México.- Sin talento, pero con padres que fueron poderosos narcotraficantes o amigos de éstos, sus hijas emprendieron carreras en el viciado mundo de la música mexicana que terminó en escándalos al revelarse el origen de cada una, esta es la historia de Nathaly Fernandez y Melissa Plancarte, ambas mujeres de la música grupera.

Su actividad como representante de artistas gruperos de Mario Alberto Fernández Santana ‘El Gordo Fernández’ le permitió a su hija Nathaly Fernandez estar cerca de los famosos cantantes e incluso iniciar una relación con algunos de ellos.

Los romances más conocidos de la mujer fueron con Valentín Elizalde, grupero asesinado en Tamaulipas al salir de una presentación, así como con Julión Álvarez, con quien contrajo nupcias hace un par de años atrás.

El Departamento de Tesoro de los Estados Unidos boletinó a su padre por ser operador financiero del capo Raúl Flores Hernández, presunto narco que trabaja de forma independiente para los cárteles de Sinaloa y el Jalisco Nueva Generación.

Aparentemente el suegro de Álvarez fue el nexo para que él estableciera contacto con el ‘Tío’ y recibiera financiamiento de la organización criminal.

Nathaly no aparece en las personas involucradas en actividades de blanqueo y prefiere guardar distancia en las profesiones de su padre y esposo, pero su nombre aparece constantemente cuando se recuerda el terrible homicidio del ‘Gallo de Oro’, su primer esposo.

‘La Barbie grupera’

Su carrera en la música fue afectada al darse a conocer que Melissa Plancarte, ‘La Barbie grupera’, era hija de Enrique ‘Kike’ Plancarte,  fundador del cártel de ‘Los Templarios’, por lo que luego de meterse en polémicas decidió alejarse de los reflectores.

La joven quizá no tuvo mucha fama por su voz, pero en medio de la controversia se las arregló para grabar discos y presentarse en los escenarios gruperos más importantes.

Al casarse con el Pancho Uresti, exvocalista de la banda Tierra Sagrada, cambió su residencia a los Estados Unidos y decidió dedicarse en cuerpo y alma a su familia.

Aunque la ilusión por retomar su carrera la mantuvo viva, fue que este año anunció su regreso a la escena musical y desde hace unas semanas  promociona su sencillo A puros besos.

La grupera espera dejar el tema de su padre a un lado y confía en reconquistas a sus fans con su talento.

Michoacán y la Barbie

Los grupos de autodefensa de Michoacán, en su empeño por denunciar la impunidad que reina en ese estado mexicano, alertaron desde el 2014 de que Melissa y Enrique Plancarte, cantantes de música grupera, son hijos de uno de los líderes del cártel de Los Caballeros Templarios.

A través de la cuenta de la red social Twitter "Valor por Michoacán", utilizada por estos grupos para comunicarse, los jóvenes fueron señalados como hijos de Enrique "Kike" Plancarte Solís, buscado por el Ejército mexicano, a la vez que varios medios locales divulgaron hoy fotos de ambos.