#Guerrero

Las operadas de la política; poder y cirugía plástica

Por David Espino, 2015-05-13 19:28

Por David Espino

Más de mil mujeres en Guerrero, entre ellas muchas políticas, han pasado por el consultorio del cirujano estético Javier Solorio.

En México tienen más credibilidad las personas que se dedican a la comedia, a la farándula que un artista o un científico.

Uno

La última vez que la vi no la reconocí. Héctor Astudillo Flores, candidato del PRI-PVEM a la gubernatura de Guerrero, presentaba a su equipo de campaña y ahí estaba ella. “¿No sabía que Ericka Luhrs tuviera una hija?” Pensé, aunque tampoco tendría por qué saberlo. Pregunté a un par de colegas y me dijeron que no, que era ella: Ericka Lorena Luhrs Cortés en persona. La recordaba de hacía años, con unos kilos de más, la cara redonda con un par de arrugas coquetas, bolsas abajo de los ojos, papada. Una señora, pues. Pero ahora, la piel lozana de una jovencita, la figura esbelta, las nalgas firmes, las tetas bien puestas. ¡Qué avanzada está la ciencia! Me dije.

¿Por qué debe importar que una funcionaria, una política, se opere para mejorar su aspecto? ¿Qué de relevante tiene si se trata de una decisión personalísima? ¿Es una decisión personalísima?

Dos

En el siglo XIX Óscar Wilde escribió que Dorian Gray trasladó a su retrato el paso de los años, el peso de sus excesos y su maldad, mientras él se hacía cada vez más joven, más bello, más erótico. La belleza inacabable ha sido obsesión de la humanidad más allá de los tiempos en que los viejos alquimistas buscaban la fuente de la vida eterna. Ahora a ese fenómeno le llaman narcisismo, por aquél mancebo griego, Narciso, que por haber despreciado a una ninfa ésta lo maldijo para que se enamorara de sí mismo. Y así fue.

Gilles Lipovetsky, filósofo, sociólogo francés, hace alusión a este fenómeno en la política. Hay una “seducción a la carta”, dice en La era del vacío, editada en 2000 por Anagrama, que rige a esta sociedad de consumo que impera: “Con la profusión lujuriosa de sus productos, imágenes y servicios, con el hedonismo que induce, con su ambiente eufórico de tentación y proximidad, la sociedad de consumo explicita sin ambages la amplitud de la estrategia de la seducción”.

La seducción -dice- es hija del individualismo hedonista mucho más que del maquiavelismo político. “¿Perversión de las democracias, intoxicación, manipulación del electorado por un espectáculo de ilusiones?”. Reciclar el cuerpo, sugiere el sociólogo, “es luchar contra su obsolescencia, combatir los signos de su degradación por medio de un reciclaje permanente quirúrgico, deportivo, dietético, etcétera: la decrepitud ‘física’ se ha convertido en una infancia.

“La personalización del cuerpo reclama el imperativo de juventud, la lucha contra la adversidad temporal, el combate por una identidad que hay que conservar sin interrupción ni averías. Permanecer joven, no envejecer: el mismo imperativo de funcionalidad pura, el mismo imperativo de reciclaje, el mismo imperativo de desubstancialización acosando los estigmas del tiempo a fin de disolver las heterogeneidades de la edad”.

Tres

Con Ericka Luhrs tenemos conocidos en común, varios. Para ser precisos, según Facebook , 52 “amigos”. Hay uno que salta a la vista. El cirujano plástico Javier Solorio Almazán. Javier entiende poco de política o, dicho de otro modo, lo único de político que tiene Javier es su hermano: Ramiro. Pero Javier sí entiende a las mujeres que lo buscan, por cientos, en su consultorio del Hospital Papagayo, en Acapulco, donde platico con él.

-Muchas mujeres -dice el cirujano en su consultorio- vinculan un rostro bonito, unos senos bonitos, una forma bonita, con el éxito.

Cuando lo dijo recordé lo que había leído sobre el éxito en La era del vacío, de Lipovetsky. “El ‘éxito’ -dice Lipovetsky- sólo tiene un significado psicológico: La búsqueda de la riqueza no tiene más objeto que excitar la admiración o la envidia. En nuestros sistemas narcisistas, cada uno corteja a sus superiores para obtener un ascenso, desea más ser envidiado que respetado y nuestra sociedad, indiferente al futuro, se presenta como una jungla burocrática donde reina la manipulación y la competencia de todos contra todos”.

-¿La belleza vinculada con el éxito? -le repito al cirujano, como si no hubiera entendido bien lo que dijo.

-Muchas mujeres así lo conciben. Pero hay otra cosa: lo único que es tuyo, y no estoy filosofando, es tu cuerpo, de tu piel para adentro. Lo que está de tu piel para afuera no te pertenece: tu carro, tu celular, tu mochila, tu cámara, eso es ajeno a ti –dice, como para convencerme de la conveniencia de su labor.

Sigue: “Yo he visto, no te imaginas, transformaciones importantísimas en mujeres que después de que tuvieron tres, cuatro hijos o mujeres que no tienen nada de seno, se sienten inseguras, porque es su cuerpo. Muchas de ellas se operan y si antes ocupaban un puesto medio en una empresa, después suben a gerentes o puestos directivos importantes. Eso les da mucha seguridad en su persona para desenvolverse en un medio social”.

-¿Sin tetas no hay paraíso? -sugiero en referencia al libro del colombiano Gustavo Bolívar Moreno sobre la obsesión de los implantes que tienen muchas chicas en Colombia, y en Brasil y en Venezuela… y en México.

-Leí ese libro y la verdad es que no me gustó -dijo en el ascensor cuando ya nos despedíamos.

Encogí los hombros.

Momentos antes, cuando le hice la pregunta todavía en su consultorio, no dijo nada. Supuse que no sabía de qué le estaba hablando. Entonces le pregunté si no había visto el mismo fenómeno en la política.

-¿Cuál? -evadió, supongo que evadió.

-Ése de que ciertas políticas hayan sido secretarias o algo así y luego diputadas, o viceversa, luego de una cirugía plástica.

-¡Desde luego!

-¿No recuerda algún nombre?

-Claro que lo recuerdo pero guardo secreto profesional, respondió.

Días después le recordé que teníamos una conocida en común en Facebook: Ericka Luhrs. No dijo más.

Cuatro

cambios de rosario herreraSe puede hacer un ejercicio a partir de los retratos de Luhrs que aparecen en Google y ver su transformación gradual. O mediante videos de YouTube. En 2008, cuando era diputada local lucía regordeta. La papada y los cachetes la hacían ver como una señora dedicada a la casa y a la cría de los hijos, con excesos en su alimentación. Poco después se fue a la Secretaría de Desarrollo Social de Acapulco, con el recién alcalde Manuel Añorve Baños, donde no cambió mucho su aspecto.

Pero cuando Añorve la nombró secretaria de Turismo empezó el cambio. Se le ve rejuvenecida y esbelta, como si sus asistentes fueran aquéllos alquimistas que buscaban la piedra filosofal y la hallaron. Para su regocijo. O si al fin algún pintor había hecho de ella una pintura mágica como la de Dorian Grey. En una entrevista que le hacen con motivo de un torneo deportivo en 2012, ya no es la diputada gorda y acartonada de hacía cuatro años. Ahora es una chica guapa, de veinte y diez, jovial y de dientes perfectos.

-Y la dentadura perfecta… -le sugerí en la entrevista al cirujano Javier Solorio.

-Así es, todo va de la mano. Y yo no lo veo mal, qué bueno que sean vanidosos con su cuerpo. Es su figura. Es increíble ver a políticos que traen camionetas de un millón de pesos y sus dientes podridos o chuecos o todos gordos. Deberían de cuidar primero su cuerpo, su figura, lo que ellos son y luego todo lo demás.

El cambio de Ericka Luhrs en 2013, cuando es nombrada delegada de la Comisión para la Regularización y Tenencia de la Tierra es radical. El retrato que aparece en este Operadas, un blog acapulqueño de noticias, con un aire muy a la Britney Spears me dejo, no digo que sorprendido, porque la sorpresa mayor fue cuando Astudillo presentó su equipo y a ella como vocera. Allí, ya lo dije, lucía no como Ericka Luhrs si no como hija de Ericka Luhrs.

-¡Qué no! -me dijeron los colegas-. ¡Qué es ella!

Crucé varios whatsapp y llamadas con Ericka Lhurs. Quería entrevistarla, no para preguntarle si en efecto se había hecho cirugía plástica. No quería correr el riesgo de aquel periodista gringo que se sintió muy avezado y le preguntó a Juan Gabriel -hace ya varios años- si era homosexual.

-Ay mi’jo -respondió Juan Gabriel, más con lástima que ofendido-, lo que se ve no se juzga.

No. Lo que yo quería preguntarle a Lhurs eran cosas como: ¿qué importancia tiene la apariencia física en su carrera política? ¿Qué piensa del uso de la imagen sofisticada en las campañas electorales? ¿Qué del uso del Photoshop para perfeccionar una imagen de un candidato o candidata? Y así.

Intercambiamos varios mensajes y un par de llamadas, ya dije, pero nunca pudimos coincidir para hacerle en persona estas preguntas y me pareció una lástima.

Cinco

No sólo de Ericka Luhrs Cortés se puede hacer el ejercicio de comparar retratos del pasado no muy pasado y notar cambios muy marcados. Lo mismo puede hacerse con las perredistas María Antonieta Guzmán Visairo, Rosario Herrera Ascencio, Ana Lilia Jiménez Rumbo, y la priísta Alicia Zamora Villalba, coordinadora de campaña de Héctor Astudillo… No hay, desde luego, gracias al secreto profesional, cirujano que lo señale. Ni falta que hace. A veces los señalamientos no tienen la fuerza y la elocuencia de las imágenes.

No hay, tampoco, comparación entre Lhurs y el resto de sus colegas políticas.

Un compañero que se enteró que hacía este reportaje me pasó una imagen de María Antonieta Guzmán Vizairo que vio en Facebook. Es una imagen donde, por el texto que la acompaña, buscan denostar a la ahora ex perredista. Dice: “Primero anduvo con Zeferino (Torreblanca Galindo) que la sacó de su oficio de estilista, y la hizo regidora desplazando a perredistas, luego se fue con los chuchos que la hicieron diputada local sin merecerlo donde usó el cargo para mejorar su figura…”, y en ese tenor sigue. ¿Importa lo que tuvo que hacer María Antonieta para escalar en la política? ¿Importa que haya usado el cargo de diputada para mejorar su figura? ¿Hasta dónde importa?

Más allá del texto. La imagen que se ofrece es elocuente. Son tres fotos en secuencia ascendente o viceversa, como quiera vérsele. En la primera se ve a una María Antonieta avejentada, haciendo declaraciones airadas a la prensa -se nota por las grabadoras reporteras que asoman y por la expresión de su cara-. En la que le sigue está sonriente y más cuidada, aunque con dientes desparejos y arrugas en el contorno de sus ojos; haciendo la V de la victoria. La tercera es por completo diferente. Se ve a una Guzmán Vizairo rejuvenecida, sin los pliegues que los años marcan en el cuello, sin patas de gallo en los ojos, con los dientes blancos y alineados.

María Antonieta Guzmán VisairoEl cuerpo de Rosario Herrera, candidata a diputada local por el distrito cuatro, y de la diputada Ana Lilia Jiménez, -ambas perredistas aunque con marcada diferencia de edad; Ana Lilia ronda los treinta y más y Rosario los cincuenta y diez- tienen algo en común. El de Rosario es curvilíneo, robusto pero curvilíneo; el de Ana Lilia también, aunque con un trasero más prominente, desafiante de la gravedad. Desde que fue secretaria de la Mujer, Rosario Herrera dio muestra que le gusta lo sofisticado. En una entrevista que le hice allá por 2012, cuando investigaba un reportaje sobre femenicidios en Guerrero, me llamó la atención su afán por lucir lozana e impecable y su afición por las buenas marcas.

Sobre su pecho y sus lóbulos colgaba un conjunto Christian Dior. No le pregunté si era genuino. Y no importaba, lo que pensé fue: ¿cómo una mujer que se dice preocupada por el bienestar de sus congéneres, sobre todo de las que viven en condiciones vulnerables, puede lucir en su oficina un conjunto del diseñador francés, falso u original? ¿Hasta dónde la hace lucir fatua, banal? Después, ahora, la vi en campaña junto con la candidata a gobernadora, Beatriz Mojica Morga, y no sé por qué me pareció más joven, más esbelta.

La diputada Ana Lilia llama la atención de inmediato. Desde el área de prensa de la sala de sesiones del Congreso local se ven sus curvas. La vi de cerca el día -la víspera del 13 de septiembre de 2014- que fui a preguntarle por qué habían decidido entregarle la presea Sentimientos de la Nación al escritor José Agustín. Decir que tiene treinta y más es un juicio de valor. Por su cara sin expresiones al hablar, al reír, bien se puede decir que tiene una edad indeterminada, y seguiría siendo un prejuicio. La pregunta, desde luego era capciosa, y la respuesta fue hueca, con ese vacío de quienes hablan por hablar. Le pedí entonces si podía mencionar tres títulos del escritor laureado por el Congreso del estado y lo que dijo me provocó sentimientos encontrados.

-Me duele la barriga, de veras, no tengo cabeza para pensar en eso.

Dijo y se fue contoneando. Un vaho de perfume caro quedó a su paso.

Seis

En el recibidor del consultorio 302 del Hospital Papagayo, en Acapulco, cuatro mujeres jóvenes, senos firmes, culos firmes, curvilíneos, dos con hijos pequeños, esperan a que el cirujano Javier Solorio las reciba. El médico bajó al área de hospitalización a dar de alta a una paciente; mientras, ellas juegan con su celular, textean. Y los niños, una chica y un chico, juegan con su impaciencia.

Javier por fin aparece. Las mujeres tienen cita y en ese orden entran a consulta. Es martes, afuera el clima llega a 36 grados, adentro a unos 22, gracias al aire acondicionado. La primera es una chica que camina como robot, trae una faja desde abajo del abdomen hasta los hombros; viene acompañada de una señora, su madre, bien pudiera ser. Dilatan poco menos de una hora, cuando sale, sale sin faja y caminando normal. Esbelta y lozana. La segunda es una mujer alta, piel canela, facciones hechas con pincel. Hermosa. Veinte y menos. Lleva una niña de unos tres años de la mano, un short de mezclilla cortísimo que le hace lucir sus piernas torneadas y su culo bien formado. Entra contoneándose, las tetas se yerguen amenazantes. Retan a la gravedad.

¡Vaya trabajo!, pienso.

Las que siguen son igual. Nice, fashion y de cuerpazo.jimenes rumbo cambios

Al final me recibe, de prisa, tras unas semanas para localizarlo y dos días de espera en su consultorio, el cirujano Javier Solorio Almazán, afamado entre las mujeres políticas y no políticas.

Y lo primero que le pregunto es: ¿a cuántas mujeres de la política ha operado?

-No te puedo decir con precisión, pero sí que he operado a más de mil mujeres en Guerrero, entre ellas muchas políticas.

-¿Qué es lo que más se hacen?

-De todo: cirugía de nariz, recubrimiento facial, aumento de seno, liposucción, aumento de gluteo, cirugía de oreja. Todo lo que sea estético.

– ¿Cuánto les cobra?

– Depende. Hay cirugías de 20 mil, 30 mil pesos, hasta de más de 100 mil.

– ¿Qué piensa de los políticos que sólo quieren verse bien para vender una imagen bonita?

– Que no sólo ellos deberían de tratar de verse bien, porque verse bien te hace sentir bien.

– ¿No es frívolo?

– No, yo no lo vería así. Hay políticos gordos, chimuelos y hay políticas gorditas con su lonjita y todo. Yo creo que todos deben de tratar de verse bien, de verse presentables. Lo que es muy cierto, aunque no nos guste: como te ven te tratan.

– Eso creen los políticos ¿no?

– Acuérdate que ahora hay una carrera de imagen política. El mismo presidente (Enrique) Peña Nieto es producto de la mercadotecnia, producto de la imagen, un producto vinculado a los artistas. Obviamente la gente, y más en México, lo compran.

– ¿Por qué dice: y más en México?

– ¡Y más en México!

– ¿Somos muy frívolos?

– Por frivolidad y hasta por un grado cultural. En México tienen más credibilidad las personas que se dedican a la comedia, a la farándula que un artista o un científico.

– ¿Las caras bonitas?

– Así es. Ve las campañas políticas. En lugar de que se hagan acompañar los políticos por gente honorable, por gente que ha desarrollado proyectos económicos, por gente capaz, vienen y se acompañan por los personajes de la farándula. ¡Y hasta les pagan! Aquí en Acapulco se ha visto eso. Y eso jala más, ¿no? Ahorita eso de la belleza y del físico y de verse bien está de moda. El mundo ahora se está guiando mucho por eso, por tener una apariencia física bella que ante los ojos de los demás sea algo bonito. Siempre ha estado de moda –corrige-, pero ahora esta tendencia está extendida en todo tipo de gente, casi.

– Entre quienes pueden pagarlo, sobre todo.

– Sí, sobre todo entre ellos.

– Las políticas, supongo.

– Desde luego.

#Guerrero

Campesinos mantienen bloqueo carretero por quinto día en Tecoanapa

Los manifestantes demandan la pronta entrega de fertilizante para los campesinos.

Por Alejandro Ortiz, 2019-06-26 10:54

Guerrero.- Por quinto día consecutivo, habitantes de localidades en Tecoanapa bloquean las carreteras a la Costa Chica de Guerrero en demanda de la pronta entrega de fertilizante para los campesinos.

Hoy, alrededor de las 8 de la mañana, vecinos de los poblados de El Tecorral y zonas aledañas, bloquearon la carretera estatal a la altura de La Lagunita y exigieron la atención inmediata de autoridades federales.

Los bloqueos en ese municipio iniciaron desde el día sábado cuando campesinos del municipio retuvieron a Siervos de la Nación, por incumplir con la entrega del agroquímico para el campo.

Ante este y otras protestas que se llevan a cabo en Guerrero, el delegado del gobierno federal, Pablos Amílcar Sandoval Ballesteros ha informado que están siendo atendidos y confirmó que se agilizará -por mandato presidencial- la entrega de fertilizante.

Los bloqueos en Tecoanapa han afectado las comunicaciones a los municipios de la Costa Chica de Guerrero, ya que es uno de los principales accesos a esa región.

#Guerrero

«Fallas burocráticas retrasaron entrega de fertilizante»: Sandoval

El funcionario federal señaló que «necesitamos un proceso muy acelerado de entrega de fertilizante para no fallar en esta encomienda».

Por Alejandro Ortiz, 2019-06-26 09:29

Guerrero.- Cuestiones administrativas, tardanza en la dictaminación y otros problemas, causaron el retraso en la entrega del fertilizante en Guerrero, explicó el delegado del gobierno federal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros.

En entrevista radiofónica, Pablo Sandoval dio a conocer que diariamente se reúne con productores del campo que solicitan la entrega del agroquímico; tan solo ayer atendió a más de 7 mil campesinos.

Sin embargo, aceptó que por el retraso en la entrega, se necesita una agilización, la cual fue autorizada ayer por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

«Necesitamos un proceso muy acelerado de entrega de fertilizante para no fallar en esta encomienda de entregar este producto».

«Hemos llamado a la concordia de este programa que es muy noble para los guerrerenses, no estamos haciendo olas de estom por eso pido disculpas a los medios de comunicación por no hacer posturas de este tema», declaró Amílcar Sandoval.

El principal motivo del retraso en la entrega del fertilizante es que anteriormente cada uno de los municipios realizaba sus propias compras, calendarios de entrega y todos los procesos relacionados, y ahora el gobierno federal hizo solamente dos compras masivas.

Incluso detalló que las empresas no contaban con toda la producción requerida para Guerrero y eso generó parte del retraso.

Amílcar Sandoval afirmó que se han destrabado la mayoría de las trabas administrativas y hoy el 75% de los beneficiarios del programa de Fertilizante Gratuito únicamente tendrán que presentar su credencial de elector para acceder a los apoyos.

#Acapulco

Cabildo designa a Francisco Torres como contralor de Acapulco

Los ediles aprobaron en lo general el acta de cabildo que lo acredita como responsable de dicha dependencia municipal.

Por Redacción, 2019-06-26 08:53

Acapulco, Guerrero.- Con 16 votos, integrantes del Cabildo designaron a Francisco Torres Valdez como Contralor General de Transparencia y Modernización Administrativa del Ayuntamiento de Acapulco.

Durante la cuarta sesión extraordinaria de Cabildo encabezada por la presidenta municipal, Adela Román Ocampo,13 participantes expusieron ante el Cabildo su plan de trabajo.

Luego de que cada aspirante presentará su proyecto de trabajo, se les pidió abandonaran la sala de Cabildo Juan R. Escudero. En seguida la presidenta municipal, Adela Román, propuso ante el pleno que la designación sería por voto directo y que el ganador debería de sumar las dos terceras partes de los integrantes del Cabildo, propuesta aprobada por mayoría.

En la primera ronda de votación 3 de los 13 aspirantes, sacaron la mayor votación, Francisco Rodríguez Hernández obtuvo 6 votos, con 7 Juan Carlos Rueda López y Francisco Torres Valdez con 9, por lo que se declaró un receso de 15 minutos para posteriormente llevar a cabo la segunda ronda.

Con la asistencia de 21 ediles los regidores reanudaron la sesión para llevar a cabo la segunda ronda con los dos candidatos que tuvieron el mayor número de votos, ahí 16 regidores respaldaron a Francisco Torres Valdez y cinco a Juan Carlos Rueda López.

Al hacer uso de la palabra, la alcaldesa Román Ocampo llamó al recinto a todos los aspirantes y dijo: “quiero agradecer a nombre del Cabildo acapulqueño el que hayan confiado en este proceso para designar al titular al órgano de control, quiero reconocer en cada uno de ustedes, gente de bien, profesionistas intachables con ética que tienen el respeto de la sociedad y hoy tiene nuestro respeto, hoy que conocemos su trayectoria”.

Enseguida la presidenta Adela Román le tomó protesta a Francisco Torres Valdez como nuevo titular del órgano interno.

De la misma manera, los ediles aprobaron en lo general el acta de cabildo que lo acredita como responsable de dicha dependencia municipal.