México.-Gilberto, un vigilante de una estación de bombeo de sistemas de agua, murió tras ser baleado en calles de la alcaldía Gustavo A. Madero.

El hombre tenía 58 años y desde hace más de 20 trabajaba en la guardia de la bomba de agua, en la colonia Castillo Chico. Y como cada mañana salía a barrer la banqueta aledaña a su lugar de trabajo.

Pero ayer —minutos antes de las 7:00 de la mañana— los habitantes de la calle Parque Nacional, en la citada alcaldía, escucharon tres detonaciones. Eran las balas que mataron a Gilberto.

Tras el ataque, los vecinos intentaron ayudarlo, pero nadie pudo hacer algo al respecto. Él murió antes de que los paramédicos llegaran.

Alertados por los habitantes, al lugar arribaron familiares de la víctima, al igual que personal de la Guardia Nacional.

Ante los agentes que atendieron el caso, el hijo del fallecido dijo que hace apenas dos semanas el hombre había sido asaltado. En dicho atraco le quitaron su celular y dinero.

Debido a ello, Gilberto no cargaba nada que pudieran robarle. Tal vez, dijeron los policías, ese fue el motivo por el que lo mataron.