#Suave Patria

Legalización de marihuana, entre la ley que lo avala y el prejuicio

Se supone que ahora mismo ya es legal, pero en la práctica, acceder a un permiso de exportación de las medicinas es virtualmente imposible.

Por Redacción, 2019-04-05 16:03

México.- El tema de la legalización de la marihuana va lento… pero va. La razón es muy simple: la burocracia. Aquí te contaremos los caminos que ha transitado la legalización de la marihuana y por qué no han terminado de concretarse.

Si la Suprema Corte de la Nación ya declaró que es ilegal prohibir el uso de la marihuana, ¿por qué todavía no pasa? Todo comenzó porque un grupo de ciudadanos pidió a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) que les diera un permiso para sembrar y consumir marihuana recreativa, sin fines de lucro. La Cofepris, única institución capaz de expedir un permiso de tal naturaleza, les contestó que no. Se solicitó un amparo, y la Suprema Corte decidió que negarles el permiso equivale a violar su derecho a la libre determinación de la personalidad.

Este proceso se repitió ocho veces en febrero, más que suficiente para generar “jurisprudencia”; es decir, que de ahora en adelante todas las cortes federales tienen que fallar en el mismo sentido. Además, se abrió un periodo, que termina en septiembre, para que los legisladores puedan ajustar las leyes necesarias para garantizar el libre uso recreativo de la marihuana. Estamos todavía en ese periodo de espera. Y aunque el fallo de la corte es histórico, no contempla la “comercialización” del producto, ni su uso medicinal. Para eso, tenemos que contar otras historias.

Desde 2017, el gobierno del expresidente Peña Nieto despenalizó el uso de la marihuana con fines medicinales. Se supone que ahora mismo ya es legal, pero en la práctica, acceder a un permiso de exportación de las medicinas es virtualmente imposible.

Algunos opinan que la Cofepris simplemente no estaba preparada para afrontar ese proceso, y que el gobierno se apresuró a la despenalización para uso medicinal sin contar con el diseño institucional adecuado. En parte ha sido así, pero también ha influido que los “Lineamientos” publicados a finales de 2018, tuvieron que ser revocados por la Secretaría de Salud por un tema arancelario y porque no sólo contemplaban su uso medicinal, sino también su inclusión en bebidas y alimentos chatarra. Como sea, estamos en espera de que esos lineamientos se ajusten para que puedan operarse adecuadamente, y que la burocracia pueda resolver el asunto y las personas que necesitan esas medicinas por fin cuenten con la posibilidad real de acceder a ellas fácil y legalmente.

El año pasado, Olga Sánchez Cordero, antes de ser la titular de Gobernación y todavía como senadora, propuso una iniciativa al Congreso que contemplaba la producción y comercialización de la cannabis, junto con aspectos generales de su regulación. La propuesta de Sánchez Cordero contempla “clubs de cannabis” en los que se puede producir e intercambiar marihuana de manera libre y legal, con solo algunas restricciones respecto a las cantidades.

El líder actual de la bancada de Morena en el senado, Ricardo Monreal, dijo que la propuesta le parecer viable; sin embargo, se pronunció a favor de un ejercicio de “Parlamento abierto”. En otras palabras, se pretende generar un espacio de discusión en el que participen académicos, políticos y sociedad civil para encontrar la mejor manera de hacer de la legalización un proceso real.

En suma, no es una cuestión de si va a suceder o no, definitivamente algo va a pasar. Simplemente se requiere que la máquina burocrática camine para generar los lineamientos básicos y ver cómo discurre el tema en el Poder Legislativo. Por ahora, justamente queda en las manos del Congreso, quien tiene un plazo establecido por la Suprema Corte, del que no pueden escapar.

#Clickeando

Secuestro de los hijos del Chapo: cuando el Mencho desató la guerra

Al final fueron liberados; algunas versiones indican que El Mayo, Caro Quintero e incluso el gobierno de México, participaron en las negociaciones.

Por Redacción, 2019-09-18 20:28

México.- Hace unos años El Mencho desató una de las guerras más grandes entre los cárteles del narcotráfico, pues hombres del CJNG secuestraron a dos hijos de El Chapo; hechos que se registraron el 15 de agosto del 2016.

Todo inició cuando Los Chapitos, Jesús Alfredo Guzmán Salazar, Iván Archivaldo Guzmán, hijos de El Chapo, acompañados de un grupo de personas acudieron al restaurante La Leche, en Puerto Vallarta, Jalisco, para celebrar el cumpleaños de Iván Guzmán, cuando de la nada, un grupo armado entró al restaurante, separó a las mujeres de los hombres y se llevó a los masculinos, entre ellos los dos hijos de El Chapo.

Pese a que el restaurante de Puerto Vallarta se encontraba protegido por más de 16 escoltas de El Chapo, estos hombres no fueron suficientes, se vieron superados por número, pues al lugar acudieron cerca de 50 hombres de El Mencho, pertenecientes al CJNG.

Más tarde se difundió un video donde se observa el momento en que Los Chapitos fueron secuestrados, en la grabación se observa como uno de lo hombres de El Mencho, patea en las costillas a Iván Archivaldo, quien cae al piso, mientras que otro sujeto entra al lugar y lo señala para que se le lleven.

Cabe indicar que el restaurante donde acudieron a celebrar se encuentra en Puerto Vallarta, plaza que el Cártel de Sinaloa disputó durante mucho tiempo con los hermanos Arellano Félix, y que posteriormente quedó bajo el poder de El Mencho y el CJNG.

Además en diversas ocasiones los hijos de El Chapo habían recibido amenazas por parte del CJNG para no entrar al territorio de El Mencho, sin embargo Los Chapitos decidieron desafías las advertencias.

Fue hasta cinco días después que los hijos de El Chapo, fueron liberados, con vida; algunas versiones indican que fue El Mayo, Caro Quintero e incluso el Gobierno de México, f quienes participaron en las negociaciones para la liberación de Los Chapitos, pues autoridades buscaban evitar enfrentamientos armados donde se derramaría sangre de inocentes.

Además, al momento en que Los Chapitos fueron secuestrados, Rubén Oseguera, hijo de El Mencho, se encontraba en prisión y de igual forma fue prácticamente secuestrado por los hombres de El Chapo, pues fue confinado y puesto bajo presión hasta que se liberara a los hijos de El Chapo.

De acuerdo con El Bolg del Narco, el cartel de Sinaloa, liderado aún por El Chapo, amenazó al CJNG y a El Mencho, indicando que si Los Chapitos, no eran liberados, entonces aplicarían la ley de “ojo por ojo, diente por diente” y acabarían con el hijo de El Mencho.

#Suave Patria

Órgano interno de Morena rechaza encuesta para elegir dirigencia

No será posible «compaginar el método de encuesta con el procedimiento estatutario» del partido, manifestó la Comisión de Honestidad y Justicia.

Por Redacción, 2019-09-18 19:30

México.- La Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena descartó aplicar el método de encuesta para renovar su dirigencia, como lo sugirió el presidente de México y fundador del partido, Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con dicha Comisión, no será posible «compaginar el método de encuesta con el procedimiento estatutario» del partido.

Cabe recordar  la actual líder del partido, Yeidckol Polevnsky, había asegurado que se haría un addendum a la convocatoria: “Ya está decidido que va a ser encuesta; tenemos que ver todavía una gran cantidad de detallitos; yo preferiría que fuera una encuesta.

Ante esto, uno de los aspirantes a dirigir a Morena, Alejandro Rojas Díaz Durán, acusó que dicho método solo beneficiaría a algunos de sus rivales, en referencia a Yeidckol, por lo que exigía que se cambiara.

#Suave Patria

Conoce el mapa criminal de México: 9 cárteles controlan 80% del país

Estos cárteles actúan a través de 74 brazos armados que son los que causan el verdadero infierno en la tierra en México.

Por Redacción, 2019-09-18 19:20

México.– “El 80 por ciento de los municipios de México están gobernados por autoridades que tienen vínculos directos o indirectos con el crimen organizado en cualquiera de sus modalidades”, dijo a SinEmbargo el escritor y periodista Ricardo Ravelo Galó.

Para el especialista en crimen organizado, “esto quiere decir que [los criminales] tienen el 80 por ciento de las corporaciones policíacas estatales y municipales bajo control”, y “esa es la razón por la que no hay seguridad” en el país.

Hoy en día existen nueve grandes cárteles a nivel nacional que han ido cobrando fuerza en los últimos cinco años.

  • Cártel de Arellano Félix (o de Tijuana),
  • Cártel de Beltrán Leyva,
  • Cártel de Carrillo Fuentes (o de Juárez),
  • Cártel del Golfo,
  • Cártel de Caballeros Templarios,
  • Cártel de Sinaloa (o del Pacífico),
  • Cártel de Jalisco Nueva Generación,
  • Cártel de La Familia,
  • Cártel de Los Zetas,

Y además, cinco Los Viagras (del Noreste, del Poniente, del Sureste y Nueva Plaza)

Esta cantidad de grandes organizaciones criminales es dos veces mayor a la que la Procuraduría General de la República –hoy Fiscalía General de la República (FGR)– reconoció en 2005, cuando los principales cárteles eran los de Tijuana, Sinaloa, Juárez y Colima (que fue absorbido por el CJNG hace poco más de 10 años).

El aumento de grupos delictivos –entre los que se cuentan al menos 74 brazos armados de los principales cárteles a nivel nacional– fue un proceso natural por la adaptación del crimen organizado a las demandas de mercado, según la doctora Guadalupe Correa-Cabrera, profesora asociada de Política y Gobierno de la Universidad estadounidense George Mason.

Hoy en día “tenemos muchas células operando como células complejas adaptativas”, dijo la especialista en crimen organizado. Esto quiere decir que hubo un proceso de “fragmentación” de los grupos delictivos durante los últimos 19 años, en que las organizaciones delictivas se fueron especializando y organizando para competir por el mercado de la droga y de otras actividades criminales (armas, extorsión, prostitución, secuestro, trata, entre otros).

Entre los momentos clave para entender la evolución del crimen organizado en México están la “transición política del 2000”, la aparición de Los Zetas entre 1993 y 2003, así como el inicio de la llamada “guerra contra el narcotráfico” de 2006.

Durante esos años, ocurrió el desmantelamiento de las estructuras tradicionales de poder de la hegemonía del Partido Revolucionario Institucional (PRI), la militarización de los cárteles mexicanos y la implementación de estrategias frontales más violentas para defenderse del Estado Mexicano, coincidieron Ravelo y Correa-Cabrera.

Debido a la naturaleza del crimen organizado mexicano –que opera como un conjunto de “empresas criminales” motivadas por el dinero, más que por la “infiltración política” que tienen y que las alimenta– el Gobierno federal tendrá el reto de luchar en contra de “la criminalidad que se genera por el vacío de Estado que priva en todo el país”, con dinámicas que van mucho más allá de la Guardia Nacional, los programas sociales y el fin de la guerra contra el narcotráfico, explicaron Ravelo y Correa-Cabrera a SinEmbargo.

“Ya están militarizados, ya saben cómo extraer rentas, tienen acceso a armas de alto calibre y no les puedes decir ‘¡pórtense bien!’ porque no tenemos todavía la capacidad económica para darles trabajos” para evitar que cubran los ingresos que tienen dedicándose a lo que se dedican.

Por ello, la doctora Guadalupe Correa-Cabrera afirmó que aunque la estrategia del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es “interesante”, es insuficiente para cubrir el tamaño del problema en un contexto en que hay “muchas promesas”, pero en un país con una economía que “no está creciendo”.

Para Ravelo, las acciones del actual gobierno “permiten ver un futuro inmediato muy negativo”, ya que su estrategia plantea combatir las carencias como punto de origen de la violencia, cuando “en realidad”, la delincuencia se origina por la falta de Estado de derecho.