Chilpancingo, Guerrero.- La tarde de este martes, inició el proceso de entrega-recepción entre los alcaldes Marco Antonio Leyva Mena del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Antonio Gaspar Beltrán del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Durante el acto, Leyva Mena retó al exalcalde Jesus Tejeda Vargas a comprobar que en realidad había dejado cerca de 30 millones de pesos en las arcas del municipio, como dio a conocer ayer en la conclusión del proceso de entrega-recepción entre ambas administraciones.

Explicó que el déficit financiero que dejó Tejeda Vargas fue de 10 millones a la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (CAPACH), además de que por no pagar intereses de un crédito que se solicitó a inicio de la administración, las cuentas del municipio fueron embargadas para solventar una deuda de 15 millones de pesos.

Además, indicó que la pasada administración no invirtió nueve millones del Fondo para el Fortalecimiento de la Seguridad (FORTASEG), por lo que se perdieron 5 millones de pesos más. También le fue retirado un recurso de 10 millones de pesos del Programa de Rescate de Espacios Públicos de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU).

Mencionó que es injustificado que el déficit financiero que dejó el exalcalde que estuvo nueve meses al frente de la administración, no se le critique, cuando están desaparecidos cerca de 30 millones de pesos.

A modo de reproche, comentó que las últimas movilizaciones encabezadas por trabajadores de la CAPACH, se deben a que en su momento, Tejeda Vargas no cubrió con prestaciones y estímulos de los trabajadores, que ahora deberá solventar la administración saliente.

Aunque comentó que el proceso de entrega-recepción será completamente transparente, dijo desconocer en qué estado dejaría las finanzas del ayuntamiento al nuevo gobierno municipal que encabezará Antonio Gaspar Beltrán.

“Es una entrega institucional, yo celebró que sea de esa manera, es una entrega en la cual estamos retomando la vía institucional, la vía del estado de derecho y yo creo que más a la de la cuentería política al final del día son los papeles, son las documentaciones, son las solventaciones lo que va a prevalecer”,  comentó Leyva Mena.

Pese a las constantes críticas al gobierno municipal por la opacidad en el manejo de los recursos, el edil priista expresó que él logró de la administración saliente, será la de dejar un terreno que albergará el próximo relleno sanitario en la capital.

Dejó entrever que para solventar el pago proporcional de salarios y prestaciones a los trabajadores, en su momento hará uso de una cuenta bancaria especial para contingencia salarial, la cual usó Tejeda Vargas.

Abordado sobre el trámite, el alcalde electo Antonio Gaspar Beltrán señaló que se deberá analizar cada área del ayuntamiento, y áreas sensibles como la de obras públicas.

Al cierre del evento, Marco Antonio Leyva Mena dijo que participaría en las mesas de trabajo de la nueva administración, para dar puntos de vista sobre propuestas para mejorar algunos temas delicados en el municipio, como en el problema de agua potable, seguridad pública, recolección de residuos sólidos y luminarias. 

En el acto estuvieron integrantes del nuevo gabinete de gobierno, así como los ediles: Sara Pablo González, Omar Chavarría Obeso, Nancy Cruz Ramírez, Yessenia García Salmerón, Jaime González González. De quienes integrarán la nueva comuna, acudió el síndico Víctor Manuel Ortega Corona, los regidores Jesús Salgado, Blanca Alicia Camacho, y Adolfo Calderón Nava. Además de representantes de la Auditoría Superior del Estado (ASE).