#Suave Patria

La violencia puede inclinar las elecciones presidenciales en México

Los grupos criminales inclinan la democracia en el país para favorecer sus fines, o la debilitan como subproducto de sus objetivos criminales, refiere un análisis de InSight Crime.

Por Redacción, 2018-04-06 15:21

ANÁLISIS de: Patrick Corcoran

Una oleada de ataques contra políticos en la antesala de las elecciones presidenciales de julio en México dirige una vez más la atención hacia la influencia de las organizaciones criminales en la política nacional, con la advertencia de expertos sobre los efectos negativos que estos delitos han tenido históricamente en la participación ciudadana el día de las elecciones.

Más de una docena de figuras políticas han sido asesinadas en México desde el inicio de este año; en promedio más de uno por semana. El 27 de marzo, pistoleros abrieron fuego contra un candidato al Congreso en el estado de San Luis Potosí, y lo dejaron herido de gravedad.

Hechos como estos han conseguido que los temores de que la violencia se recrudezca aumenten entre los ciudadanos que se aprestan a elegir un nuevo presidente. Pero la evidencia indica que la inseguridad puede disuadir a potenciales votantes de presentarse a las urnas.

Según un reciente estudio de Sandra Ley, profesora del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), en Ciudad de México, los elevados niveles de violencia han aumentado los índices de abstención electoral en elecciones anteriores en México.

Analizando datos que incluyen evidencia de ataques contra políticos y representantes del gobierno, encuestas personales compiladas por Ley entre votantes e índices de participación electoral de la temporada de 2012, Ley concluyó que “la violencia criminal-electoral tiene un fuerte efecto depresor en el número de votantes”.

Según su investigación, un solo acto de violencia contra una campaña fue correlacionada por las autoridades de gobierno con una caída de uno por ciento en el número de votantes en las elecciones municipales. Para las elecciones federales, esos ataques corresponden a una caída de dos por ciento.

Aunque a primera vista esto puede no parecer mucho, con frecuencia las elecciones dependen de estrechos márgenes, y el efecto acumulativo de muchos de esos ataques en todo el país puede ser dramático.

El mismo estudio también analizó las decisiones individuales de votación. El autor halló que en las elecciones de 2012, los residentes de municipios que habían registrado ataques contra candidatos o autoridades públicas tenían 19 por ciento menos posibilidades de votar.

Ley halló que los votantes podrían responder a la violencia política quedándose en casa el día de las elecciones, porque la violencia reduce las posibilidades de que haya un candidato idóneo. Y con la influencia particular ejercida por los grupos criminales, la violencia también reduce la probabilidad de que el resultado de la campaña produzca algún cambio significativo.

Ley también figura como coautora de un segundo estudio publicado en 2017 con el profesor Francisco Cantú, de la Universidad de Houston, que muestra otro peligro que presenta el crimen organizado para los procesos electorales en México.

Los funcionarios de casilla en México —elegidos al azar por el Instituto Nacional Electoral— realizan una función esencial en la democracia del país, pero la violencia criminal reduce fuertemente la disposición de los ciudadanos a aceptar una invitación a prestar ese servicio.

Según Ley y Cantú, en ciudades sin homicidios registrados vinculados al crimen organizado, 84 por ciento de los ciudadanos dio una respuesta positiva al servicio electoral. En municipios donde la tasa de homicidios fue mayor de 100 por 100.000 habitantes, la tasa prevista de aceptación cayó a 66 por ciento.

Los autores apuntaron a la ciudad de Vallecillo, en el estado de Nuevo León, norte de México, que ha estado a ambos lados de esa línea división. En la tranquila década del 2000, el índice de respuestas positivas al servicio como funcionarios de casilla estaba en un promedio de 88 por ciento. Pero en 2011, luego de que una ola de violencia envolviera al estado, ese índice cayó casi la mitad, a 44,5 por ciento.

Análisis de InSight Crime

Como lo demuestran estos dos estudios, la capacidad de los grupos criminales de afectar los procesos electorales en México asume diversas formas.

Aunque la matanza de figuras públicas es el reflejo más espectacular de la influencia criminal en la política mexicana, el trabajo de Ley y Cantu muestra que existen otros mecanismos más insidiosos mediante los cuales los grupos criminales inclinan la democracia en el país para favorecer sus fines, o la debilitan como subproducto de sus objetivos criminales.

Aunque la influencia criminal en las elecciones de México son una preocupación en aumento dada la próxima votación presidencial, no es un fenómeno nuevo.

Uno de los casos más famosos fue el asesinato de Rodolfo Torré, el candidato a la gobernación del estado de Tamaulipas por el partido de gobierno Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien fue abatido durante la campaña de 2010. La muerte de Torré, que presuntamente cometió el cartel del Golfo, recibió atención internacional, pero las muertes de candidatos a la cámara de diputados son extremadamente comunes, y reciben mucho menos cubrimiento de los medios. Recién la semana pasada, un candidato del PRI a la alcaldía de Puebla fue asesinado por un atacante desconocido.

La lógica detrás de la violencia es obvia: los grupos criminales dependen de la protección del gobierno para garantizar su existencia, y las elecciones por su misma naturaleza amenazan con trastocar esas provechosas relaciones. Dado que muchas veces prometen un cambio en el régimen político, las elecciones tienden también a provocar desafíos de grupos rivales. Los ataques a candidatos, por lo tanto, son una manera como las pandillas criminales beneficiadas protegen las relaciones existentes, mientras sirven como vía para que rivales advenedizos den la vuelta a su estatus.

Dicha dinámica es mucho más peligrosa en México, donde las elecciones con una una contienda verdadera son una evolución relativamente reciente, y el descontento popular crece por los gobiernos que llegan al poder mediante estas campañas. Entre más civiles “se vuelven vulnerables a la voluntad de los criminales”, como lo expresan Ley y Cantú, más sentido cobra para ellos perder interés en la democracia y la sociedad civil.

Tomados en conjunto, esos estudios piden a gritos que se redoblen los esfuerzos por entender con exactitud cómo el crimen organizado puede afectar las campañas políticas, y promover acciones para salvaguardar las elecciones de México de la influencia criminal.


El texto original puede consultarse aquí: https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/como-la-violencia-puede-arrebatar-las-elecciones-presidenciales-en-mexico/
#Suave Patria

AMLO: “no sé ustedes, pero yo creo que ganamos el debate”

“No quiero ser fantoche, pretencioso, presumido, pero nos fue bien”, aseguró.

Por Redacción, 2018-04-23 18:29

México.- “No sé ustedes, pero yo creo, honestamente, que ganamos el debate, no quiero ser fantoche, pretencioso, presumido, nos fue bien”, aseguró Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia.

En un video que compartió en sus redes sociales dijo en el debate no tuvo tiempo de responder a las mentiras de Ricardo Anaya, a quien llamó “hablantín, farsante e hipócrita”.

El político tabasqueño indicó que “me hubiese gustado contestar, responder, otras mentiras, sobre todo del candidato del PAN (Ricardo Anaya), que habló que cuando fui jefe de Gobierno no hubo inversión en la Ciudad de México, que bajó la inversión, pura mentira, fue cuando más inversión hubo en la ciudad, inclusive inversión extranjera”.

¡Gracias!

Posted by Andres Manuel Lopez Obrador on Sunday, April 22, 2018

Expresó que durante su mandato también se registró el “ingreso per cápita más alto del país, los ciudadanos, los habitantes de la Ciudad de México tenían el ingreso más alto en todo el país”.

López Obrador dijo que no es pretencioso ni presumido, pero que a su consideración él fue el ganador del debate.

“No sé ustedes, pero yo creo, honestamente, que ganamos el debate, no quiero ser fantoche, pretencioso, presumido, nos fue bien”, aseguró.

AMLO aprovechó para agradecer a los ciudadanos el apoyo, pues consideró que estos son su manager y quienes le brindan consejos.

“La verdad se lo debo a ustedes, a los ciudadanos, no es lo mismo ir a un debate con poco respaldo ciudadano, con el apoyo de millones de mexicanos, eso me da mucha seguridad, mucho aplomo.

“Además tenemos nosotros la razón y la razón más temprano que tarde triunfa, muchas gracias de todo corazón a ustedes, a los ciudadanos, porque me apoyan, me dan consejos, oran por nosotros, nos tiene confianza”, afirmó.

#Suave Patria

“No es suya ni mía”, la pobre respuesta de Peña a AMLO por el avión

El usuario comentó en la imagen: “Cuidado, @EPN que el AMLO ya anda ofreciendo su nave”, pero Peña sorprendió por la simpleza de su respuesta.

Por Redacción, 2018-04-23 18:19

México.- Ante la advertencia de usuarios de que Andrés Manuel López Obrador anda ofreciendo el avión presidencial a Trump, Peña Nieto escribió: “No es suya ni mía”, respuesta con la que ganó 800 likes en Instagram.

Usuarios de Instagram advirtieron al presidente Enrique Peña Nieto que Andrés Manuel López Obrador venderá “su nave”, como lo reiteró en el debate de este domingo.

En una imagen publicada sobre su llegada a Hanover, Alemania, donde inició su gira de cinco días por tres países de Europa, Peña Nieto recibió cientos de comentarios y entre ellos destacó el de Gabriel González Pradal.

El usuario comentó en la imagen: “Cuidado, @EPN que el AMLO ya anda ofreciendo su nave”, pero el presidente sorprendió con su respuesta.

venta de avion 1054 402 No es suya ni mía, la pobre respuesta de Peña a AMLO por el avión

Peña Nieto escribió: “No es suya ni mía”, respuesta con la que ganó 800 likes.

Además, generó que otros usuarios comentaran la imagen más de 500 veces.

El candidato de la coalición Juntos Haremos Historia ha sostenido que el avión presidencial es un exceso y “una fantochería” y que de ganar las elecciones, venderá la flotilla y el avión presidencial y que viajará en vuelos comerciales.

#Suave Patria

Yarrington: le rechazan libertad bajo fianza

El exgobernador de Tamaulipas pidió que le sea asignado un abogado de oficio, pues no tiene dinero para contratar uno.

Por Redacción, 2018-04-23 18:02

México.- El exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, permanecerá detenido sin derecho a fianza mientras libra el proceso judicial en Estados Unidos por confabulación con el crimen organizado, contrabando de drogas y lavado de dinero.

Yarrington compareció este lunes ante el juez federal Ronald G. Morgan para ser instruido de cargos y de derechos, en la primera audiencia ante la justicia estadunidense tras haber sido extradito de Italia el pasado viernes.

El ex gobernador, de 61 años, quien vestía pantalón de mezclilla y camisa, no dijo mucho durante la audiencia y sólo se limitó a responder con un “sí, señor”, al cuestionamiento del juez, quien le explicó los cargos que contenía la acusación emitida en su contra por un gran jurado en mayo de 2013.

Yarrington solicitó al juez le sea asignado un abogado de oficio al argumentar que desconoce si podrá enfrentar el pago de un abogado particular para su defensa. El juez le advirtió empero, que si contrataba a su propio abogado en el futuro tendría que devolverle el dinero para pagar al abogado designado por la Corte.

Yarrington, quien fue alcalde de Matamoros de 1993 a 1995 y gobernador de Tamaulipas de 1999 a 2004, llegó en un vehículo escoltado por varias patrullas y un helicóptero que vigilaba desde el aire. El operativo se repitió a la salida del ex gobernador para trasladarlo a la prisión federal.

Yarrington está acusado de haber aceptado sobornos de los cárteles del narcotráfico desde cuando era candidato a la gubernatura de Tamaulipas en 1998 y haber mantenido su colaboración con estos grupos a lo largo de todo su mandato.

El ex gobernador de Tamaulipas también está acusado de haber trabajado desde 1998 para tres cárteles del narcotráfico, incluyendo el Cártel del Golfo, Los Zetas y el Cártel de los Beltrán Leyva, todos los cuales en distintos momentos lucharon entre sí.