Acapulco, Guerrero.- La laguna de Tres Palos está a punto de convertirse en la fosa séptica más grande de todo México, pues las aguas negras de más de 30 mil viviendas de colonias y desarrollos inmobiliarios descargan en ese manto de agua, dio a conocer el síndico de morena en Acapulco, Javier Solorio Almazán.

En su tradicional conferencia de los miércoles, el también médico cirujano de profesión,  refirió que la contaminación de este manto acuífero  es consecuencia sobre todo de la enorme corrupción que ha imperado en el gobierno municipal.

Indicó que los gobiernos municipales anteriores otorgaron permisos motivados por la corrupción, en zonas donde no se debían otorgar.

La contaminación en la laguna de Tres Palos se debe al “desarrollo habitacional desordenado y el poco desarrollo industrial por las cementeras, pero sobre todo, la contaminación es consecuencia de la enorme corrupción, se construyó en zonas de alto riesgo geo-hidrológico, es una zona ecológicamente más importante de todo el estado”.

Afirmó, citando estudios de especialistas que la contaminación de los acuíferos, la contaminación del río de la Sabana y el Pagayo, ha roto el ecosistema de la laguna de Tres Palos.

 

Señaló que la afectación al sistema lagunar de Tres Palos tiene graves efectos en salud pública, pues los vertimientos de agua contaminada, genera escasez de productos pesquero, y por consiguiente pobreza para unas 30 mil familias que viven directamente de los productos que da la laguna de Tres Palos.

Javier Solorio adelantó que si se continúa con esta tendencia habrá aumento en la acidez del agua irreversible y si no se hace algo por la Laguna de Tres Palos en los próximos años se convertirá en la mayor la fosa séptica del país.

Indicó que habría que investigar qué gobiernos municipales autorizaron la corrupción de desarrollo inmobiliarios y bajo qué condiciones en la zona de afectación de la laguna, donde no hay ni drenajes.

Mencionó que los desarrollos Real del Palmar construyó 6 mil viviendas sin planta tratadora y toda el agua terminan en la laguna de Tres Palos, Marina Diamante, en las mismas condiciones. “Hay que ver quiénes fueron los alcaldes que otorgaron estas licencias de construcción, se construyeron miles de viviendas”, dijo.

El síndico aseguró que nunca se debió autorizar esa densidad de población, de construcción en las inmediaciones de la laguna de Tres Palos, porque se vierten miles de litros de aguas negras al manto lagunar  contaminando todo.

Javier Solorio mencionó que hay estudios que indican que en lugar de invertir en obras de cemento sin beneficio para la sustentabilidad, sin beneficio para el medio ambiente, se debe invertir en sanear la laguna.

Advirtió que si no se hace algo por sanear esta laguna, será una enorme fosa séptima en los próximos años.

Afirmó que “es increíble la cantidad de basura que se vierte en el río que desemboca  a la laguna de Tres Palos. Se debe evitar los tiraderos de basura a los largo del río de la Sabana, mencionó

Dijo que la corrupción de los alcaldes anteriores hizo que se crearan desarrollos habitacionales pagando sobornos.

Mencionó que la introducción de drenaje en todas esas colonias que contaminan la laguna, cuesta mucho dinero pero se tiene que ir planeando año con año. Y a su vez, la construcción de nuevas plantas tratadoras de aguas residuales, porque las 19 plantas que hay no son suficientes.

“Sería interesante investigar qué presidentes municipales permitieron este desastre habitacional, urbano que terminó en un desastre ecológico”, indicó.

Por último afirmó: “O salvamos la laguna de Tres Palos, o  vamos a un desastre ecológico irreversible que dañará a todo Acapulco.