#Guerrero

“La Rana”, sicario de Atlixtac y exprofesor de educación física

Erick Uriel N hacía funciones de sicario y traficante de droga de Cocula a Balsas, y de Balsas a Iguala, para el grupo criminal de Guerreros Unidos.

Por Redacción, 2018-03-12 22:40

México.- Erick Uriel N, alias “La Rana”, vinculado con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, es originario del municipio de Atlixtac y fue profesor de educación física.

De acuerdo con El Universal, “La Rana” hacía funciones de sicario y traficante de droga de Cocula a Balsas, y de Balsas a Iguala, para el grupo criminal de Guerreros Unidos.

Junto con Jonathan N, alias “El Jona”, Agustín N, alias “El Chereje” y Patricio N, alias “El Pato”, “La Rana” es considerado como uno de los autores materiales de la desaparición de los estudiantes de la Normal Rural, Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa.

Siguen prófugos José Ángel N, alias “El Mochomo”, Miguel N, alias “El Pajarraco” y José Ulises N, por los que la PGR ofrece una recompensa de un millón 500 mil pesos a quienes aporten información que lleve a su detención.

Erick Uriel N es originario de Atlixtac, municipio de la región de La Montaña de Guerrero, colindante con Chilapa de Álvarez.

De acuerdo con el titular de la Oficina de Investigación del Caso Iguala, Alfredo Higuera Bernal, el presunto delincuente es señalado como generador de violencia en la zona del Río Balsas.

“La Rana” rinde su declaración en las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).


Fuente original: http://www.eluniversal.com.mx/nacion/seguridad/la-rana-ex-maestro-de-educacion-fisica-y-acusado-por-el-caso-ayotzinapa
#Guerrero

Jacinto, una historia entre muchas de la indigencia en Chilpancingo

Jacinto, un hombre que deambula en Chilpancingo buscando qué comer, algún techo, como tantas otras personas.

Por Juan Manuel Molina, 2018-12-09 12:43

Chilpancingo, Guerrero.- Viéndole detenidamente, bien podría pasar por un rockstar retirado que, después de una vida llena de excesos, dinero y mujeres, todo se le ha escapado de entre las manos, todo, quizá hasta su vida.

Por azares del destino terminó en una ciudad pequeña como lo es la histórica capital guerrerense, llena de carencias, en crecimiento potencial y que tiene la fama de ser una ciudad pozolera y mezcalera.

Su nombre es Jacinto. Un hombre de baja estatura, inexpresivo, con greñas grises y tiesas por la mugre que se le ha acumulado con el paso de los años.

No hace más que caminar y caminar. No le preocupa que su hijo atraviesa la tan difícil pubertad, ni mucho menos arreglar las cosas con su esposa, que se pusieron mal después de una discusión por no haber dicho sí a un viaje a la Basílica de Guadalupe el próximo fin de semana.

Quienes lo han observado durante el ir y venir de la agitada vida en la ciudad, no sabían su nombre hasta ahora y al mirarle pensaron que en la ciudad aumentaba la proliferación de la demencia, aunque de hecho fuera más bien la indigencia.

Dan las siete de la mañana cuando se le ve por primera vez. Adorna una escena peculiar en Chilpancingo, aunque las prisas hacen que pase desapercibido y sea un elemento más de una escenografía que nadie percibe.

Como a eso de las siete de la mañana, siempre está de pie sobre una banqueta cercana al mercado central, detrás, sobre su cabeza canosa, se ven unas letras negras que dicen ‘INSURGENTES N. 22’. Probablemente tenga unos 60 años o quizá sea más joven, o puede ser que la ropa que eligió para este día le aumente algunos años de más.

Por unos segundos, los pasajeros del transporta público, con los ojos soñolientos porque aún no entran completamente a la realidad matinal, pueden observarlo. Permanece de pie frente a una ferretería bien iluminada que se encuentra a escasos metros del edificio de Santander. Está inmóvil como si fuera una figura de cera o cómo imitando al letrero metálico que está a su derecha y que señala una parada de combis.

Lo más visible de su atuendo y que llama la atención, es una gorra que tanto puede utilizar un lunes como un sábado, y que, aunque es roja, no tiene nada que ver con el PRI.

Sus tenis Nike blancos, esperan la señal para ponerse en marcha mientras el hombre con las manos metidas en el interior de los bolsillos de la chamarra, únicamente se aferra a mantener en su memoria esa mañana fría.

Nadie conoce a Jacinto, como su perro El Negro, que durante el día desaparece en busca de alguna perra que cortejar. Mientras camina al lado de Jacinto y tras olfatear salgo, de pronto, se esfuma.

El trabajo del día es recolectar sobras de basura. Ambos buscan en los contenedores, en bolsas abandonadas en la vía pública, o botes de bebidas que las personas dejan sobre el techado de los teléfonos públicos.

Por uno minutos, El Negro se gana el odio de su dueño, cuando este se adelanta y le gana los restos de un tamal herido, el cual, devora prácticamente sin masticar.

Minutos después, otro perro se suma a aquellos dos, y es recibido por Jacinto con caricias y palmadas. Es de color blanco mugriento.

El día para los tres termina en una de los jardineras de la central de autobuses. Simulando el Yin y Yang, los dos perros se echan sobre la tierra, mientras que su dueño sólo se sienta como si estuviera esperando a un familiar proveniente de Acapulco.

Primero se pasa las manos sobre la cabeza para peinarse, después se frota las manos como si se hubiera aplicado gel antibacterial.

Llegó a este lugar sin nada y se irá sin nada, sin un techo dónde dormir, sin comida caliente y sin un abrigo para el frío de diciembre.

Tiene la mirada perdida como su vida y la cara maltratada por no encontrarla.

Jacinto es un nombre inventado, nadie sabe quién es él.

#Guerrero

Fiscal frívolo de Guerrero hace apuestas por partido Pumas-América

Jorge Zuriel y un diputado de Morena, muestran así su preocupación por la criminalidad que acosa al estado.

Por Alejandro Ortiz, 2018-12-09 10:48

Chilpancingo, Guerrero.- La situación de violencia que prevalece en Guerrero, y especialmente en el municipio de Acapulco, no ha sido tomada con la seriedad debida por actores de los poderes en Guerrero que el día de ayer lanzaron una apuesta por un partido de fútbol que se disputará este domingo.

Se tratan de el fiscal general, Jorge Zuriel de los Santos Barrila y el diputado local por Acapulco, Marco Antonio Cabada, quienes a través de Facebook lanzaron una puesta por el partido América vs Pumas.

Y es que la iniciativa de ambos resalta por la forma en que han hecho a un lado temas de vital importancia como son la seguridad y justicia para zonas como Acapulco, que continúa siendo el municipio más peligroso de Guerrero y uno de los más violentos del país.

En la apuesta, acordaron que el simpatizante del equipo perdedor entregaría una silla de ruedas, sin especificar quién sería el beneficiado.

“Voy Pumas para el partido de el domingo y Jorge Zuriel de los Santos Barrila al América, compartimos la pasión del fútbol y también la de ayudar y servir, quien pierda donará una silla de ruedas”, escribió el diputado del distrito 06.

Una silla de ruedas vale entre mil 500 y cuatro mil pesos, en el caso de las más completas, y será el único pago que realizan para “ayudar” por motivo de su apuesta.

#Guerrero

Adela aumenta la deuda de Acapulco; pedirá prestado 180 mdp

Regidores reclaman falta de transparencia y rendición de cuentas. No informa el resultado de la entrega recepción, señalan.

Por Elibeth D Nicolas, 2018-12-08 20:37

El ayuntamiento de Acapulco pedirá un préstamo de 180 millones de pesos para pagar las dos quincenas correspondientes al mes de diciembre, aguinaldos, prima vacacional y bonos de productividad de los trabajadores.

En sesión de Cabildo de este día, por mayoría de votos, pues ocho regidores votaron en contra, fue aprobado el acuerdo económico presentado por la alcaldesa, Adela Román Ocampo, para solicitar endeudar aún más al ayuntamiento.

También, durante esta sesión, se aprobaron los nombramientos de Javier Alfonso Ibarra Angulo como nuevo secretario de Planeación y Desarrollo Económico, y Soraya Benítez Radilla como secretaria de Administración y Finanzas.

El gobierno de Adela Román Ocampo optó por sumar más deuda al gobierno municipal que presentar las denuncias por el desfalco financiero que dejó el exalcalde perredista Evodio Velázquez Aguirre. El nuevo préstamo se suma al déficit dejado por los anteriores alcaldes cuya corrupción ha impedido sanear las finanzas de Acapulco.

En la cuarta sesión extraordinaria de cabildo correspondiente al mes de diciembre, la alcaldesa dijo que Acapulco requiere de 420 a 450 millones de pesos para poder sanear las finanzas municipales.

Sobre la solicitud de préstamo, el regidor del PRD, Víctor Aguirre Alcaide, quien fuera secretario de Desarrollo Social en el corrupto gobierno de Evodio Velázquez, reprochó a la presidenta el hecho de hacerse pasar como un gobierno de izquierda, de austeridad y rendición de cuentas, pero que hasta el momento no informa el resultado de la entrega recepción; no ha dicho cómo fueron recibidas las dependencias, indicó.

Dijo que en el 2016, la pasada administración también pidió un préstamo de 150 millones y en el 2017, otro por 95 millones. Indicó que con la nueva deuda de 180 millones de pesos se estarán pagando 10 millones de pesos de intereses. Sumado, al déficit histórico de mil millones de pesos, señaló.

Por su parte, el síndico administrativo, Javier Solorio Almazán consideró que independientemente de que se genere una deuda y se haya nombrado este día como secretaria de Administración y Finanzas a Soraya Benítez Radilla, Adela Román, como alcaldesa, debe informar cuál es la situación actual en la que se encuentra el gobierno porque hasta el momento se desconocen los resultados de la entrega recepción.

El regidor Ilich Lozano Herrera coincidió con el síndico Solorio Almazán, y pidió que en la próxima sesión de Cabildo la secretaria de Finanzas informe de manera exhaustiva todo lo relacionado con el préstamo que se solicitará.

En tanto, la regidora del PT, Guadalupe Cortez reprochó a la presidenta no haber presentado una denuncia contra el exalcalde, Evodio Velázquez Aguirre, por dejar en quiebra al ayuntamiento. Además de no haber informado el resultado de la entrega recepción.

La regidora petista votó en contra de la solicitud de préstamo, al igual que la regidora priista María de los Ángeles Elbjorn Trani, quien lamentó no tener información de las finanzas y deudas que recibió la actual administración. Expresó que le parece injusto que se endeude más a los acapulqueños.

En otro tema, el síndico Administrativo, Javier Solorio Almazán aclaró que hace una semana se informó por error que serían devueltos 70 millones de pesos de parte de la Secretaría de Administración Tributaria (SAT), por los Impuestos Sobre la Renta (ISR). Sin embargo, explicó, que por irresponsabilidad de la administración pasada, ese recurso no podrá recuperarse, así como otros 40 millones de pesos de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA), dinero que, dijo, podría haber servido para pagar nómina y aguinaldos durante este fin de año.

Sobre las designaciones de Javier Alfonso Ibarra Angulo y Soraya Benítez Radilla, los regidores reclamaron que la alcaldesa no les mandó los currículos de ambas funcionario a tiempo.

Se quejaron que apenas ayer a las 11:30 de la noche les llegaron los currículos por Wthasap. Por lo que pidieron mayor responsabilidad y respeto para los representantes de cada una de las fracciones del cabildo.

La regidora Patricia Batani Giles votó en contra de la propuesta presentada para ocupar la Secretaría de Planeación y Desarrollo Económico, así como en contra de la nominación de Soraya Benítez Radilla en Finanzas, a quien tachó de no tener la experiencia y la capacidad para estar al frente de la administración.

El regidor Víctor Aguirre lamentó que no se tenga coordinación y respeto por los ediles, además de que no les han informado el motivo por el cual fue despedido el anterior secretario de Finanzas.

Adela Román indicó que no puede responsabilizarse de las acciones u omisiones que realizan los funcionarios, pero que las personas que ha designado es porque han tenido la capacidad y los conocimientos para estar al frente de las dependencias. Afirmó que mientras se encuentre al frente de la administración realizará los cambios necesarios.

También explicó que buscará que la Secretaría de Hacienda le adelante las participaciones federales. Expresó que la línea de crédito tendrá una vigencia no mayor a 12 meses, e indicó que espera que con el adelanto de participaciones federales se puedan cubrir los pagos de diciembre y no se tenga que hacer uso de los 180 millones que se aprobaron.