Ciudad de México.- La pandemia de covid-19 transformará la forma en la que se imparte la educación en México. Sin dar a conocer aún las posibles fechas referenciales de regreso a clases presenciales que se prevé se anuncien el próximo 28 de julio, el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, planteó que el enfoque pedagógico que pervivirá hacia el futuro será un modelo híbrido, en donde esté presente tanto la educación a distancia como la educación presencial, de acuerdo a las necesidades de cada uno de los sistemas educativos estatales.

Durante la XLIX Reunión Ordinaria del Consejo Nacional de Autoridades Educativas (CONAEDU), que se llevó a cabo de manera virtual, destacó que en el nuevo modelo híbrido el magisterio nacional es insustituible.

En el encuentro virtual, el titular de Educación, quien reconoció que durante la pandemia se han tenido que remontar y superar muchos obstáculos, recordó a los secretarios estatales las nueve medidas que se aplicarán para asegurar el bienestar de la comunidad escolar en su regreso a clases presenciales, siempre y cuando el semáforo epidemiológico este en verde, y en función de la evolución de la pandemia en cada entidad federativa.

Se trata de la activación de los Comités Participativos de Salud Escolar, el acceso a agua y jabón en las escuelas; el cuidado de maestras y maestros, particularmente los que están en grupos de riesgo, el uso general y adecuado de cubrebocas, en todos los planteles; la sana distancia en las entradas y salidas a los centros escolares y a los recreos, que deben ser escalonados, y la asistencia alternada a la escuela.

Asimismo, la necesidad de maximizar el uso de los espacios abiertos; la suspensión de cualquier tipo de ceremonias que generen congregaciones en la escuela; el establecimiento de la detección temprana, donde con un solo enfermo en la escuela, ésta se cerrará por 15 días; y el apoyo socioemocional para docentes y estudiantes.

Ante los secretarios de educación de los estados, refirió que las necesidades de adaptación y cambio que demanda la situación actual dieron paso a la creación de la asignatura Vida Saludable, que se integra a los planes y programas de estudio como un eje articulador en la currícula nacional y no sólo como una asignatura adicional

El objetivo de Vida Saludable es generar un cambio en el estilo de vida de los mexicanos, así como un cambio cultural que modifique los patrones de consumo, luego de que la pandemia vino a sacar a la luz que persisten distintas enfermedades crónico degenerativas como la diabetes e hipertensión, derivadas de la mala alimentación y de la falta de actividad física.

En este contexto detalló que los tres pilares de esta estrategia son programas dirigidos a mejorar la alimentación de la niñez y juventud; inculcar hábitos de higiene y limpieza, y estimular la activación física y el deporte como parte fundamental de la vida escolar.

Además que tendrán relación con otro tipo de asignaturas y actividades como pueden ser la música, el baile, el ajedrez, entre otras.