con la conquista del país por Alejandro Magno, en el año 332 antes de Cristo, y finalizó con la toma de Alejandría por los romanos, 30 años antes de Cristo, cuando gobernaba el país Cleopatra VII.

#Ciencia y tecnología

China lanza satélite espacial que investigará cara oculta de la Luna

El lanzamiento tuvo lugar a las 5:28 (hora local) de este lunes desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang y se enmarca dentro de la misión espacial Chang’e 4.

Por Redacción, 2018-05-21 13:13

México.-China ha lanzado este lunes el nuevo satélite artificial Queqiao, también denominado Puente Magpie, propulsado por el cohete Larga Marcha 4, con el objetivo de establecer una sonda en la Luna y explorar su cara oculta, informa Reuters.

El lanzamiento, que fue efectuado a las 5:28 (hora local) desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang —ubicado en el suroeste del país asiático—, se enmarca dentro de la misión Chang’e 4, detalló la Administración Espacial Nacional China. “El lanzamiento es un paso clave para que China logre su objetivo de ser el primer país en enviar una investigación para un aterrizaje ligero en la cara oculta de la Luna”, declaró Zhang Lihua, gerente del proyecto de la sonda espacial.

Según Zhang, está previsto que el rover del Queqiao, que orbitará en el punto de Lagrange L2 del sistema Tierra-Luna —convirtiéndose en el primer satélite de comunicaciones del mundo que opere desde este lugar—, aterrice a finales de año en la superficie lunar.