Ciudad de México.- La crisis sanitaria por el virus SARS-CoV-2 ha golpeado también a otros ámbitos, especialmente el económico, donde la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) plantea un escenario sombrío y una severa recesión para nuestro país.

De acuerdo con el reporte de Perspectivas Económicas de la OCDE para 2020, consultado por El Universal, el Producto Interno Bruto (PIB) podría caer hasta un rango de 7.5% a 8.6%. Factores como la reducción del turismo y los precios del petróleo podrían ser determinantes.

El documento asegura que únicamente hay dos escenarios o perspectivas económicas posibles para el país. El primero es una estimación en caso de que los contagios de COVID-19 continúen cayendo hasta ser considerados “bajo control” o desaparezca en su totalidad. El comportamiento del PIB en ese caso podría caer hasta un 7.5% en 2020 y recuperarse hasta el 3.0% para 2021.

El segundo pinta un descenso de hasta el 8.6% en caso de registrar un segundo brote de la enfermedad y un aumento en las medidas de confinamiento en cualquier momento del año. Para 2021, la recuperación sería únicamente hasta el 2.0%.

Por otra parte, se especifica en los pronósticos que para los dos escenarios podría verse una caída en las exportaciones del 8% o hasta el 9.2%, pero una recuperación en 2021 del 2.3% o hasta el 4.7%.

En ambos escenarios, el nivel del PIB seguirá siendo inferior al de finales de 2019, ya que los sectores del turismo y las exportaciones tardarán en volver a los niveles anteriores a la pandemia. La población más desfavorecida y vulnerable, incluidos los trabajadores del sector informal, se verán especialmente afectados por la recesión.

Entre las opciones para revertir la situación, la OCDE menciona la necesidad de reforzar la inversión privada para lograr la recuperación de los empleos, principalmente. Para lograrlo, indicaron, es necesario “reducir la carga reguladora y la incertidumbre”.

Por otra parte, los economistas de la OCDE predijeron una tasa de desempleo en México que alcanzaría máximos históricos más altos del 6% en 2020 y luego iniciaría su recuperación, aunque con lentitud. Además, aseguraron que se espera un aumento significativo en los negocios o el empleo informales, de acuerdo con EL CEO.

Otras opciones que recomendó la OCDE fueron las reducciones temporales de las cargas tributarias de las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMES) a nivel federal. Además, aseguraron que aún hay margen para que el Banco de México siga con el recorte de su tasa de interés.

Con información de Infobae y El Financiero