Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que la pandemia de coronavirus en México va lentamente a la baja y hasta ahora el país ya está saliendo delante de esta emergencia sanitaria. Mientras que el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, afirmó que van tres semanas con señales de disminución del covid-19.

"Tenemos que seguir enfrentando esta pandemia que va a la baja, muy lentamente, pero a la baja. No hemos tenido problemas mayores en cuanto a hospitalización, no ha habido saturación de hospitales, se está atendiendo diariamente esta demanda donde se requiere", dijo en La Mañanera.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, detalló que México suma tres semanas con señales de disminución de la epidemia, tomando en cuenta que el número de contagios registrados a diario van a la baja, "el porcentaje de cambio de un día para otro es menor, esto es la velocidad a la que crece la epidemia, desde luego como ha ido creciendo representa un número cada vez mayor de casos, pero el porcentaje de cambio lo que nos habla es de esa velocidad de cambio".

"Lo que vemos es que cuando inició la epidemia teníamos 26 por ciento de cambio de un día para otro en promedio y luego se fue reduciendo, en abril bajó a cerca de 12 por ciento, en mayo estuvo alrededor de 10 u 8 por ciento, en junio alrededor de 6 a 7 por ciento, en julio de 5 a 6 por ciento y en este momento a casi terminar julio a 1.2 por ciento. Llegará el momento en que tengamos cero por ciento", detalló.

Sin embargo, aclaró que esto no significa que se acabó la epidemia, sino que el número de casos registrados será menor hoy al de ayer. López-Gatell reiteró que hay seis estados que tienen una tendencia sostenida a la baja y algunas regiones que están llegando al punto de reducción significativa en el aumento de casos.

El secretario de Salud, Jorge Alcocer, explicó que el crecimiento promedio diario de la epidemia es de 1.2 por ciento, lo que significa que con se han cumplido las metas calculadas y se han salvado vidas. Remarcó que a la fecha se cuenta con 54 por ciento de capacidad en camas para hospitalización y más de 60 por ciento en terapia intensiva.