El presidente de la Comisión de Justicia del Congreso de Guerrero, Héctor Vicario Castrejón señaló que, de aprobarse la legalización de la amapola para usos medicinales, será difícil que se logre su erradicación al cien por ciento.

No obstante, dijo que esta medida abonaría a frenar la violencia en las zonas productoras de esta planta, como la Sierra y la Montaña del estado.

En entrevista, señaló que Estados Unidos de América podría tener interés en la legalización de la amapola “porque de esta manera mucha de la droga que va a Estados Unidos se utilizaría para fines medicinales”.

Informó que la propuesta que presentó el diputado de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía Berdeja para que la amapola sea legalizada con fines medicinales está en proceso de análisis por parte de las Comisiones de Salud y Justicia.

Estas realizarán diversos estudios para conocer las posturas jurídicas, sociológicas, psicológicas, y de salud para presentar un dictamen en el que se reflejen los alcances de la media, explicó.

“Yo he dicho que tenemos que hacer un estudio de seguridad, porque esto implica todo un esquema que va también el sociológico; hemos estado trabajando e informando al diputado promovente de los trabajos, y las circunstancias que viven miles de guerrerenses en esta región; para poderles dar seguridad necesitamos darles medias audaces que generan la seguridad en estas zonas”, comentó.

A pesar que en el pasado mes de marzo el diputado Vicario Castrejón adelantó que la Comisión de Justicia que preside se declararía incompetente para dictaminar la iniciativa propuesta por el diputado Ricardo Mejía Berdeja, argumentado que el trámite legislativo que se le dio desde la Mesa Directiva no era el adecuado, consideró que sí tienen materia de trabajo, ya que será el Pleno quien finalmente decida si el dictamen se aprueba y se envía al Congreso de la Unión para continuar con su trámite.

Reconoció que el uso de los derivados de la amapola tiene un menor porcentaje en el mercado para el uso medicinal, pero dijo que si se logra quitar una parte importante de la producción del “mercado negro” se puede disminuir el tráfico de estupefacientes, y con ello disminuir los índices de violencia, sobre todo en las zonas como la Montaña y la Sierra de la estado, que son consideradas como los principales productoras de amapola en el estado.

Al tratarse de una propuesta de reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, las Comisiones unidas de Justicia y Salud del Congreso del estado tendrán que dictaminar la iniciativa para el uso de la amapola con fines médicos; dicho dictamen tendrá que ser analizado, discutido y votado por el Pleno y, en caso de ser favorable, será enviado al Congreso de la Unión, y serán los legisladores federales quienes decidan sobre el uso medicinal de la amapola, que en Guerrero se pretende que disminuya los índices delictivos.