Acapulco, Guerrero.- La diputada por Acapulco, Mariana García Guillén consideró que las protestas y cuestionamientos contras la alcaldesa, Adela Román Ocampo es parte del trabajo que realizan como representante popular y no constituyen una violencia política contra la presidenta.

Vía telefónica, la diputada sostuvo que el gobierno de Acapulco debe tener apertura para escuchar las manifestaciones y cuestionamiento que se hacen a la administración.

“No veo dónde estuviera la violencia política, ofensa o desacredito a la alcaldesa. Hay que ser muy respetuosos de la manifestación, pluralidad, y tener mucha apertura con la gente”, dijo.

“Cuando nos metemos a estos encargos hay que tener claridad que somos figuras públicas y que el escrutinio público está abierto a la crítica y también a la celebración de los aciertos”.

La semana pasada trabajadores de playas protestaron y bloquearon vialidades inconformes por el reordenamiento.

En respuesta, el gobierno de Acapulco convocó a evitar la violencia política y de género “que promueven supuestos grupos inconformes” con el reordenamiento de playas.

Funcionarios municipales señalaron que presuntos trabajadores de playas, liderados por personajes políticos, “incurren en actos que podrían constituirse en delitos y advirtieron se procederá en consecuencia de manera legal”.

García Guillén dijo que no es la postura que requiere a Acapulco e insistió en que debe existir apertura y respeto a los derechos de la libertad de expresión.

“Me parece que debe de hacer mucha mesura de su parte y mucha madurez para afrontar el reto, el reto cuando se asume esta encomienda la gente te puede criticar o te puede celebrar”, consideró.

Dijo que se viven momentos excepcionales y los ciudadanos no son los mismos de antes, ahora se involucran más y tienen mayor participación lo que se traduce en más exigencia a los gobiernos.

Regidor asegura que las posturas son por falta de avances de la actual administración

La falta de respaldo de ediles hacia su gobierno, durante el segundo informe de Adela Román Ocampo, "no fue un acto de violencia de género; la alcaldesa no ha entendido que las cosas están mal", respondió el regidor Victor Aguirre Alcaide.

El perredista, habló este día sobre las declaraciones de la presidenta municipal de Acapulco, quien acusó a sus compañeros ediles de "violencia de género", luego de que éstos le dieron la espalda durante su informe, por segundo año de gobierno.

"Todos se están dando cuenta de que en Acapulco las cosas no están bien (...) Solo ella se empeña en decir que las cosas están bien", indicó el regidor del PRD.

Y aclaró, que las posturas de los otros partidos políticos, incluso de morena, son por la falta de avances en el actual gobierno municipal y la falta de veracidad en el informe que leyó.

Entre los temas que más recalcó, sobre la falta de respuesta de Adela Román,  es la no destitución de todos los funcionarios de la Capama -tal y como anunció- y los altos costos para la adquisición de artículos para la atención del Covid-19.

Luis Jijón León  / Alejandro Ortiz

Te va a interesar:

Regidores de Morena abandonan a Adela Román; protestan en informe

Gobierno de Acapulco rechaza ataques mediáticos contra Adela Román Ocampo