México.- La Peque es una de las mujeres más peligrosas de México y del mundo, decapitaba a sus víctimas, tenía relaciones con sus cuerpos mutilados y se bañaba con su sangre.

Juana, alias "La Peque" quedó embarazada a los 15 años de edad y recurrió a la prostitución para mantener a su hijo antes de convertirse en una de las mujeres más peligrosas del narcotráfico, confesó a detalle los crímenes y las atrocidades que hacía con los cadáveres.

Paso de ser sexo servidora a prestar su servicio de halconeo y espionaje para terminar siendo sicaria, era la encargada de las decapitaciones y mutilaciones corporales, entre sus espeluznante revelaciones, Juana declaró que le gustaba tener sexo con los decapitados, usaba partes de sus cuerpos para darse placer y que además de asesinar a sus víctimas, se bañaba con su sangre y la bebía aún estando caliente. Juana posaba con su cabello rojo con una ametralladora para fotografías cuando tenía 20 años de edad.
A pesar de tener una cara inocente, La Peque en realidad es una de las mujeres más peligrosas de México y del mundo, una asesina que se le atribuyen cinco asesinatos de hombres y luego beber su sangre caliente para luego tener relaciones sexuales con sus cuerpos decapitados.
La Peque es una de las mujeres asesinas que estuvo involucrada en las brutales guerras de drogas en México, que han dejado más de 115 mil personas muertas entre los años 2008 y 2018.
Juana nació en Hidalgo, cerca de la CDMX y fue reclutada por el cártel de Los Zetas después del asesinato de su hermana mientras trabajaba como sexo servidora.
Se convirtió en una de las asesinas más temidas de la pandilla, fue arrestada en el 2016, cuando confesó sus terribles crímenes. En ese entonces tenía 28 años, dijo que desde que era niña era rebelde y luego se volvió adicta a las drogas y al alcohol. Embarazada a los 15 años de edad, recurrió a la prostitución para mantener a su hijo antes de convertirse en vigilante y luego sicaria de Los Zetas. Algo preocupante en México, ya que los cárteles cada vez están reclutando más niños de edades entre siete y nueve años de edad.