Guerrero.- Los laudos labores que enfrentan los ayuntamientos en Guerrero suman más de 3 mil 500 millones de pesos “resultado de la irresponsabilidad de autoridades que no han sabido administrar”, de no cubrirse podrían sufrir embargos, advirtió el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública del Congreso local, el morenista Alfredo Sánchez Esquivel.

Entrevistado vía telefónica, el también integrante de la Comisión de Hacienda dijo que hasta el momento suman 90 solicitudes de 40 alcaldes quienes en retiradas ocasiones han solicitado al Congreso préstamos, autorización de empréstitos y adelanto de partidas presupuestales “para cubrir laudos laborales”.

Todas las solicitudes de los alcaldes, explicó, han sido rechazadas, porque es su responsabilidad como administradores; y advierto que de ser omisos y no acatar la orden de un juez de cubrir los laudos pueden embargarles.

Ayer, la alcaldesa de Tixtla, Erika Alcaraz Sosa, dio a conocer que le embargaron sus propiedades, cuentas bancarias y vehículos. Aunque hasta el momento se desconoce las causas del embargo, de manera extraoficial se conoce que es por laudos laborales.

Sánchez Esquivel dijo que algunos presidentes municipales fueron funcionarios en pasadas administraciones, se desempeñaron como síndicos y ahora son alcaldes, “y están embargando su patrimonio por no atender solicitudes por parte de jueces donde advertían que habría penalizaciones de 100 hasta 500 salarios mínimos en caso de no atender la solicitud”.

Otros enfrentan proceso porque no acataron instrucciones de jueces en administraciones pasadas y hay penalizaciones.

Ante las 90 solicitudes de alcaldes de préstamos para cubrir laudos, el diputado pidió “dejar de utilizar al Congreso como una estrategia dilatoria para no hacer frente a una responsabilidad”.

La deuda que enfrentan los ayuntamientos por laudos labores puede alcanzar más de 3 mil 500 millones de pesos, dijo.

“No es otra cosa que producto de mucha irresponsabilidad de autoridades que no han sabido administrar la hacienda pública, que no han tenido la preparación suficiente para entender que al asumirse como la figura del patrón representado al ayuntamiento no puede dirigir con los trabajadores violentado la ley”, comentó.

El diputado reconoció que el pago de laudos laborales pegará a las finanzas de los municipios y se dejarán de hacer obras “porque los que eran responsables no hicieron su chamba como debería”.

En mayo el Congreso rechazó solicitudes de préstamos de 18 ayuntamientos para pagar laudos laborales y sentencias, entre ellos el ayuntamiento de Tixtla.

Los municipios a los que les negaron el préstamo son:  Atoyac de Álvarez, Atlixtac, Ayutla de los Libres, Coahuayutla de José María Izazaga, Cochoapa el Grande, Copalillo, Copanatoyac Coyuca de Benítez, Juan R. Escudero (Tierra Colorada), Petatlán, Tecpan de Galeana, Teloloapan, Tlapa de Comonfort, Tepecoacuilco de Trujano, Xochistlahuaca, Zapotitlán Tablas y Tixtla.

A esas solicitudes se suman otros ayuntamientos.