#Guerrero

La Nao grupera de Evodio en un Acapulco violento

Por Jeremías Marquines, 2016-10-18 21:32

Acapulco.-La necedad del secretario de Sedesol municipal, Víctor Aguirre Alcaide, de convertir el festival La Nao en un reventón grupero para que los políticos (él incluido) pueden pueblear y tomarse fotos, puede salir políticamente muy caro al alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre.

Los acapulqueños esperan todo un año por una oferta cultural distinta que les cambie, aunque sea por un rato, el contexto violento en el que viven, pero la programación que escogieron con cálculo más político que cultural para este festival de 2016, sólo refuerza la cultura narca que jóvenes y niños padecen y replican desde hace años, al no tener de otra.

La Nao fue una iniciativa creada durante el gobierno de Félix Salgado para promocionar una visión distinta de Acapulco, más allá del concepto sol y playa, y lograr atraer turismo de calidad, turismo cultural, pues la idea que los festivales de Televisa crearon de Acapulco fue el de un lugar de imbéciles que se idiotizaban aún más con los productos ofertados como “artísticos” por esa televisora. La propuesta entonces fue acercar a los acapulqueños contenidos artísticos y culturales de calidad de los países asiáticos con los que Acapulco, por medio del Galeón de Manila tuvo algo qué ver, además de congregar en este puerto lo más destacado de la producción cultural y artística contemporánea, de allí que se crearan acuerdos con el festival Internacional Cervantino para que grupos invitados por ellos a Guanajuato también pudieran estar en Acapulco, pero cuando la Nao se comenzó a denigrar en tiempos del gobierno de Manuel Añorve, ese contacto se perdió y con ello la programación de calidad.

Cuando los políticos comenzaron a ver en el festival una oportunidad política para lucimiento personal, comenzaron a meterle mano, de pronto comenzaron, sin ningún conocimiento ni buen gusto de nada, a sugerir grupos, espectáculos, compañías productoras y cualquier cosa que se les ocurriera para meterlos a la programación. El colmo llegó, cuando no sólo no se contentaron con joder la programación, sino que les saltó la ambición y pensaron que también le podían meter mano al dinero del festival como en la actualidad ocurre.

Ahora, la Fiesta grupera llamada la Nao 2016, tiene como estelar a la Poderosa Banda San Juan, una banda de tambora sinaloense que encanta mucho a los aspirantes a narquillos; le sigue Merenglass, luego un desecho de la industria musical llamado Kalimba; luego un cantante de bares de hotel llamado Carlos Cuevas; le sigue la alicaída trompa de Elefante y para que todo cuadre bien, el Mariachi de Tecatitlán, a pedido de algún político local.

La programación de esta Nao, según el propio alcalde, mejoraría los errores que hubo en la anterior, pero lo que han presentado es galácticamente peor, sin ninguna coherencia. Desde el poster que hicieron con retazos de otros diseños, hasta la aberrante programación que incluye el especial: “Noches de la Nao” en Playa Tamarindos, para lo que contrataron una empresa que les organiza la fiesta grupera donde el alcalde pretende darse “baños de pueblo”, pues la otra programación, la cultural, es elitista, dijo. Un programa que, dicen algunos, fue aprobado por el secretario de Cultura y el de Sedesol municipal, en amasiato con los consejeros culturales que así mostraron su vasto conocimiento artístico y cultural.

logo de la nao 2016 La Nao grupera de Evodio en un Acapulco violentoCon toda razón este día, los regidores de la Comisión de Cultura del Cabildo de Acapulco rechazaron esa programación infame que, además de mediocre, profundiza y promueve la cultura del narco pues ese es el gusto musical que predomina.

Los regidores se quejaron que la programación finalmente aprobada para la Nao 2016, no fue la propuesta original que tenía una oferta cultural y artística más ordenada y de acuerdo a lo que es el espíritu del festival, lo que presentaron denigra lo que fue en sus inicios uno de los grandes festivales culturales con reconocimiento dentro y fuera del país.

Razón de más tienen los regidores de Acapulco para exigir cuentas, peso por peso, al secretario de Sedesol sobre el gasto de esta Nao, pues sólo un imbécil creería que ese mediocre programa pueda costar 9 millones de pesos, tomando en cuenta que la mayoría de los grupos participantes son talento local, y otros como la Opera de Pekín es patrocinio de la embajada China. Las anteriores naos, con verdadera programación internacional, costaron menos que eso, con excepción de las hechas durante el periodo de Manuel Añorve que fueron igual de malas que la de ahora.

Al exigir cuentas claras, los regidores de Acapulco sólo estarían tomándole la palabra al alcalde Evodio que durante la presentación del programa, alardeó de que “además se promueve el principio de la transparencia en la aplicación de los recursos”. Las siguiente semanas, cuando concluya este remedo de festival, vamos a estar muy pendientes para ver hasta qué punto es verdadero el supuesto compromiso con la rendición de cuentas de este alcalde.

evodio velazquez aguirre 3 La Nao grupera de Evodio en un Acapulco violentoEs una lástima que un gran festival que fue, como la Nao, quede convertido en una feria rural, quizá por eso no llamó la atención de la prensa nacional que ignoró por completo la presentación que hicieron de este programa en el ciudad de México. Sólo un grupo de tarados puede creer que esa programación valía la pena irla a presentar a los medios nacionales, lo único que lograron fue la burla que hicieron del alcalde los reporteros. Un alcalde al que no bajaron de ignorante y chorero.

De festival internacional, la Nao pasó en unos meses de la administración de Evodio Velázquez a feria rural, a festival grupero, aderezado con algo de folclor local, todo porque el criterio que se impuso fue el de la rusticidad política. Los políticos creen que como ellos son ignorantes, el pueblo también tiene que serlo. Para qué traerles cosas que ni entienden, dicen que dijo Víctor Aguirre, y pues sí, con esa mentalidad, cualquier iniciativa por mejorar el nivel cultural acapulqueño se va a la mierda, como la Nao 2016.

#Acapulco

Cuñada de Evodio se niega aclarar los más de 2 millones desaparecidos

Cindy Ascencio, al ser contactada a través de redes sociales, sólo dijo que ella ya no dirige Desarrolló Económico y el encargado es Luis Sánchez.

Por Redacción, 2018-07-19 17:06

México.- La directora de Desarrollo Económico de Acapulco, Candy Ascencio, informó que tiene más de seis meses fuera de su cargo cuando se le cuestionó por los más de 2 millones de pesos que desaparecieron en un proyecto que, según declaraciones de la regidora Gloria Sierra, la cuñada de Evodio Velázquez gestionó para la elaboración de dulces tradicionales.

Agregó que todo lo que tenga que ver con el tema se consultara al nuevo encargado de la dependencia municipal, Luis Sánchez.

La semana pasada la regidora del Partido Acción Nacional (PAN), Gloria María Sierra López, en su cuenta de Facebook público que requería información de quienes habían sido los beneficiados de los proyectos que otorgó el Ayuntamiento de Acapulco, a través del Ramo 33, para los cuales se destinaron 2 millones 269 mil 606 pesos para la elaboración de dulces artesanales.

Sin embargo, la regidora desconocía el destino de este recurso y nombres de los beneficiados de estos programas.

Al no poder contactar telefónicamente, por medio de redes sociales, la cuñada de Evodio le respondió a Bajo Palabra que se acudiera directamente al tercer piso del Palacio Federal para obtener mayor información sobre estos proyectos.

La funcionaria respondió que “desde hace más de seis meses yo ya no estoy como Directora de Desarrollo Económico”.

Agregó que se contactara a Luis Sánchez, el nuevo encargado, para obtener la información que se buscaba; mensaje tras el cual ya no se pudo continuar con la comunicación con Candy Ascencio.

Los 2 millones 269 mil 606 pesos fueron etiquetados para apoyar proyectos con montos de 24 a 50 mil pesos, para fomentar la fabricación de dulces artesanales.

#Guerrero

Impugnan 11 triunfos de Morena en Guerrero

Morena solo presentó dos impugnaciones, entre la que destaca el presunto rebase en el tope de gastos de campaña de Antonio Gaspar en Chilpancingo.

Por Juan Manuel Molina, 2018-07-19 15:23

Chilpancingo, Guerrero.- El representante electoral de Morena, Sergio Montes Carrillo, informó que a pesar de que el partido arrasó en la elección del pasado 1 de julio, recibió 11 impugnaciones tras la jornada electoral donde se eligió a diputados locales y alcaldes.

Dio a conocer que las impugnaciones se realizaron contra los resultados de la elección en los distritos 10 de Tecpan, 11 de Zihuatanejo y 16 de Ometepec, en las que resultaron vencedores los abanderados de Morena.

Así como en los municipios de Coahuayutla, Coyuca de Benítez, Tecoanapa e Iguala, los cuales los recuperó Morena después de haberse realizado un recuento de votos en los Consejos Distritales.

Señaló que en el distrito 16 de Ometepec, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido del Trabajo (PT) presentaron recursos de inconformidad, aun cuando este último instituto político quedó en el cuarto lugar de las preferencias electorales.

Señaló que quien impugnó la elección en ese distrito, el ciudadano Rigoberto Chacón, es un militante de Morena que se “refugió” en el PT para contender por un cargo de elección, por lo que está en análisis su expulsión del partido.

Morena solo presentó dos impugnaciones, una por el presunto rebase en el tope de gastos de campaña del candidato del PRD a la alcaldía de Chilpancingo, Antonio Gaspar Beltrán y de la abanderada del PRI en Alpoyeca, Guadalupe Maibelin Luna Ayala.

#Guerrero

Comunitarios de Petaquillas, grupo armado que tortura a viajeros

Las autoridades estatales y federales hacen caso omiso a las denuncias por violación de derechos en el retén instalado en la carretera Federal.

Por Alejandro Ortiz, 2018-07-19 14:10

Chilpancingo, Guerrero.- De manera impune, con total conocimiento de las autoridades de justicia en Guerrero, así como de corporaciones policiacas, el grupo de policías ciudadanos del poblado de Petaquillas, municipio de Chilpancingo, realiza detenciones arbitrarias y violenta los derechos de personas.

Ayer, alrededor de las 2 de la tarde se reportaron detonaciones de arma de fuego en la carretera federal México-Acapulco, a la altura del retén de comunitarios que se ubica entre la zona límite de Chilpancingo y Petaquillas, al sur de la capital de Guerrero.

Por motivos obvios, ninguna corporación policiaca se acercó al retén, en donde han disparado contra turistas, detenido a civiles e incluso a un reportero por cubrir un accidente. Sin embargo, minutos después de las detonaciones, se filtraron fotografías del grupo de civiles armados deteniendo a un hombre de quien no se supo más datos en ese momento.

A las 3:15 de la tarde, una hora después de los hechos, un reporte del Ejército Mexicano indicó que se encontraban ya en el retén comunitario y no se apreciaba movimiento por parte de los presuntos comunitarios.

Hoy por la mañana, se conoció que los civiles armados pedían la presencia de la policía estatal para entregar a un grupo de cuatro personas, quienes fueron detenidas el día de ayer en su retén por no parar la marcha del automóvil en el que viajaban.

Al menos uno de los cuatro hombres detenidos y trasladados a la comisaría de Petaquillas, presentaba huellas de golpes, pero afirmó ante los policías y sus captores que no fue agredido.

Los presuntos comunitarios informaron que las familias de los detenidos pagarían una multa para luego ser liberados y custodiados por la policía estatal, que en todo momento avaló las acciones ilegales del grupo de armados que operan en una zona no indígena de Guerrero.

Y es que, así como el grupo de comunitarios de Petaquillas, varios grupos de guardias armadas operan fuera de la Ley 701, que avala la seguridad ciudadana pero de manera exclusiva para los pueblos indígenas de la entidad.

Luego de casi 24 horas, los detenidos fueron liberados mientras las autoridades de justicia en Guerrero se limitaron a ser observadores en los actos ilegales del grupo de civiles armados.