México.-La Secretaría de Seguridad Pública de Aguascalientes frustró una extorsión telefónica. La víctima era un padre de familia, al que le pedían 100 mil pesos a cambio de no hacerle daño a su hijo de 16 años, quien supuestamente estaba secuestrado.

En coordinación con el área de inteligencia y policías municipales de Cosío, se evitó el fraude en contra del sujeto de 39 años de edad. Tras recibir la llamada telefónica de extorsión, el padre del adolescente solicitó ayuda a la policía.

Los oficiales le recomendaron no hacer ningún depósito e iniciaron un operativo de búsqueda; finalmente, en la terminal de camiones ubicada sobre avenida Progreso, ubicaron al menor, quien declaró recibir la orden de abordar un camión y salir del municipio sin decirle a nadie o de lo contrario le harían daño a su familia.

El joven ya se encuentra con sus familiares.