Chilpancingo, Guerrero.- El senador perredista Celestino Cesáreo Guzmán advirtió que mientras los municipios, los gobiernos estatales y la propia federación no cumplan con su responsabilidad en materia de seguridad pública, de nada servirá militarizar al país como, dijo, se pretende hacer con la Ley de Seguridad Interior.

Incluso, afirmó que darle más facultades al Ejército para las labores de seguridad que le competen a las autoridades civiles, sin que exista regulación “ni claridad suficiente en los criterios” que esa institución utilizará, sólo agravará más el problema de violencia que padece el país, razón por la que su voto será en contra.

A través de un comunicado, el exdirigente estatal del PRD en Guerrero, reconoció que es necesaria la presencia de militares sólo en donde existen “vacíos” de los tres niveles de gobierno propiciados por “una fallida estrategia de seguridad”.

“Pretender disminuir la violencia con un cuerpo preparado para la batalla no hará sino agudizarla (…) El problema de la inseguridad no se va a solucionar con más fuerza, se resolverá con proximidad social, con políticas sociales y con inteligencia policial; acudir a la militarización no resolverá el problema si los gobernadores, los alcaldes y la federación no hacen su tarea”.

También criticó la postura que asumió el gobernador, Héctor Astudillo Flores, quien ayer acudió al Senado para defender, con estadísticas, la Ley de Seguridad Interior pese a la negativa que han expresado organizaciones civiles, por el riesgo que esto implica para los derechos humanos.

Cesáreo Guzmán llamó al ejecutivo del estado a que asuma el problema “con mayor autocrítica”.

Cesáreo Guzmán señaló que “la ruta más fácil” frente a la ola de violencia que sufre la entidad es atribuir el problema a la inoperancia de las policías y a factores externos, como el consumo de drogas en Estados Unidos,

“Le hace falta una buena dosis de autocrítica al gobernador, todo su esfuerzo, todo lo que el gobernador hace, todo el oficio que él personalmente pone al ejercer el poder, pierde valor, se nulifica, ante la violencia y la inseguridad, de ese tamaño es la deficiencia del gabinete de seguridad estatal”.

El senador perredista llamó a Astudillo a dar una explicación “seria” del pacto de seguridad al que convocó en su segundo informe de gobierno y al que se han sumado ya partidos políticos y empresarios, “pero que a la fecha nadie conoce en qué consiste: cuáles son las medidas de seguridad nuevas que se van a tomar”.

Pidió que se informe qué hará cada participante y también que se convoque a organizaciones no gubernamentales, defensores de derechos humanos, policías comunitarias, autoridades religiosas y medios de comunicación.

Finalmente, informó que el grupo parlamentario del PRD en el Senado ha sostenido reuniones con organizaciones de la sociedad civil, y adelantó que su voto será en contra de la Ley de Seguridad Interior.