Ciudad de México.- A dos meses de que inicie el proceso de precampaña a la gubernatura de Guerrero para el 2021, esta mañana fue publicada una investigación en la que se asegura que el superdelegado del Gobierno federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, empezó a acumular propiedades en los últimos 15 años, entre ellas una finca en Acapulco, la cual no incluyó en su declaración patrimonial.

De acuerdo a la publicado por el diario Reforma, en el Registro Público de Guerrero, figura que el hermano de Irma Eréndira Sandoval, Secretaria de la Función Pública, compró el 23 de junio de 2010, en condiciones 'no aclaradas', una vivienda en la Colonia Vista al Mar, en el puerto guerrerense.

En el folio de la propiedad de 316.72 metros cuadrados no consta el nombre de ningún vendedor, sólo el del Instituto de Vivienda y Suelo Urbano (INVISUR) de Guerrero, que consigna el contrato de compraventa a favor de Sandoval, también diputado local con licencia y aspirante a la Gubernatura. Tampoco se especifica el costo del inmueble ni si fue adquirido al contado o con hipoteca.

Dio validez a la operación David Elbjorn Trani, en ese momento encargado de despacho del INVISUR, quien tenía señalamientos por vender ilícitamente residencias de lujo vía el Fideicomiso para el Desarrollo Económico y Social de Acapulco, creado para regularizar predios de familias de escasos recursos.

En sus dos declaraciones como funcionario federal en enero y mayo de 2019, Amílcar Sandoval omitió declarar esa propiedad, asegura el diario.

Ante, esto el diario Reformas asegura que confirmó el último pago de predial en esa propiedad. De la cual la dirección corresponde a una casa de tres niveles.

Lo que Amílcar Sandoval sí declaró fue la adquisición al contado de otras tres propiedades, todas a partir de 2005 y una casa que le heredó su padre, Pablo Sandoval Ramírez, con un valor de un millón 950 mil 160 pesos.

El ahora funcionario federal no ha tenido grandes cargos en la administración pública, por tanto no reporta grandes ingresos por ello.

En 2002 inició como asesor en la fracción senatorial de PRD y un año después fue director de Control y Evaluación del entonces Gobierno del DF, que encabezaba Andrés Manuel López Obrador, donde prevalecía una política de austeridad salarial.

El 9 de marzo de 2005, ya como funcionario del PRD, compró su primera propiedad: un departamento de 126 metros cuadrados en la Colonia Tlacoquemécatl, en la Alcaldía Benito Juárez, aunque después lo vendió a su hermana Irma Eréndira, titular de la Función Pública.

Ese año participó en la campaña perredista de Zeferino Torreblanca para la gubernatura de Guerrero, la cual ganó, y hasta 2008 fungió como secretario de organización nacional del PRD.En 2006 trabajó en la campaña presidencial de AMLO y, un año después, compró un departamento de 105 metros cuadrados en la Colonia Hipódromo Condesa. Según su declaración patrimonial, días después compró otro departamento, del que no especifica ubicación. Según su declaración, el costo combinando de ambas propiedades fue de 2 millones 171 mil pesos.

Con información de Reforma