Villahermosa, Tabasco.- “Lamentamos la decisión del gobierno del Estado de cancelar la construcción del Centro de control, comando, comunicación, cómputo y calidad, C5 ya, que la seguridad al igual que la salud son de vital importancia para el desarrollo de Tabasco”, expuso el presidente de la Coparmex, José Luis Zúñiga Lozano.

En carta pública, fechada el 30 de julio, Zúñiga Lozano destacó “que esta acción coloca en un mayor riesgo a la ciudadanía y las inversiones al no poder brindar las mejores tecnologías a favor de la seguridad y, por ende, se puede generar una vulnerabilidad a los ciudadanos”.

Explicó que al no contar con las herramientas tecnológicas necesarias para combatir a la delincuencia, las inversiones se ponen en riesgo al incrementarse los actos delictivos como son: el robo a negocios comercios, casa habitación, transeúntes, vehículo, secuestros, extorsiones, sólo por nombrar algunos.

Esto, argumentó, “aunado a las variables económicas que ha generado el Covid-19 las cuales, desafortunadamente, están impactando de manera negativamente en la productividad y competitividad de las empresas”.

“Por lo que externamos nuestra preocupación y exhortamos al gobierno del estado a que de manera conjunta iniciativa privada, ciudadanos y gobierno encontremos soluciones para salvaguardar la seguridad de los tabasqueños sin desatender al sector salud”, recalcó.

Alertó que el Estado de Tabasco no puede ser derrotado por la delincuencia “ya que somos mucho más los tabasqueños comprometidos con la paz, la legalidad el crecimiento y el desarrollo”.

“Por lo que reiteramos, en Coparmex estamos convencidos de que sólo trabajando juntos ciudadanos, empresarios y gobierno podremos combatir los obstáculos que nos impiden alcanzar plenamente el potencial del   que requerimos y tienen Tabasco”, subrayó.

Recursos de C5 al Sector Salud

El gobernador Adán López Hernández anunció el 3 de julio en gira por Tacotalpa, que, derivado de la emergencia sanitaria por el COVID-19, realizaría un ajuste del presupuesto y recortará el gasto de operación de la administración estatal, para reorientar recursos a proyectos de infraestructura del sector salud.

En entrevista, el mandatario indicó que, ante el panorama que enfrenta Tabasco por la epidemia, reforzará la política de austeridad y racionalidad; además aplazará el inicio de obras programadas para este año, como la construcción del nuevo Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano (C5), para dar prioridad a la edificación de instalaciones hospitalarias.

“Hemos decidido utilizar esos recursos para la construcción del hospital de Cárdenas y trataremos de iniciar también con el de Teapa”, añadió.

López Hernández confirmó que la entidad ha sufrido algunos recortes presupuestales, sin embargo, señaló que esta caída de las participaciones federales se equilibra un poco con el Fondo Compensatorio del Petróleo y el buen manejo que se ha tenido de los recursos.

“Desde luego que estos recortes impactan presupuestalmente, pero lo digo con orgullo, nosotros hemos imprimido otro orden a las finanzas públicas estatales”, aseguró.

El 29 de julio, el gobernador López Hernández declaró que por el recorte que hizo la federación al gobierno de Tabasco, ya no se contará con el Centro de Control, Comando, Comunicación, Cómputo y Calidad (C5), anunciado el martes 29 de enero de 2019, con recursos de la Iniciativa Mérida, por el orden de los mil millones de pesos en una primera etapa.

Lo anterior lo confirmó el propio gobernador Adán Augusto López Hernández y detalló que el presupuesto de Tabasco quedó en 49 mil millones de pesos ante los recortes federales y que originalmente se estimaba en 52 mil 964 millones 276 mil 279 pesos.