#Guerrero

La muerte no para y la vida sigue en el Acapulco de los gringos viejos

Por David Espino, 2016-03-08 19:19

Un hombre predica la palabra de dios a grito abierto trepado en una jardinera en medio de zócalo de Acapulco. Está acompañado de unas 20 mujeres y hombres que reparten volantes a todo el que pasa. Otro hombre cercano, con un altoparlante, grita de vez en cuando: “¡Aleluya! !Aleluya!”

—¡La solución está en Jesús! —grita con aspavientos.

—¡Aleluya! ¡Aleluya!

Son las 10:45 de la mañana del viernes 4 y corre un aire de lluvia aunque está soleado.

Metros adelante, cuatro mujeres lavan el piso de enfrente de sus negocios con agua y cloro. Es el lugar donde no hace ni una hora mataron a Lizbeth Vargas, 23 años. Lavan la sangre que escurrió desde el negocio de baratijas que atendía hasta el andador Jesús Carranza. Los policías del estado y de la Gendarmería se retiran junto con los forenses que cargan el cuerpo de Liz para hacerle la necropsia. Semejan los cargadores de la muerte de los que tanto hablaba mi abuelo en sus desvaríos de borracho.

Los de la Gendarmería estaban en la Costera, del lado opuesto de donde la asesinaron. Estaban en el Oxxo del edificio Oviedo cuando recibieron el reporte de unos disparos. Recibieron el reporte y un agente corrió a su Jeep para acercarse a un sitio al que le hubiera sido más fácil llegar a pie por el lado de Ignacio de la Llave, por el paradero sin uso del Acabús. Llegaron y Liz agonizaba de varios tiros en la espalda.

Quien la mató tuvo el tiempo necesario, justo, para llegar, meterse al comercio, sacar su arma, dispararle a quemarropa y retirarse sin más apuros. Liz, en cambio, se tomaría todo el tiempo para acicalarse en la mañana. Lucir bien con su overol de mezclilla, su blusa negra y rosa y sus guaraches con adornos dorados. Se tomaría el tiempo para abrir el negocio de accesorios de celulares y poner algunas cosas en su lugar. Se daría el tiempo porque tendría el resto del día para atender a los clientes. Tendría todo el día. Todo el tiempo.

Los policías del estado también llegaron cuando ya todo estaba consumado. Cuando al cuerpo de Liz lo rodeaba una turba de curiosos entre los que, tal vez, estaría el sicario. Llegaron con armas en alto para asegurar un sitio que necesitaba de seguridad una hora antes. Entonces, tal vez, el asesino lo hubiera dudado y regresaría más tarde, o quizá mañana. O quizá no regresaría.

—¡Me espanté! —le dice una comerciante a otra agarrándose el pecho, como si estuvieran en una charla de café.

—Pero de qué, mujer, si tú estás en lo tuyo —responde la otra.

Ambas continúan barriendo el agua con la sangre diluida de Liz hacia la alcantarilla más cercana.

La vida sigue, se mueve, en medio de este aire que aún huele a muerte. Otra mujer barre afuera de un establecimiento de prástamos y mientras barre habla con un curioso que le pregunta qué pasó.

—Mataron a una muchacha —responde.

—¡No me diga!

—Sí, pero a ver, qué le vamos a hacer, más que seguir, pues.

Los canadienses ancianos, visitantes de invierno al Acapulco tropical, cruzan el lugar sin mayor congoja. Buscan donde almorzar cuidando no mancharse los zapatos del agua que barren las mujeres; otros siguen en la sobremesa hablando en su lengua, casi a gritos. Se carcajean de algo que sólo ellos entienden.

En los puestos de periódicos varios hombres adultos miran los titulares y comentan la noticia fresca, lo que no aparecerá sino hasta mañana o dentro de unos minutos en los portales de noticias digitales y las páginas de Facebook. Comentan el asesinato de la mañana como quien comenta que se desayunó unos huevos tibios y una taza de café.

—Sí —confirma uno— fue hace ratito, se la acaban de llevar —dice en referencia a Liz, y señala el lugar donde las mujeres lavan. Lo dice sin sobresaltos ni con un tono que diga que su noticia es una noticia desafortunada en esta ciudad de infortunios.

Cerca del lugar, afuera de una tienda Oxxo, un chico con tatuajes en el brazo sentado en una jardinera se toma una Cocacola; más gente enfrente, a su lado toma café o agua o sólo está sentada. A unos pasos los boleros ofrecen lustrar los zapatos a los transeúntes que transitan apresurados rumbo a sus mandados. Los negocios semifijos de Santas Muertes y otras piezas de yeso apenas están abriendo. Algunos ni siquiera abrieron. ¿Algunos ni siquiera abrieron?

En la jardinera, el religioso sigue profesando.

—¡Jesús es la solución! —grita.

Y en el panfleto que sus seguidores reparten a los que pasan cerca, se lee: “Protegidos o desprotegidos”.

#Acapulco

«Juan Carlos Rueda era la mejor opción para contraloría»: Solorio

El síndico de Acapulco señaló que era un candidato con méritos y ajeno a los partidos políticos.

Por Redacción, 2019-06-26 16:48

Acapulco, Guerrero.- El síndico de Acapulco, Javier Solorio Almazán, consideró que la persona idónea para ocupar el cargo de la contraloría interna municipal era el contador público Juan Carlos Rueda López y no Francisco Torres Valdés.

En entrevista, Solorio Almazán aclaró que «nuestro voto fue un voto razonado y digno, fue un voto claro, nosotros tomamos recomendaciones de los contadores y colegios de contadores, tomamos que la mejor propuesta era Juan Carlos Rueda, gran parte de la fracción de Morena votamos a favor de Juan Carlos Rueda».

Expresó que «desafortunadamente no quedó y hubo otras terceras partes con otra persona, pero lo que mejor funcionaba para el Ayuntamiento y la recomendación del Colegio de Contadores del Estado era Juan Carlos Rueda, él tenía el mejor perfil ciudadano y desvinculado de partidos políticos, pero desafortunadamente no fue él».

Ante el retiro de la designación del contralor por parte de la síndica Leticia Castro, Javier Solorio lamentó que este proceso se haya personalizado.

El síndico señaló que aún no se logra disminuir, porque se ha contratado personal para limpieza de canales por las lluvias, ante lo cual se invierten 100 millones de pesos al mes para cubrir el salario de 8 mil 500 empleados.

Indicó que hay un presupuesto de 12 millones para pagarles a los 300 empleados temporales.

Anuncia campaña para prevenir el cáncer de piel

El síndico de Acapulco informó que a partir de la próxima semana arrancará la primera campaña gratuita de fotoprotección del cuidado de la piel con el apoyo del gobierno municipal y la Asociación Mexicana de Dermatología porque en los últimos años ha incrementado el cáncer en la piel.

La campaña arrancará este primero de julio en el Ayuntamiento de Acapulco y el 7 de septiembre del 2019 en el Asta Bandera, donde a la ciudadanía que esté interesada en el cuidado de la piel se le dará una plática sobre las recomendaciones de protección solar para poder evitar el cáncer de piel.

Durante esta campaña se regalaran filtros solares y se realizarán estudios en la piel para poder prevenir el cáncer.

#Guerrero

Morena pide nueva estrategia de seguridad por ola violenta en Guerrero

La fracción parlamentaria en el Congreso local fustigó las «comparaciones entusiastas» de Héctor Astudillo para decir que todo está bien en el estado.

Por Luis Jijón León, 2019-06-26 16:17

México.- La Fracción de Morena en el Congreso local pidió una nueva estrategia de seguridad en Guerrero ante la ola de violencia que deja un muerto cada seis horas. En respuesta, el PRI defendió las acciones en materia de seguridad del gobernador Héctor Astudillo Flores, aseguró que la entidad no está dentro de los estados con mayor índice delictivo.

El tema de la seguridad lo llevó a tribuna en la sesión de la Comisión Permanente de este miércoles el vicecoordinador de la bancada de Morena, Arturo Martínez Núñez, quien pidió construir alternativas conjuntas que permitan detener y disminuir radicalmente los altos índices delictivos que se viven en Guerrero.

El morenista detalló que de enero a mayo del 2019, en la entidad ha disminuido en casi un tercio la incidencia de delitos dolosos respecto al mismo período del 2018, pero no deja de ser algo sumamente preocupante.

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Guerrero ocupa el sexto lugar entre las 32 entidades del país, con 652 homicidios dolosos cometidos de enero a mayo de este año, apenas uno más que la Ciudad de México con 651 casos, y por debajo de Chihuahua, Jalisco, Baja California, Estado de México y Guanajuato que suma esta última entidad mil 181 casos, dijo el diputado.

“Sería un consuelo de tontos si atendiéramos a esgrimir comparaciones entusiastas, aduciendo que estamos mejor que Guanajuato y casi igual que la Ciudad de México; el problema es que aquellos cuentan en su población con seis y nueve millones de personas respectivamente, y nosotros solo 3.5 millones de habitantes”, comentó.

“En la Ciudad de México mueren 0.7 personas por cada 10 mil habitantes y en Guerrero el doble, 1.8 personas por cada 10 mil habitantes, más del doble que en la capital del país. O para ser más claros: cada seis horas matan de manera dolosa a una persona en Guerrero”.

Martínez Núñez sostuvo que la violencia en Guerrero se expresa como un fenómeno endémico complejo que no solo requiere de acciones inmediatas y urgentes de contención, sino la conformación de una estrategia conjunta multidimensional de mediano y largo plazo a cargo de los tres órdenes de gobierno con una estricta y participación de la ciudadanía, “la que ha estado ausente en la toma de decisiones fundamentales”.

El diputado se refirió también a las policías comunitarias en Guerrero, resultado de la ausencia de una intervención eficaz de las autoridades competentes, grupos que se enfrentan por el territorio en la que el Estado no ha dado respuesta real y suficiente.

“La situación se torna aún más preocupante cuando el territorio es disputado por la delincuencia organizada, lo que ha generado el desplazamiento forzado y masivo de comunidades enteras; expresión inequívoca de una crisis de seguridad y protección elemental de los derechos humanos”.

Precisó que la Guardia Nacional sólo actuará en el estado mediante la firma del convenio respectivo. Pidió discutir los términos que den lugar a la firma del convenio de coordinación entre la Federación el estado y los municipios.

El diputado del PRI y presidente de la Comisión de Seguridad, Heriberto Huicochea Vázquez intervino y defendió las acciones en materia de seguridad del gobierno del estado, justificó que en otros tiempos había un homicidio cada dos horas

El diputado dijo que de acuerdo con la incidencia delictiva nacional, de enero a mayo Guerrero se colocó en el lugar 21, y solo en mayo el lugar 22 en homicidios, “estamos dentro de las entidades que no ocupamos los primeros lugares de todo lo malo”, lo que quiere decir que están funcionando alguna de las políticas que se están aplicando.

“El gobierno del estado ha estado atento y que ha respondido como lo señala el presidente de la república (Andrés Manuel López Obrador) en el Plan de Desarrollo a atender el cambio de paradigma para atender la violencia y la delincuencia”, dijo el diputado.

#Acapulco

«Policías de Acapulco no me dan confianza»: comandante de la Marina

El comandante de la Octava Región Naval, Francisco Lima López, señaló que a estos agentes no se les puede liquidar por la situación financiera del Ayuntamiento.

Por Elibeth D Nicolas, 2019-06-26 15:24

Acapulco, Guerrero.- El comandante de la Octava Región Naval, Francisco Lima López, afirmó que no pueden trabajar con agentes municipales de Acapulco porque no han aprobado sus exámenes de control y confianza.

En entrevista en un hotel, Lima López señaló que los agentes que no han aprobado sus exámenes de control y confianza son 500 y el municipio no tiene la capacidad económica para liquidarlos.

«Aún hay personas que no han aprobado sus exámenes de control y confianza, en septiembre del año pasado la Marina tuvo un papel importante en poder desarticular a un grupo delincuencia que operaba al interior de la Policía Municipal», expresó.

Defendió que dentro de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) aún existen agentes buenos, tal es el caso de Gerardo Rosas Azamar, quien pertenece a la Marina y trabaja en coordinación con la Sedena, para vigilar y capacitar a los 500 policías que no cumplen con el perfil y poder reincorporarlos a las calles.

Cuestionado sobre estos policías comunitarios que existen en el estado, Lima López consideró que estas autodefensas de alguna manera coadyuvan con la seguridad de los pueblos, sin embargo, algunos están infiltrados de grupos delictivos.