#Suave Patria

La violencia puede inclinar las elecciones presidenciales en México

Los grupos criminales inclinan la democracia en el país para favorecer sus fines, o la debilitan como subproducto de sus objetivos criminales, refiere un análisis de InSight Crime.

Por Redacción, 2018-04-06 15:21

ANÁLISIS de: Patrick Corcoran

Una oleada de ataques contra políticos en la antesala de las elecciones presidenciales de julio en México dirige una vez más la atención hacia la influencia de las organizaciones criminales en la política nacional, con la advertencia de expertos sobre los efectos negativos que estos delitos han tenido históricamente en la participación ciudadana el día de las elecciones.

Más de una docena de figuras políticas han sido asesinadas en México desde el inicio de este año; en promedio más de uno por semana. El 27 de marzo, pistoleros abrieron fuego contra un candidato al Congreso en el estado de San Luis Potosí, y lo dejaron herido de gravedad.

Hechos como estos han conseguido que los temores de que la violencia se recrudezca aumenten entre los ciudadanos que se aprestan a elegir un nuevo presidente. Pero la evidencia indica que la inseguridad puede disuadir a potenciales votantes de presentarse a las urnas.

Según un reciente estudio de Sandra Ley, profesora del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), en Ciudad de México, los elevados niveles de violencia han aumentado los índices de abstención electoral en elecciones anteriores en México.

Analizando datos que incluyen evidencia de ataques contra políticos y representantes del gobierno, encuestas personales compiladas por Ley entre votantes e índices de participación electoral de la temporada de 2012, Ley concluyó que “la violencia criminal-electoral tiene un fuerte efecto depresor en el número de votantes”.

Según su investigación, un solo acto de violencia contra una campaña fue correlacionada por las autoridades de gobierno con una caída de uno por ciento en el número de votantes en las elecciones municipales. Para las elecciones federales, esos ataques corresponden a una caída de dos por ciento.

Aunque a primera vista esto puede no parecer mucho, con frecuencia las elecciones dependen de estrechos márgenes, y el efecto acumulativo de muchos de esos ataques en todo el país puede ser dramático.

El mismo estudio también analizó las decisiones individuales de votación. El autor halló que en las elecciones de 2012, los residentes de municipios que habían registrado ataques contra candidatos o autoridades públicas tenían 19 por ciento menos posibilidades de votar.

Ley halló que los votantes podrían responder a la violencia política quedándose en casa el día de las elecciones, porque la violencia reduce las posibilidades de que haya un candidato idóneo. Y con la influencia particular ejercida por los grupos criminales, la violencia también reduce la probabilidad de que el resultado de la campaña produzca algún cambio significativo.

Ley también figura como coautora de un segundo estudio publicado en 2017 con el profesor Francisco Cantú, de la Universidad de Houston, que muestra otro peligro que presenta el crimen organizado para los procesos electorales en México.

Los funcionarios de casilla en México —elegidos al azar por el Instituto Nacional Electoral— realizan una función esencial en la democracia del país, pero la violencia criminal reduce fuertemente la disposición de los ciudadanos a aceptar una invitación a prestar ese servicio.

Según Ley y Cantú, en ciudades sin homicidios registrados vinculados al crimen organizado, 84 por ciento de los ciudadanos dio una respuesta positiva al servicio electoral. En municipios donde la tasa de homicidios fue mayor de 100 por 100.000 habitantes, la tasa prevista de aceptación cayó a 66 por ciento.

Los autores apuntaron a la ciudad de Vallecillo, en el estado de Nuevo León, norte de México, que ha estado a ambos lados de esa línea división. En la tranquila década del 2000, el índice de respuestas positivas al servicio como funcionarios de casilla estaba en un promedio de 88 por ciento. Pero en 2011, luego de que una ola de violencia envolviera al estado, ese índice cayó casi la mitad, a 44,5 por ciento.

Análisis de InSight Crime

Como lo demuestran estos dos estudios, la capacidad de los grupos criminales de afectar los procesos electorales en México asume diversas formas.

Aunque la matanza de figuras públicas es el reflejo más espectacular de la influencia criminal en la política mexicana, el trabajo de Ley y Cantu muestra que existen otros mecanismos más insidiosos mediante los cuales los grupos criminales inclinan la democracia en el país para favorecer sus fines, o la debilitan como subproducto de sus objetivos criminales.

Aunque la influencia criminal en las elecciones de México son una preocupación en aumento dada la próxima votación presidencial, no es un fenómeno nuevo.

Uno de los casos más famosos fue el asesinato de Rodolfo Torré, el candidato a la gobernación del estado de Tamaulipas por el partido de gobierno Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien fue abatido durante la campaña de 2010. La muerte de Torré, que presuntamente cometió el cartel del Golfo, recibió atención internacional, pero las muertes de candidatos a la cámara de diputados son extremadamente comunes, y reciben mucho menos cubrimiento de los medios. Recién la semana pasada, un candidato del PRI a la alcaldía de Puebla fue asesinado por un atacante desconocido.

La lógica detrás de la violencia es obvia: los grupos criminales dependen de la protección del gobierno para garantizar su existencia, y las elecciones por su misma naturaleza amenazan con trastocar esas provechosas relaciones. Dado que muchas veces prometen un cambio en el régimen político, las elecciones tienden también a provocar desafíos de grupos rivales. Los ataques a candidatos, por lo tanto, son una manera como las pandillas criminales beneficiadas protegen las relaciones existentes, mientras sirven como vía para que rivales advenedizos den la vuelta a su estatus.

Dicha dinámica es mucho más peligrosa en México, donde las elecciones con una una contienda verdadera son una evolución relativamente reciente, y el descontento popular crece por los gobiernos que llegan al poder mediante estas campañas. Entre más civiles “se vuelven vulnerables a la voluntad de los criminales”, como lo expresan Ley y Cantú, más sentido cobra para ellos perder interés en la democracia y la sociedad civil.

Tomados en conjunto, esos estudios piden a gritos que se redoblen los esfuerzos por entender con exactitud cómo el crimen organizado puede afectar las campañas políticas, y promover acciones para salvaguardar las elecciones de México de la influencia criminal.


El texto original puede consultarse aquí: https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/como-la-violencia-puede-arrebatar-las-elecciones-presidenciales-en-mexico/
#Suave Patria

Evangélicos se alían con AMLO para promover valores de la 4T

El pastor Arturo Farela, dirigente de Confraternice, indicó que las Iglesias evangélicas comparten el proyecto de López Obrador.

Por Redacción, 2019-02-22 21:31

México.- Los principales líderes de la comunidad evangélica del país se comprometieron a difundir en alrededor de 10 mil iglesias la “Cartilla Moral”, la cual contiene los preceptos básicos con que se elaborará la Constitución Moral, que está impulsando el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Durante una reunión de dos horas sostenida ayer en Palacio Nacional, 20 pastores de Iglesias cristianas evangélicas le prometieron a López Obrador difundir la “Cartilla Moral”, escrita en 1944 por Alfonso Reyes y de la cual el gobierno federal ya imprimió 8 millones y medio de ejemplares que está repartiendo entre la población.

En entrevista para Apro, el pastor Arturo Farela, dirigente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas-Evangélicas (Confraternice), señaló:

“En nuestra reunión en Palacio Nacional, nos comprometimos con el presidente López Obrador a difundir la ´Cartilla Moral´ en los cerca de 10 mil templos que tenemos en el país, ya que la Cartilla enseña el amor al próximo, a la familia, a la patria y a la naturaleza, que son las mismas enseñanzas de La Biblia”.

Indicó que las Iglesias evangélicas comparten el proyecto de López Obrador, a quien califica como “un presidente cristiano bíblico que no ostenta ninguna religión en específico, sino solo su fe en un Dios vivo, que es Jesucristo”.

El político tabasqueño y Arturo Farela han llevado una relación cercana, al grado de que –dice el pastor— “tan solo en el tiempo que López Obrador lleva en la presidencia, he sostenido tres reuniones con él. La última de ellas fue hace unos días, en Cuautla, cuando él presentó el proyecto de la termoeléctrica en Morelos. Ahí, por cierto, acordamos el encuentro en Palacio Nacional”.

#Suave Patria

Cientos exigen justicia por asesinato de Samir con marcha en CDMX

Urgen a AMLO que cancele la consulta sobre la construcción de la termoeléctrica en Huexca.

Por Redacción, 2019-02-22 21:13

México.- Cientos de personas de diversas entidades se dieron cita esta tarde en la capital del país para exigir justicia por el crimen de Samir Flores, el activista y comunicador indígena asesinado el miércoles 20.

En el mismo tono urgieron al gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador la cancelación de la consulta sobre el Proyecto Integral Morelos (PIM), programada para este fin de semana.

Al grito de “¡Samir no murió, el gobierno lo mató!”, los manifestantes recorrieron Paseo de la Reforma, desde el Ángel de la Independencia hasta el Zócalo capitalino, para exigir justicia y el esclarecimiento del crimen del activista, quien se oponía a la termoeléctrica en Huexca, Morelos.

Con pancartas y carteles con el rostro de Samir, donde se leía: “La vida no se consulta”, los participantes en la marcha demandaron al presidente López Obrador suspender la consulta y, en caso de realizarse, llamaron a boicotearla porque, subrayaron, se trata de un “instrumento de imposición”.

Los integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua (FPDTA) de Morelos, Puebla y Tlaxcala expresaron que la consulta no puede ser considerada un ejercicio democrático, al considerar que quienes emitirán su voto no serán los directamente afectados por la termoeléctrica.

De igual manera, calificaron de “ridículo” preguntar a la gente de Jonacatepec, Temixco o Puebla, si Huexca debe quedarse sin agua para cederla a la industria termoeléctrica y dejar que contamine el Río Cuautla.

#Suave Patria

Empleadas domésticas no viven en el mágico mundo de Roma

En México, estas mujeres están alejadas de sus tierras natales, invisibilizadas y, a menudo, muy mal pagadas.

Por Redacción, 2019-02-22 19:58

México.- Muchas de las 2.4 millones de trabajadoras del hogar en México tienen una historia parecida a la Cleo, de la película “Roma” de Alfonso Cuarón: alejadas de sus tierras natales, invisibilizadas y, a menudo, muy mal pagadas.

Y para muestra está el caso de Adelina Santos, tiene 27 años y llegó con apenas 18 a la Ciudad de México, acompañada de una amiga de su pueblo natal, San José Ñumí, en la región mixteca del sureño estado de Oaxaca, uno de los más pobres y rezagados del país.

“Yo soy una Cleo más”, dijo en entrevista Ade, como la conocen las amigas.

Y es que su trayectoria de vida recuerda, casi 50 años después, a la de la “nana” Libo de Cuarón, en la que se inspiró el cineasta para narrar las vicisitudes de su particular Cleo, protagonizada por la también oaxaqueña, y aspirante al Óscar, Yalitza Aparicio.

El primer empleo de Ade, que tiene hermanos en Estados Unidos, fue “de planta”, viviendo en una casa y cuidando a tres niños. Ganaba 1,000 pesos semanales (unos 52 dólares) y trabajaba más de 14 horas diarias. “No tienes la libertad de ser tú misma, siempre tienes que estar con esa familia”, agrega la mujer.

Tras dejar este empleo tuvo otros. Entre estos, fue trabajadora del hogar de una persona que, para dirigirse a ella, le gritaba: “¡Hey, horrorosa!”. Ella, que habla además mixteco, se supo defender, pero escuchó relatos aún peores de compañeras: “A una la llamaban india” y le decían qué podía comer.

Empezó a cuidar a los niños de otra familia, y ahí la situación todavía fue peor para ella en el plano emocional. Inevitablemente, se encariñó con los infantes en los casi seis años que los cuidó, y ellos incluso la llamaban “segunda mamá”. Pero el contrato laboral se rompió, y con ello toda relación con la familia. “Los sigo extrañando muchísimo”, asegura la joven.

Para recordar, en la película de “Roma” Cleo se desvive por los hijos de la familia, como si fueran suyos.

Ade pasó página de este triste episodio y hoy trabaja de “entrada por salida”; es decir, ya no duerme con las familias.

Su situación ha mejorado en los últimos años, en buena parte por el Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (Sinactraho), creado en 2015, y el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar.

“Aprendí a valorarme como persona, también en el trabajo. Muchas veces, por cómo se refieren a nosotras, somos incluso más duras con nosotras mismas”, apuntó.

Por otra parte, Sofía Pablo López es secretaria de Finanzas de Sinactraho -que cuenta con unas 1,500 afiliadas- y fue, durante casi un lustro, trabajadora del hogar.

Esta joven, también de origen oaxaqueño, explicó a la agencia EFE que las mejoras de las condiciones de las trabajadoras del hogar -95% del sector son mujeres- son todavía mínimas.

“Es un trabajo feminizado porque siempre se ha dicho que el trabajo del hogar lo tiene que hacer la mujer”, denuncia.

Aunque 9 de cada 10 ya no viven con sus empleadores, solo 1 % tiene un contrato por escrito.

Además, el salario mínimo diario para una empleada del hogar no está tipificado, y más del 40% perciben un salario mínimo o menos, que este año se sitúa en 102.68 pesos (unos 5.3 dólares).

Sofía lamenta la “discriminación” que padecen las trabajadoras domésticas, especialmente en el plano normativo.

La Ley Federal del Trabajo estipula solo 9 horas de descanso nocturno y tres horas durante el día. “Nos dice que es legal que trabajemos 12 horas”, acusa. “No se reconoce nuestro trabajo. Siempre asumimos el rol de la ‘muchacha que ayuda'”, apunta la experta.

Ahora, las trabajadoras del hogar están luchando para que, por fin, México ratifique el convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que les daría más derechos.

Con el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador este convenio, y la mejora de sus derechos, podría hacerse realidad.

“Vamos a apoyar a las trabajadoras domésticas”, respondió el mandatario al ser cuestionado el 22 de enero sobre el filme, que reconoció no haberlo visto pero también aplaudió.

Para Sofía, la historia de “Roma” le supuso “un mar de sentimientos” y es muy parecida a la de su madre, también trabajadora del hogar.

Su progenitora emigró a Ciudad de México con 20 años y un hijo en brazos. Salió adelante, no sin dificultades, pues la discriminaban por hablar mixteco, la lengua que también usa Cleo para hablar con su amiga y también trabajadora del hogar, Adela.

Licenciada en Sociología, la sindicalista representa actualmente a una trabajadora del hogar más capacitada y formada. También consciente de su fortaleza como mujer y de la lucha que queda por delante.