#Trendy

La identidad de Jack el Destripador ha sido descubierta

El diario de un mercader de algodón desvela supuestamente quién se escondía tras el asesino en serie

Por Redacción, 2017-08-10 13:23

Inglaterra.- Cinco mujeres asesinadas, un barrio de clase baja al este de Londres llamado Whitechapel y un asesino en serie sin identidad… El caso de homicidios más longevo de la historia criminal, el de Jack el Destripador, ha vuelto a dar un giro tras más de 100 años de incertidumbre.

Un grupo de investigadores británicos cree haber desvelado la verdadera identidad de Jack el Destripador gracias a un diario de la época descubierto hace 25 años. Las memorias pertenecen a un mercader de algodón de Liverpool llamado James Maybrick, que confiesa en 9.000 palabras el asesinato de cinco mujeres en Whitechapel y de una prostituta de Manchester.

El texto, que corresponde al año 1888, termina con la siguiente declaración: “Doy el nombre por el que todos me conocen, para que la historia pueda saber lo que el amor hace con un caballero. Verdaderamente, Jack el Destripador”.

Desde su publicación en 1993, los investigadores especialistas en el caso, liderados por Bruce Robinson, han estudiado el volumen a fondo al dudar de su autenticidad, hasta que ahora han encontrado pruebas convincentes que confirmarían que el texto es real.

El diario fue presentado por un vendedor de antigüedades llamados Mike Barret, el cual afirmó que obtuvo el diario a través de una amigo de la familia llamado Tony Devereux. Este último, murió poco después de habérselo entregado, sin poder confirmar la procedencia del diario, cosa que hizo dudar más a los investigadores sobre su autenticidad.

Los nuevos hallazgos

Robert Smith, el escritor que publicó las memorias sobre el caso en su momento, ha presentado nuevas evidencias sobre la verdadera procedencia del texto en el libro 25 años del diario de Jack el Destripador: los hechos verdaderos. Según Smith, fueron tres trabajadores de una empresa eléctrica llamada Portus & Rhodes Ltd, y no Tony Devereux, los que encontraron el documento mientras hacían una renovación en una enorme casa situada en el suburbio de Merseyside en Aigburth (Liverpool) en la que habría vivido MayBrick.

Los operarios fueron los que encontraron el documento y contactaron con Mike Barret, que era por entonces un personaje conocido en los bares de Liverpool.

El mismo día en que Barret recibió el diario, se puso en contacto con la agente literaria Doreen Montgomery. Tras la publicación, muchos han dudado de la autenticidad de las memorias al pensar que podría haber sido Barret el propio escritor. Esta teoría adquirió más sentido cuando el mismo Barret, en 1995, afirmó en una confesión jurídica haber escrito todo, aunque posteriormente se retractó de la confesión. Smith señaló que Barret no sería capaz de hacer una falsificación tan sofisticada en la que aportaba muchos detalles que solo podrían ser señalados por el propio asesino.

Desde que salió a la luz el texto, Smith nunca ha creído que fuera una falsificación. Siempre ha mantenido la teoría de que fue escrito entre 1888 y 1889, poco antes de que James Maybrick muriera.

La mayor evidencia es que, según las investigaciones de Smith, los tres electricistas encontraron el documento en la habitación dónde dormía el presunto asesino. «De ahí se deduce que James Maybrick es su autor. Ahora tiene que ser el sospechoso principal, pero los esclarecimientos sobre la identidad de Jack el Destripador pueden durar un siglo por lo menos», explicaba el escritor a The Telegraph.

#Ciencia y tecnología

Hielo marino ártico alcanzó en 2019 segundo nivel más bajo en 40 años

De acuerdo con los datos proporcionados por Haas y Spreen, el valor más bajo de hielo observado hasta el pasado 3 de septiembre fue de 3.82 millones de kilómetros cuadrados.

Por Redacción, 2019-09-15 15:15

México,(Notimex).– Al acercarse el final de la temporada de derretimiento, este septiembre, investigadores alemanes encontraron que sólo una extensión aproximada de 3.9 millones de kilómetros cuadrados en el océano Ártico está cubierta por hielo, lo que podría ser el segundo mínimo anual registrado.

Desde que comenzaron las mediciones satelitales en 1979, esta es la segunda vez que el mínimo anual de la cobertura de hielo ha caído por debajo de los 4 millones de kilómetros cuadrados, precisaron investigadores del Instituto Alfred Wegener y de la Universidad de Bremen.

Los datos satelitales muestran que entre marzo y abril pasados hubo “una disminución inusualmente grande en la extensión del hielo marino, de la cual el hielo del Ártico no pudo recuperarse”, explicaron el geofísico Christian Haas, jefe de Hielo Marino en el Instituto Alfred Wegener, y el doctor Gunnar Spreen, del Instituto de Física Ambiental, en Bremen.

Por esa razón se preveía que a mediados de agosto el derretimiento alcanzaría un récord notable. Sin embargo, desde la segunda mitad de ese mes la reducción estacional se desaceleró, superpuesta por las fluctuaciones a corto plazo, indicaron los investigadores en una declaración publicada por el instituto alemán.

De acuerdo con los datos proporcionados por Haas y Spreen, el valor más bajo de hielo observado hasta el pasado 3 de septiembre fue de 3.82 millones de kilómetros cuadrados, lo que sugiere que este año el promedio del mes podría ser inferior a 4 millones de kilómetros cuadrados.

Los investigadores advirtieron sin embargo que en las próximas semanas, el hielo retrocedería aún más, a pesar de que a principios de otoño las temperaturas del aire en el Ártico han caído por debajo del punto de congelación, ya que el calor almacenado en el agua podría continuar derritiendo la parte inferior del hielo.

Reconocieron sin embargo la posibilidad de que si las temperaturas descienden aún mucho más en los próximos días, la capa de hielo podría aumentar nuevamente.

Adelantaron que en octubre próximo analizarán los datos de todo septiembre para poder hacer una evaluación final del mínimo de hielo marino en este 2019, pero consideraron poco probable que se registre un nuevo récord absoluto, debajo de los 3.4 millones de kilómetros cuadrados cubiertos de hielo en 2012.

#Trendy

Roban inodoro de oro valuado en 1.2 mdd de palacio británico

El artefacto, valuado en 1 millón de libras (1.2 millones de dólares), es obra del artista italiano Maurizio Cattelan.

Por Redacción, 2019-09-15 15:08

México.-Un singular inodoro de oro puro que formaba parte de una exposición de arte fue robado este sábado del magnífico palacio inglés donde nació Winston Churchill, el primer ministro británico durante la última guerra mundial.

El artefacto, valuado en 1 millón de libras (1.2 millones de dólares), es obra del artista italiano Maurizio Cattelan. Lo habían instalado dos días antes en el Palacio de Blenheim, al oeste de Londres, después de pasar un tiempo en exhibición en el Museo Guggenheim de Nueva York.

La policía dijo que lo sustrajeron ladrones que se desplazaban en al menos dos vehículos. Debido a que estaba conectado a la fontanería del palacio, su sustracción provocó “daños considerables e inundación” en un inmueble declarado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO y lleno de valiosas obras de arte y muebles.

Un hombre de 66 años fue arrestado, pero no fue acusado formalmente ni identificado.

El inspector Richard Nicholls, de la policía del Valle del Támesis, dijo que los ladrones salieron del lugar alrededor de las 4:50 hora local sin llevarse otros objetos. La policía estudiaba los videos tomados por las cámaras de circuito cerrado.

Antes del robo, los asistentes a la exposición de Cattelan podían reservar el uso del inodoro durante tres minutos.

El artista pretendía que el inodoro de oro fuera una sátira sobre la riqueza excesiva.

Comas lo que comas, un almuerzo de 200 dólares o una salchicha de 2 dólares, apara el inodoro el resultado es el mismo”, dijo en una ocasión.

#Ciencia y tecnología

Deterioro de la capa de ozono, un problema latente, alerta UNAM

El CO2, uno de los principales causantes del cambio climático, no se ha encontrado una solución porque se siguen quemando combustibles fósiles de manera descontrolada.

Por Redacción, 2019-09-15 15:03

México.-El deterioro de la capa de ozono es aún un problema sin resolver, por lo que es necesario mantener la vigilancia y continuar con las acciones para su preservación, afirmó Michel Grutter de la Mora, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El universitario recordó que en 1985 científicos descubrieron que la capa de ozono tenía un agujero sobre la Antártida y emitieron una alerta mundial.

Dos años después se firmó el Protocolo de Montreal para reducir la producción y consumo de sustancias causantes de ese daño, como los clorofluorocarbonos (CFC), presentes en una amplia gama de aplicaciones industriales, aerosoles y frigoríficos.

La identificación científica del problema y el compromiso global para reparar el ozono estratosférico han demostrado que la sociedad puede actuar responsablemente, pero “no debemos relajarnos”, remarcó.

Tras reiterar la necesidad de mantener la vigilancia de los sistemas de medición atmosférica para conocer la concentración de CFC, Grutter de la Mora señaló que en la actualidad estos gases han disminuido de manera significativa, pero se sustituyeron por los hidroclorofluorocarbonos (HCFC), que aunque no deterioran el ozono, sí contribuyen al efecto invernadero y al cambio climático.

Hace unos años nos percatamos que los HCFC tienen un potencial de calentamiento global considerable, entonces supimos que el problema de la capa de ozono y el cambio climático están vinculados por ser de naturaleza atmosférica”, advirtió.

Reconoció que en cuanto al dióxido de carbono (CO2), uno de los principales causantes del cambio climático, no se ha encontrado una solución porque se siguen quemando combustibles fósiles de manera descontrolada.

Finalmente, el académico universitario insistió en la necesidad de “no bajar la guardia con la recuperación de la capa de ozono ni considerar que el problema está solucionado, pues han surgido otras situaciones como el cambio climático que se relacionan y que debemos vigilar”.