México.-Un estudio reveló que que las personas inteligentes no socializan tanto.

Este estudio de los investigadores Satoshi Kanazawa y Norman P. Li y , publicado en el British Journal of Psychology, se centró en los efectos de la socialización, la inteligencia, las relaciones interpersonales y su relación con la felicidad.

Para realizarlo se basaron en el Principio de Savanna (Savanna principle) que les permitió aislar y distinguir las influencias sociales modernas, al comparar los comportamientos ancestrales con los actuales.

La investigación arrojó que mientras más socialice una persona con sus amigos y seres queridos, más satisfecha estarán con su vida, lo que impactará directamente en su felicidad.

Sin embargo, en las personas que son extremadamente inteligentes esta relación se invierte, pues estos individuos obtienen una baja satisfacción al socializar.

Las personas con más inteligencia y capacidad de utilizarla, son menos propensas a gastar tanto tiempo socializando porque se centran en algún objetivo a largo plazo”, señaló Carol Graham, autora de Happiness for All: Unequal Hopes and Lives in Pursuit of the American Dream.

Se cree que la relación entre inteligencia y felicidad se desarrolló para resolver los nuevos problemas evolutivos que afectaban a la supervivencia o reproducción.

No obstante, para las personas inteligentes estos problemas son vistos de forma distinta y prefieren invertir su tiempo para resolverlos y tienden a ser más rápidos que los menos inteligentes, quiénes siguen las estructuras sociales previamente establecidas.

Las personas que poseen niveles más altos de la inteligencia, tienen una mayor capacidad para resolver problemas evolutivamente novedosos, enfrentándose con menos dificultad a su comprensión”, señalaron Kanazawa y Li.