(Infobae).– La foto de una alumna del Colegio de Bachilleres de Tamaulipas (Cobat) se volvió viral porque la gente pensó que fue difundida con la intención de burlarse de ella y se volcaron a dar muestras de apoyo y admiración por la joven.

La imagen subida en Facebook muestra a una alumna de bachillerato en Matamoros, en Tamaulipas, vendiendo moños para el cabello con los colores de la bandera de México. En su pupitre hay una hoja pegada con la leyenda:

“Vendo moños mexicanos $5”.

La fotografía fue interpretada como un intento de humillar a la joven, así que muchos no dudaron en mostrar su apoyo a la vendedora. Algunos usuarios comentaron lo nocivo del bullying.

Otros felicitaron a la adolescente por atreverse a vender aún cuando se exponía a las burlas. “El dinero está en las ventas (de todo tipo). Se está preparando para una vida llena de éxito”, comentó un usuario.

La imagen llamó la atención de los emprendedores. La página en Facebook La Tiendita de Minky compartió la publicación con un largo mensaje donde pedía a las personas que le pasaran los datos de la joven si alguien la conocía porque le darían cursos gratis y le harían llegar las herramientas necesarias para seguir haciendo moños.

Algunos más contaron experiencias propias de cuando iban a la escuela y lo que vendían para pagar sus estudios. Más de una persona se dio a la tarea de buscar a la protagonista de la fotografía y al encontrarla también dieron con la verdad detrás de la imagen.

Su nombre es Susan Caballero Orduña, estudiante del Cobat 02, en la ciudad fronteriza. La adolescente aclaró que en realidad se trataba de una broma. “Estaba ayudando con arreglos para el salón e hice moños para decorar y me puse uno en la cabeza”, fue entonces cuando sus compañeros le preguntaron que en cuánto vendía el decorativo y ella respondió 5 pesos por decir cualquier cosa, pero todo era tono de broma.

Luego se les ocurrió hacer un cartel. Eso fue todo. La joven dejó en claro que su compañero no quiso burlarse, pero admitió que debió avisarle de la fotografía. Las manualidades son para ella una actividad para evitar el estrés.

El joven que subió la fotografía también dio su versión de lo ocurrido. No hizo la publicación con la intensión de molestarla o exhibirla. Susan no estaba molesta ni se sentía mal, pero a pesar de todo le ofreció una disculpa si acaso la había ofendido.

“No entiendo de dónde sacaron que yo me burlo de ella”, escribió.

La mamá de Susan agradeció los comentarios hacia su hija. Cuando vio la imagen donde aparentemente vendía moños no se sorprendió, porque sabe que “es una niña muy creativa”. También expresó su gratitud con todas las personas que intentaron ayudarla.

Transmitió el deseo de la joven de rechazar la ayuda porque “ella realmente no se dedica a eso, ella solo es estudiante. Pero hay algo que me hace sentir que voy por buen camino como madre ya mi hija es honesta y no quiere sacar provecho de ustedes”, comentó.